Inicio > Interés > Los fraudes de Pedro Binaggia, boliburgués que pide protección en Estados Unidos

Los fraudes de Pedro Binaggia, boliburgués que pide protección en Estados Unidos

 

El abogado y empresario italo venezolano, Pedro Binaggia, sería pieza de un esquema de empresas situadas en Estados Unidos desde las cuales se estarían lavando millones de dólares, provenientes de negocios con el chavismo, y cometiendo fraudes bancarios.

Una fuente, que prefirió mantener el anonimato por su seguridad, compartió información con esta redacción en la que se corrobora el papel de Binaggia en la red de ilícitos, la cual, abarca empresarios europeos, principalmente italianos.

Según los datos provistos, el entramado estaría conformado por Binaggia, refugiado en Estados Unidos como testigo protegido, Gabriele Braha y Matteo Soldatini, este último señalado por medios locales como un inversor con transacciones extrañas.

De acuerdo con Miami Herald, en 2016, los negocios de Soldatini salieron a la luz luego de que este comprara una propiedad en Miami Beach por USD 162,000 y la vendiera, apenas 60 días después de haberla adquirido, por la suma de USD 258,000, mucho más costosa que otras residencias en zonas más opulentas.

“Hay algo muy raro allí. Estoy realmente sorprendido de que alguien pague tanto. Por ese precio, podrías obtener una verdadera habitación de un dormitorio que sea mucho más grande”, advirtió entonces Jerome Morlot, un agente de bienes raíces en la zona.

Ciertamente, la compra y venta de esta propiedad fue señalada en los Panama Papers y es que la compradora, Digna Pérez Martínez, fue asistente en un despacho de abogados en la ciudad de Panamá que trabajó como con entidades del bufete Mossack Fonseca.

Pérez Martínez fungió como directora de unas once empresas offshore del afamado bufete, localizadas en las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Samoa y Hong Kong. Sus antecedentes rápidamente salieron a flote y entre el prontuario de compras de propiedades, se encontraba la que había adquirido a Soldatini.

Aunque no se encontró evidencia directa para señalar a al empresario italiano por esta negociación, expertos explicaron que, por lo general, este es uno de los esquemas utilizados para lavar dinero: comprar una propiedad por un valor mucho mayor del que realmente cuesta en el mercado.

La fuente conocedora del caso aseguró a El Cooperante que este esquema fue el utilizado en la compra venta de la residencia ubicada en Miami Beach, la cual, en realidad nunca fue vendida. Según el informante, Soldatini aún conserva la vivienda y la transacción se hizo con el único fin de lavar dinero.

Pero este no es el único negocio turbio del socio de Binaggia, y es que este tendría una larga lista de propiedades que utiliza para el mismo fin y otro tanto de compañías, entre ellas Red Group, el principal centro de operaciones de los ilícitos.

Esta firma de bienes raíces tiene sede en Panamá y Miami, y la dirección de esta última ubicación es la que levanta mayores sospechas, ya que se ha utilizado para varias compañías que con el tiempo fueron disueltas y sustituidas entre sí, y que fueron dirigidas siempre por Soldatini y por Braha.

435 21st St. I Suite CU4 Miami Beach, FL 33139, es la misma dirección que se ha utilizado para la mayoría de las empresas creadas por los antes mencionados, y luego para las empresas de Binaggia, entre ellas Alton 69 LLC, conformada en agosto de 2014 por el italo venezolano y otra empresa llamada Investor Two LLC, que a su vez era dueña de Red Rentals LLC, de Soldatini y Braha y que pasó a manos de Binaggia.

Finalmente, la compañía fue cerrada y sustituida por Red Group, conformada por Soldatini, Braha, Binaggia y otro socio de nacionalidad judía llamado Francesco Pozzessere.

Así operan

Debido a la flexibilidad de las leyes en algunos estados del país norteamericano, estos empresarios, presuntamente involucrados en hechos de corrupción, conforman compañías que son dirigidas por ellos mismos, a través de las cuales, compran propiedades que luego revenden a otros que también se dedican al lavado de activos, ayudándolos así a legalizar el dinero ilícito y obteniendo ganancias por la transacción.

Otro esquema muy utilizado es la solicitud de créditos en entidades bancarias que luego no son cancelados. De acuerdo con el informante, con aliados en los bancos, Binaggia y sus socios reclutan a “compradores” que piden créditos por montos superiores a los que cuestan las propiedades que van a comprar, pero la venta no es real. Tanto el solicitante como los dueños de la propiedades, Binaggia y sus socios, se quedan con el dinero y no pagan el crédito.

De Florida a Delaware

Ante una posible regulación en Florida que exija a las compañías revelar los datos de sus directivos, Binaggia y su club han comenzado a trasladar algunas entidades a Delaware, donde una sola persona puede ser presidente, director, tesorero y secretario de una empresa, un requisito sumamente importante cuando de negocios turbios se trata.

Según Forma Company, para conformar la compañía solo se requiere un director y un accionista, sin importar su nacionalidad, y este puede ser la misma persona. Además, no se exige una cifra mínima de capital social para la creación de la empresa.

Otras de las ventajas que ofrece el estado es que para las empresas que operan fuera del mismo no existen impuestos sobre la renta de sociedades, tampoco impuestos sobre la venta, la propiedad personal, o impuestos sobre la propiedad intangible de las empresas.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »