Inicio > Política > Análisis: El Estado mafioso de Maduro

Análisis: El Estado mafioso de Maduro

 

A medida que la crisis venezolana empeora, se está empezando a formar un consenso internacional en torno a un tema clave: Venezuela no es solo una dictadura, sino que también está involucrada y es cómplice de la actividad criminal, incluido el narcotráfico. Este fue el tema de un evento que el Programa CSIS Américas organizó el viernes 12 de octubre de 2018, con el Embajador William Brownfield y Juan Zarate. Sus comentarios proporcionan la base para este artículo, que explora más a fondo el camino que Venezuela ha tomado para convertirse en un estado mafioso.

Por: Moisés Rendón – Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales

Venezuela se ha convertido en un centro de una amplia gama de actividades de tráfico y contrabando como resultado de un proceso de devolución institucional de dos décadas. Esto se refleja claramente en las evaluaciones del gobierno de los Estados Unidos; en el Informe de Estrategia Internacional para el Control de Estupefacientes (INCSR, por sus siglas en inglés) de 2018, Venezuela está clasificado como un “País productor de drogas ilícitas y un importante país de tránsito de drogas”, un “País de origen químico de precursores principales” y un “País de lavado de dinero importante”. Según el informe, el gobierno venezolano “fracasó demostrablemente” en cumplir sus compromisos con los acuerdos antinarcóticos en 2017, pero el gobierno de los EEUU emitió una exención de interés nacional para permitir la asistencia humanitaria continua.

Colapso institucional

El INCSR de 2018 señala que la corrupción pública permite que continúe el tráfico de drogas. De hecho, algunos funcionarios públicos han sido blanco de sanciones estadounidenses e internacionales por actividades de tráfico de drogas, incluido el ex vicepresidente Tareck El Aissami. El embajador Brownfield sostiene que la situación es aún más grave ya que todo el gobierno se ha convertido en una empresa criminal transnacional, citando varias tendencias en las instituciones venezolanas que han llevado a la existencia de un estado mafioso.

Un ejemplo destacado del régimen venezolano de desmantelamiento de las instituciones ocurrió con la empresa petrolera estatal, PDVSA. Después de la huelga de los trabajadores petroleros en 2002, el ex presidente venezolano Hugo Chávez despidió personalmente a siete directores de PDVSA en vivo por televisión. Durante el año siguiente, despidió a unos 19,000 empleados, reemplazándolos con leales. Las consecuencias para el sector petrolero de Venezuela fueron devastadoras, ya que esta rotación masiva resultó en la pérdida de décadas de conocimiento y experiencia institucional. Dado que PDVSA era entonces y ahora la principal alcancía del gobierno, se ha convertido en un objetivo atractivo para aquellos involucrados en delitos financieros y lavado de dinero.

Este proceso de devolución institucional se aceleró en 2004 cuando el ex presidente venezolano Hugo Chávez y su coalición aprobaron una ley que amplía la Corte Suprema de 20 a 32 escaños para llenar la corte de leales. Esta reforma esencialmente destruyó los controles y balances consagrados en la constitución venezolana, incluida la independencia de la Corte Suprema. Los eventos de 2002 y 2004 son solo dos ejemplos en una larga historia de corrupción institucional que fomenta una cultura de criminalidad entre los leales al régimen.

Impacto en las relaciones internacionales

El embajador Brownfield también señaló que, alrededor de 2005, Chávez terminó efectivamente todas las relaciones con Occidente. Desde entonces, efectivamente no ha habido cooperación con Venezuela en materia de drogas, lavado de dinero, delitos financieros o crimen organizado transnacional. Esto ha tenido un efecto inevitable en términos de cómo las organizaciones criminales perciben a Venezuela, haciéndolo parecer más atractivo para ellos.

Zarate argumentó que un punto de inflexión clave fue cuando el gobierno venezolano rompió sus lazos con la Agencia de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), acusándolos de espiar para el gobierno de los Estados Unidos. Negaron todas las visas nuevas, prohibieron que el personal de la DEA que retiene la visa regresara al país una vez que salieran de Venezuela y restringieron el contacto de la DEA con la policía venezolana. El embajador Brownfield señala que, para cuando salió de Venezuela en 2007, la oficina de la DEA se había reducido de 12 agentes a dos agentes que no podían salir del país. Esto cambió fundamentalmente la naturaleza de las relaciones bilaterales entre los dos países, y en los años siguientes, el estado venezolano comenzó a cooptar más activamente las redes de tráfico ilícito.

A medida que el gobierno venezolano se ha alejado de los Estados Unidos y los aliados occidentales, se ha aliado más estrechamente con sus adversarios. Los tres aliados más cercanos del régimen, Cuba, Rusia y China, asisten consistentemente al régimen venezolano financiera y políticamente, dejando al gobierno con pocos incentivos para seguir un camino diferente. Además, los miembros del gobierno venezolano han comenzado a involucrarse más profundamente con Irán y los miembros de Hezbollah. Se involucraron en redes de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo vinculadas al narcotráfico y grupos terroristas.

Zarate notó que entre 2007 y 2008, se reconoció que el comportamiento del régimen venezolano no podía ser ignorado, ya que se había enredado con un conjunto de amenazas transnacionales que eran importantes para la política exterior y la seguridad nacional de los Estados Unidos. En los últimos años, el gobierno de los Estados Unidos ha tomado varias medidas para restringir y castigar al gobierno venezolano por su participación en el tráfico de drogas, delitos financieros y otras formas de criminalidad. Los Estados Unidos designaron a funcionarios de alto nivel como capos de la droga, incluido El Aissami en febrero de 2017. El gobierno de los EEUU también comenzó a atacar al régimen en una base más amplia y usó sanciones para limitar los esfuerzos del régimen para emitir nueva deuda, lo que los restringió a sus ganancias de la corrupción y las actividades ilícitas.

Viendo hacia adelante

Tanto el Embajador Brownfield como Juan Zárate ofrecieron algunas reflexiones sobre lo que el futuro podría traer para Venezuela como un estado mafioso, en particular considerando el papel de la comunidad internacional para ayudar a Venezuela durante el “Día Después”. El embajador Brownfield argumentó que el régimen de Maduro está condenado porque Maduro no ha podido forzar el consenso. El presidente Maduro no tiene la autoridad, la credibilidad ni la capacidad para reunir a todo el movimiento chavista en un punto difícil como el crimen transnacional. Zarate pronosticó que continuaremos viendo la orientación de los altos directivos, así como el uso continuo y matizado de las sanciones para tratar de contener la manera en que el régimen está tratando de evitar las sanciones y los controles. Tanto Zarate como el Embajador Brownfield confiaban en que habrá una situación de “Día después” en Venezuela, en la que muchos de estos problemas de corrupción y criminalidad saldrán a la superficie.

* Moisés Rendón es miembro asociado y director asociado del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC Mia Kazman es pasante del Programa CSIS de las Américas.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »