Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Aurelio F. Concheso: Teodoro; Político, pensador y economista exitoso

Aurelio F. Concheso: Teodoro; Político, pensador y economista exitoso

 

La vida de Teodoro Petkoff tuvo múltiples etapas y evoluciones que han sido ampliamente cubiertas en los merecidos panegíricos difundidos con ocasión de su muy sentida desaparición. Sin embargo, llama la atención que uno de sus más importantes logros concretos de gobierno, no haya sido debidamente reseñado.

En efecto, Teodoro fue el artífice de, tal vez, el único Programa de Ajustes desde aquel fatídico “Viernes Negro” en febrero de 1983, y que logró implementarse con éxito: La Agenda Venezuela de las postrimerías del segundo gobierno del doctor Rafael Caldera.

De hecho, la implantación por parte de Teodoro de dicha Agenda, recuerda el exitoso Programa con el que Fernando Henrique Cardozo, hombre que también tuvo sus inicios en la izquierda, derrotó la hiperinflación para luego ser Presidente del Brasil durante ocho años. Sólo que, en el caso de Teodoro, el tejido de la democracia estaba tan descosido que sus exitosos esfuerzos vinieron demasiado tarde, como para evitar la llegada al poder del Socialismo del siglo XXI, y la carrera descendente que nos ha traído hasta las lamentables circunstancias que hoy padecemos los venezolanos.

A quien escribe este Editorial, le correspondió ver de cerca la actuación de Teodoro y participar como negociador del sector privado en las conversaciones gobierno-trabajadores-empleadores. Ciertamente, las mismas no culminaron como estaba previsto, pero lo que se alcanzó, en gran parte, fue gracias a la conducción del proceso por Teodoro en una reforma de la seguridad social y las leyes laborales. Por supuesto, de haber sido debidamente aplicadas por el chavismo, hubieran evitado la indefensión en la que hoy se encuentran los trabajadores venezolanos.

Pero al margen de esa circunstancia, que fue el resultado de la implementación del Programa de Ajustes en sí, resulta interesante rememorar los pasos que llevaron a la puesta en marcha de dicho Programa a partir de abril de 1996.

La aversión al mercado de parte del Presidente Rafael Caldera, y los estragos de la crisis bancaria de 1994, heredada en parte debido a los errores de los “IESA Boys” de Carlos Andrés Pérez, y que incubaron una burbuja financiera, habían llevado al país a una inflación de 100% anual, la más alta de su historia para aquel momento. Tal vez Teodoro, con su trayectoria proveniente de la izquierda, era el único que podía convencer a Caldera de que “no había que dejarles a los liberales el monopolio del sentido común”, como le había dado por decir.

Es oportuno recordar que el primer paso de Teodoro, fue incorporar a su equipo a quienes podían hablar el idioma de empresarios y trabajadores: Freddy Rojas Parra, ex presidente de Fedecámaras, como Ministro de Fomento, y Luis Raúl Matos Azócar, Asesor de los trabajadores de la CTV, como Ministro de Hacienda.

Pero tan importante como los competentes colaboradores, fue el hecho de no implementar el Programa como un baño de agua fría para luego tratar de explicarlo. Por el contrario, hubo el especial cuidado de hablar previamente con los actores, en un proceso de concertación intenso de menos de 90 días previos al anuncio de las medidas. Proceso que, inclusive, permitió incorporar algunas sugerencias en ciertos asuntos, como fue la implementación práctica de las medidas compensatorias que mejoraban su eficiencia.

Mientras tanto, las voces agoreras de siempre le susurraban al Presidente Rafael Caldera que la liberación cambiaria dispararía la inflación y al bolívar. También que el aumento escalonado de la gasolina traería disturbios y especulación, pero nada de eso sucedió. Más bien, por el contrario, el bolívar se estabilizó, al igual que los precios, y los aumentos del precio de la gasolina fueron aceptados por la población como un mal necesario, y la inflación anual se redujo a 35%, entregándosela al nuevo gobierno de Hugo Chávez en 19%. Indiscutiblemente, la apertura petrolera y su efecto positivo sobre la balanza de pagos contribuyó también al éxito de su gestión.

Quienes aspiren a sacarnos del profundo foso en el que han logrado sumirnos los gobernantes de reciente cuño, harían bien en estudiar en detalle la actuación de Teodoro Petkoff como Hombre de Estado en lo económico. Sin duda alguna, hacerlo les permitiría encontrar en eso las claves de un Programa de Ajustes realmente exitoso, y, de paso, le estarían rindiendo un merecido honor a su memoria.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »