Inicio > Regional > Nueva Esparta: Consumidores asombrados con alza en precios de carnes de res y cochino

Nueva Esparta: Consumidores asombrados con alza en precios de carnes de res y cochino

 

Isabel Carrero acotó que hoy la gente compra solo por necesidad, porque ya ni los huevos se pueden comer. Los insulares no tienen mucha alternativa para consumir proteína, debido a los altos precios en la lista.

Ante el descomunal aumento de los precios de las carnes de res y de cochino, con precios que oscilan entre 980 y 1100 bolívares soberanos para los cortes de res y los de puerco entre 1480 y 1700 bolívares soberanos; los neoespartanos se muestran desconcertados y cada vez asombrados porque consideran que no hay control y la situación está muy mal.

Isabel Carrero expresó que no hay control de nada, porque la carne y otros productos que están regulados, no se consiguen a esos precios sino más elevados, “pero aquí nadie controla nada, esta regulación fue solo de palabras”. La gente compra solo por necesidad, porque “ya ni los huevos podemos comer”.

Por su parte Yelitza Ruiz comentó que nada de lo publicado en Gaceta Oficial se está cumpliendo. “He visitado varias carnicerías y casi ninguna tiene carne de res y la que tiene, como la que está frente al terminal, la tiene carísima. El cochino también esta inalcanzable, cuando llegue diciembre estará más costoso, no va a tener el mismo valor, parece que la quieren llevar a 1500 bolívares soberanos, le he dicho a mi madre que iremos a preparar hallacas de pescado”, resaltó.

De igual forma Robert Luna aseguró, que los negocios y carnicerías han optado por no vender la carne porque muchos tienen miedo de adquirir las reses y que llegue la guardia y les obligue a vender su producto al precio regulado, por eso han preferido no tener carnes rojas en sus negocios.

Asimismo se conoció por el dueño de una carnicería, que al momento de recibir la carne, ellos deben dejar un porcentaje de la mercancía para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), quienes son los encargados de suministrar y hacer los combos para vender a la población. El propietario del establecimiento se mostró complacido, porque así se evitan la cola y el desorden frente al establecimiento cuando se venden estos combos. Sin embargo, dijo que no saben qué tan segura, sea esa distribución y si llega directamente al pueblo.

Entre los cortes de carne que les queda al establecimiento para la venta, se conoció que está el hueso rojo, chocozuela, carne de segunda, muchacho cuadrado y redondo, mientras que a los Clap se les destina la pulpa negra, el ganso, carne para guisar entre otras.

Las circunstancias parecen ser las mismas para cada comprador, que ve con gran asombro y desconcierto los precios de la proteína, y frente al actual escenario, solo le queda comprar pocas cantidades o negarse a hacerlo, o como afirman algunos qué costosa está la vida.

El sol de Margarita

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »