Inicio > Interés > La terapia de grupo contra Zapatero creó una nueva Lista Tascón

La terapia de grupo contra Zapatero creó una nueva Lista Tascón

 

Lo peor que puede ocurrir es que se olviden de Venezuela”, nos dijo un embajador -uno muy importante- a varios periodistas miembros del Caracas Press Club, quienes fuimos convocados para escuchar su apreciación sobre el país y su porvenir. Y ese olvido, que sonó tan fuerte, pudiera provenir de “el inmenso cansancio que provoco ya en ti”, como canta Pablo Milanés, cansancio que no solo se produce entre dos sino también entre los líderes y las masas, quienes – como en cualquier relación- a veces transforman su pasión inicial en fastidio.

Elizabeth Fuentes

Pero resulta que el símil también podría funcionar en la pareja Venezuela- comunidad internacional, esa tabla salvadora que según muchos logrará finalmente el milagro de que Nicolás Maduro renuncie y se vaya a Cuba y colorín colorado. Olvidando que, como en toda relación, el asunto es dando y dando. Y mientras la OEA, la ONU, la UE, EE. UU. y el Grupo de Lima han hecho lo suyo para presionar al Gobierno venezolano y ayudar a los partidos opositores, ¿Qué han hecho los partidos opositores como respuesta? Pelearse entre sí. Desconfiar uno del otro.

Ponerse trampas en el camino y hacer el ridículo en muchos casos, como esa obra tragicómica que montaron en la Asamblea Nacional para declarar a Zapatero persona non grata, como si el diálogo para la transición comenzara mañana o de ello dependiera la caída del Gobierno. Y de allí en adelante, prender la poderosa maquinaria de opinadores de Twitter, dedicados ahora a resucitar una suerte de Lista Tascón donde exigen los nombres de los traidores que votaron en contra o se abstuvieron, mientras su contraparte se dedica a insultar a quienes discriminan a sus iguales y los llaman colaboracionistas. Y así seguirán, hasta la nueva tángana.

Visto desde la comunidad internacional, cualquiera diría que el único organismo legítimo reconocido en el mundo, el único bastión que ganó holgadamente la oposición, el poder que podría en el futuro desconocer acuerdos, préstamos y contrataciones realizadas a sus espaldas por el Gobierno de Maduro, el sitio donde convergen todos los partidos de la Oposición gracias al voto popular, no solo ha sido minimizada y replicada ilegalmente por el Gobierno, sino que los líderes de todos los partidos que allí están representados parecieran dispuestos a enterrarla con las mismas ganas, realizando este tipo de debates inútiles, dirigidos básicamente a hacer terapia de grupo. Porque seguramente más de uno ya debería saber que la AN no está capacitada legalmente para declarar Persona Non Grata a nadie, de modo que lo de Zapatero fue una pérdida de tiempo. O peor aún, una estrategia para terminar de extinguirse entre todos.

Lo más incomprensible es que algunos diputados realizan un trabajo muy duro, que lo suyo implica enfrentarse a un Gobierno dictatorial, arriesgar el pellejo, abandonar la familia, ser perseguidos y sufrir cárcel y torturas. Semejante condición debería obligarlos aún más a mantenerse unidos en su desgracia, que es la misma para todos. Porque se debe ser muy valiente para atravesar a diario las pandillas chavistas que los insultan a la entrada del hemiciclo y saber que caminan con la soga al cuello porque pueden ser los próximos perseguidos o presos, como Juan Requesens, Julio Borges y Freddy Guevara. Entonces menos entendemos que la egolatría de algunos líderes los lleven a cambiar de ruta solo para dejar bien claro, frente a nadie, quién la tiene más grande.

De seguir así, van rumbo al olvido. Y no solo de la comunidad internacional sino del país entero, de la gente. ¿O es que aún no se han percatado que a las convocatorias no va nadie, que las protestas que estallan en todos los estados no tienen dueño y su único conductor es el hambre, la falta de luz, de medicinas o de gas?

De seguir así, en nuestro futuro podrían continuar gobernando los malos, como ha ocurrido en Cuba, Zimbaue, Corea del Norte y la mismísima Unión Soviética, que después de 70 años de miseria, represión, corrupción y dictadura, finalmente implosionó con un soplido pequeñísimo pero con un líder que supo lo que hacía.
Imaginar que el futuro de Venezuela y sus bondades está a la vuelta de la esquina y tiene fecha fija- el 10 de enero, por decir algo-, debería comenzar por un acto más inteligente y escandaloso que darle protagonismo a Zapatero, quien debe estar de lo más tranquilo en Lanzarote buscando arquitecto para su nuevo chalet vacacional.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »