Inicio > Economía > Peso del crédito bancario en el PIB caerá a 15% en 2018

Peso del crédito bancario en el PIB caerá a 15% en 2018

 

El economista y ex ministro de Finanzas Rodrigo Cabezas, priorizó la obtención de financiamiento para que un plan de recuperación económica y crecimiento, un programa anti inflacionario y un plan petrolero tengan éxito.

Ligia Perdomo

Al hacer un análisis de riesgo, Cabezas identificó siete hechos, uno de ellos, un sistema bancario con rentabilidad sostenida en la reducción de costos. Y colocó como ejemplo la eliminación de 130 agencias bancarias en todo el país entre 2016 y 2018.

En un contexto de múltiples desequilibrios que han llevado a la destrucción de riqueza y a una depresión económica, el crédito se ha visto afectado.

En los años más recientes ha sufrido una disminución en términos reales y una concentración en el financiamiento al consumo, dijo Cabezas durante su ponencia sobre la reinserción de Venezuela en el sistema financiero global, en el foro ¿Cuáles son las opciones de política económica? organizado por el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (Ildis).

De acuerdo con la data de Torino Capital citada por el también profesor universitario, en 2015 el peso del crédito bancario en el PIB fue de 54% y en 2016 cayó a 26%. Para este año se espera sea apenas de 15%, según fuentes privadas.

Más allá de la contracción del financiamiento bancario, está que 67% del total otorgado entre 2015 y 2017 estuvo dirigido al consumo, dijo refiriéndose a cifras del informe del Fondo Monetario Internacional y consultoras privadas.

Cabezas destacó la necesidad de acceder al financiamiento internacional para elaborar un plan de recuperación económica y crecimiento creíble.

La hiperinflación destruye la recaudación tributaria y el efecto dinamizador de la inversión, por cuanto resulta imperioso poner fin al ciclo hiperinflacionario.

Con las reservas internacionales en $8.500 millones “es imposible una política anti hiperinflacionaria, razón por la que hay que acudir al financiamiento para fortalecer el nivel de reservas”, indicó.

“Dada la gravedad de la crisis entre 2014 y 2018 cualquier política económica de recuperación debe garantizar financiamiento internacional para poder cerrar el déficit y permitir una gradualidad”, sostuvo.

Para lograr un crecimiento de 3% del PIB en tres años, se requieren de 90 millones de dólares diarios o poco más de $32.000 millones anuales para cubrir importaciones, “que no tenemos, por lo que hay que acudir a organismos multilaterales”.

Sin embargo, cifra en $56.000 millones el monto de la inversión a la que se podría acceder a tres años. Además de entes multilaterales, Cabezas señala como otras fuentes externas la inversión privada en el sector petrolero y de refinación, “porque no hay músculo en Pdvsa”; acuerdos bilaterales con otros Estados, mercados globales y donaciones internacionales.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »