Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Aurelio F. Concheso: ¿Somos un país petrolero o sólo un país con petróleo?

Aurelio F. Concheso: ¿Somos un país petrolero o sólo un país con petróleo?

 

Con motivo del estruendoso colapso de la empresa estatal PDVSA y la producción petrolera, en algunos círculos se ha formado la matriz de que “Venezuela ya no es un país petrolero, sino, meramente, un país que tiene petróleo”.

Implícito en esa aseveración, estaría el veredicto de que la sociedad venezolana es incompetente como para monetizar, ya no lo crudos extrapesados de la Faja Petrolífera del Orinoco, sino también los 44.000 millones de barriles de crudos convencionales, que, por sí solos,  exceden todas las reservas del resto de Latinoamérica desde el Río Grande a la Patagonia.

De ser eso así, para lograr un equilibrio en nuestra balanza de pagos en cuenta corriente, tendríamos que conformarnos con las exportaciones de otros productos y de servicios que, en el mejor de los momentos a finales del siglo pasado, llegaron a 7.000 millones de dólares por año y hoy, si acaso, suman a 2.000 millones de dólares.

Hablar de que el turismo y las exportaciones de chocolate gourmet cubrirán la brecha, suena muy romántico, pero no se compadece con la realidad. El turismo receptivo es, sin duda, una actividad importante que se debe desarrollar. Pero llegar a, digamos, 3 millones de turistas por año, que no es poca cosa, demora, cuando menos, un quinquenio.  Y cuando se logre esa meta, estaremos hablando de unos 3.500 millones de dólares; menos de 190 mil barriles diarios a un precio de $ 50 por barril. Exportar la cosecha completa de cacao como chocolate gourmet, equivaldría a otros 8 mil barriles diarios.

Sin duda alguna, habría que sumar muchos poquitos para llegar a los 45.000 millones de dólares que representaría la exportación de 2.5 millones de barriles diarios, y a los que fácilmente se puede llegar en tres años,  si se implementan las políticas adecuadas.

Pero la realidad va más allá de las grandes cifras. Cuando el reventón de los Barrosos en 1922, Venezuela no era un país petrolero. Tan sólo tenía petróleo, y las empresas extranjeras que dieron inicio a la industria, tuvieron que traer todo desde el exterior, incluyendo los servicios de apoyo a sus actividades. Hoy, 96 años después. Venezuela sí es un país petrolero. No sólo por su infraestructura -degradada en los últimos años, es cierto, pero perfectamente recuperable- sino, principalmente, por el variado y amplio ecosistema de empresas venezolanas de servicios de toda índole, desde la ingeniería, hasta el transporte, pasando por la metalmecánica, la estructura comercial de suministros y la informática.

De hecho, en estos años difíciles, estas empresas han demostrado su resiliencia, exportando su capacidad ociosa en servicios a otros países con éxito. Inclusive, incursionando aguas arriba hacia las actividades de exploración y producción en el exterior que la visión estatista de la industria les tenía vedadas en su propio patio.

Lo cierto es -y esto puede no agradarle a mucha gente- que recuperar la producción en campos convencionales, requiere mucha inversión. Probablemente  15.000 millones de dólares  en el primer año y unos 85.000 millones de dólares más, en los siguientes 4 años. Esos montos no los van a prestar ni el Fondo Monetario Internacional ni los chinos, para que una empresa estatal dispendiosa los vuelva a malbaratar. En consecuencia, sólo pueden venir de la inversión privada nacional y extranjera. Para que tengan una idea del estímulo a la reconstrucción económica que eso significa, en 1922 el 90% de las inversiones en capital o CAPEX eran importados. Pero en este momento, el 80% del CAPEX requerido puede perfectamente ser de origen nacional.

El ejemplo a seguir es el de la cuenca del Permian,  en Texas, de edad parecida a la de nuestros campos convencionales. Para 2009, producía menos de 1 millón de barriles. Y con una mezcla de tecnología desarrollada en los últimos 10 años, capital y eficiencia operativa de miles de empresas privadas, ya va por 3.5 millones y se proyecta a 5 millones en 2022. El estado de Texas no le ha pasado por la mente estatizar la actividad, y goza de una economía vibrante. Y tanto lo es, que combina hidrocarburos con agricultura, alta tecnología y biomédica.

Esto último, sin duda alguna, es un buen ejemplo a seguir, antes de sentenciarnos incapaces de aprovechar nuestra principal ventaja competitiva: el petróleo.+

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »