Inicio > Política > Proyecto “País Venezuela reconciliada” fija posición al discurso de Juan Guaidó

Proyecto “País Venezuela reconciliada” fija posición al discurso de Juan Guaidó

El nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, juramenta su cargo hoy, en Caracas (Venezuela)  EFE/ Miguel Gutiérrez

 

Del discurso de ayer, en la juramentación de Juan Guaido- Presidente de la Asamblea Nacional. destacamos una señal y los pasos previos que se deberían dar, para la activación de la oposición de manera coherente, articulada y efectiva para no solo recuperar la democracia en Venezuela sino en el camino, modernizar el país.

La señal que puede despertar y generar un voto de confianza del pueblo venezolano es el reconocimiento iniciando el discurso de que los factores políticos tienen una deuda pendiente con los venezolanos, al generar expectativas a la altura de las cuales no estuvieron, ni han estado, bien sea por omisiones o errores, y se nos reconoció el derecho a ser críticos, cerrando con un “…Tienen razones para reclamarnos”, es importante este detalle porque aceptando los errores cometidos como lo hace, puede desde la alta posición que ocupa, (así lo entiendo) asumir la intención de corregirlos y por eso este corto comentario.

El discurso buscando aumentar la confianza perdida en la Asamblea que hoy preside, fue señalar según su óptica, “… las grandes dificultades por las que atraviesa la institución y el país consecuencia de las políticas de régimen en su intento para perpetuarse en el poder”.

Precisiones e imprecisiones del discurso

Entre los planteamientos hechos por Juan Guaido´, coincidimos en que el origen de nuestra crisis es político, y le agregamos y también es estructural.

En lo que no coincidimos es, cito textualmente: “… sólo podrá solucionarse a partir del restablecimiento pleno del orden constitucional, que se dará cuando vuelva el Estado Derecho y nuestro pueblo pueda elegir un nuevo presidente en elecciones libres, justas y transparentes.

¿Cuándo volverá el Estado de Derecho? ¿Puede un nuevo presidente “cuando lo podamos elegir” solucionar todos los problemas? (problemas que heredo Chávez de la IV república hace 20 años, hoy multiplicados y agravados a niveles desconocidos)

Estas dos simples preguntas y su imprecisa respuesta, al desconocer el ¿cuándo es que podremos ejecutar esas intenciones de nuestro novel Presidente de la Asamblea Nacional? Generan incertidumbre adicional a la ya existente.

Vacío institucional Vs Usurpación – Órgano de transición Vs Gobierno de transición

Guaido, nos cambió el “vacío institucional” que existe Constitucionalmente en el Poder Ejecutivo en Venezuela,  decretado por el TSJ Legitimo con la destitución definitiva de Nicolás Maduro del cargo de Presidente, por “la usurpación del cargo de Presidente”.

El vacío institucional se llena, aplicando el Art 233 constitucional, nombrando un nuevo Presidente por 30 días o sea un GOBIERNO DE TRANSICION por 30 días, pero al cambiar el termino vacío institucional por usurpación, efectivamente la solución ahora, pasa por un “largo camino” para lograr el cese de la usurpación que Nicolás Maduro emprenderá y conformar un órgano de Transición que, con el respaldo del pueblo, la Comunidad Internacional y la Fuerza Armada, convoque elecciones libres y atienda la emergencia humanitaria de manera inmediata.

Sugerencia

¿Cómo lograr que las decisiones de la Asamblea Nacional cuenten con la expresión simultánea del respaldo popular, político, militar e internacional para conseguir el cese de la usurpación y el nombramiento de un GOBIERNO DE TRANSICIÓN O EMERGENCIA NACIONAL, y así garantizar la realización de nuevas elecciones presidenciales libres?

Desde el Táchira sugerimos, complementar su propuesta con UN OBJETIVO SUPERIOR que logre articular y enamorar a los venezolanos a su alrededor, y este objetivo debe ser CAMBIAR EL MODELO CENTRALISTA que es la manera obsoleta con que nos han gobernado el país.

Los venezolanos no queremos volver a la manera de gobernar el país bajo el Modelo del Centralismo del poder implantado desde época colonial incluida la IV república, cuyas falencias en servicios y excesos de poder y corrupción desde siempre, dieron origen a esta catástrofe de la V república, o sea LOS CIUDADANOS, no queremos elecciones, para solo cambiar un presidente y que todo siga igual que antes para, solo empeorar la crisis que hoy vivimos.

Los ciudadanos queremos Autonomías y poder administrar regionalmente el poder Político-territorial, Económico y Educativo de una manera diferente a como se ha hecho hasta ahora desde hace 208 años.

De manera que la articulación del descontento social existente debe ser,

1) Alrededor del “cese de la usurpación” y

2) Del nombramiento de un GOBIERNO DE TRANSICIÓN O EMERGENCIA NACIONAL (un pacto a un año), cuyo OBJETIVO SUPERIOR sea impulsar este proceso de un GRAN CAMBIO y que al mismo tiempo se ocupe de, “… cumplir funciones para la restitución del orden constitucional, la lucha contra la usurpación y la de coordinación de las autoridades legítimas, la sociedad civil y la Fuerza Armada Nacional. Promover la designación y reconocimiento de representantes legítimos ante instancias y organismos internacionales para impulsar la cooperación humanitaria y la restitución del orden constitucional. Autorizar la ayuda humanitaria y asumir la interlocución directa con países que han comunicado su intención de apoyar en esta materia, para superar los bloqueos impuestos por este régimen miserable. Crear el fondo para la recuperación de activos provenientes de la corrupción, para que el dinero saqueado, que actualmente está siendo incautado en el exterior, pueda ser congelado y devuelto al pueblo para su recuperación económica”.

Ahora bien, para revestir este mecanismo con un apoyo popular importante y decisivo, (lo que usted define como el respaldo del pueblo, la Comunidad Internacional y la Fuerza Armada) consúltelo a los ciudadanos venezolanos que representan el Poder soberano – fuente de las leyes, y hágalo apoyado en el artículo 70 constitucional, avalado por organismos internacionales, e impulsado con las instituciones de más credibilidad de Venezuela, que ya lo han asomado como alternativa, entre ellos la Conferencia Episcopal Venezolana, los Sectores productivos y la Universidades de país.

Una Consulta Ciudadana permitiría tomar en cuenta la opinión de la gente.

Una consulta al Ciudadano si aprueba o no, la manera como fue instalada Asamblea Nacional Constituyente y los actos derivados de ella; Si desea convocar a una legitima Constituyente Originaria, para concertar un nuevo Pacto Social que asegure la Reconciliación y EL GRAN CAMBIO requerido para la Refundación del país; si ratifica, el nombramiento de un GOBIERNO DE TRANSICIÓN O EMERGENCIA NACIONAL y la Renovación de los Poderes Públicos, si aprueba abrir los canales de ayuda humanitaria, y también un llamado a  los integrantes de la Fuerza Armada Nacional, a acatar la decisión la ley; si desea solicitar se mantenga el respaldo decidido de la ONU, OEA, U.E., Grupo de Lima, Estado Vaticano, Grupo IDEA etc., y que sean llamados como garantes del proceso;  y también ratificar y reconocer a la Asamblea Nacional, TSJ en el exilio y Fiscalía General en el exilio, como legítimos Poderes Públicos, por sus actuaciones para restablecer el cumplimiento del Sistema Democrático Republicano.

Bajo la concepción de un GRAN CAMBIO, Ud., ejercería la Presidencia de la Asamblea Nacional como el espacio de articulación, encuentro y unificación de todas las fuerzas democráticas, dentro y fuera de Venezuela, para que TODOS juntos logremos, con el apoyo pacifico, constitucional, mayoritario y manifiesto de la gente y con fecha de ejecución, ya que la activación estaría en manos de la Asamblea Nacional con el apoyo de todo el país.

Esto permitiría, en tiempos muy cortos, demostrarnos lo que ya sabemos y es que el “usurpador”, está más desolado que nunca y, que somos la oposición los que podemos ACTIVAR esta herramienta con el artículo 70 constitucional y allí  fijar la ruta que deseamos para el país. (La consulta del 16J fue ejecutada en 11 días desde el momento que aprobó, hasta su ejecución plena)

Estamos en la hora de demostrar que somos 85% de descontentos del país, y ACTIVAR pacífica y constitucionalmente, qué queremos, Libertad y Democracia.

Así la UNIDAD SUPERIOR contra la dictadura, asumiría UN OBJETIVO SUPERIOR y encauzaría a todos los liderazgos políticos y de la disidencia interna al régimen, de la sociedad civil, venezolanos en el exterior y en uniforme que sirven en nuestra Fuerza Armada Nacional y demás instituciones del Estado, AVALADOS CONSTITUCIONALMENTE CON EL PODER DE LA GENTE.

Asuma Ud., joven diputado Juan Guaido este compromiso, y tomamos sus palabras: “… consciente de la responsabilidad y el deber Histórico que conlleva, y consciente de que el éxito dependerá de todos nosotros, de que cada uno haga lo que le corresponde en esta hora de la patria”, solo le agregamos, que no se conforme con solo apuntar a cambiar el usurpador, porque el problema venezolano es estructural, así que amplíenos la visión alrededor de ese GRAN OBJETIVO SUPERIOR, porque si de verdad queremos cambiar el país, debemos cambiar el modelo centralista-militarista, que nos ha traído a esta situación.

Atte. Por la Rebelión de las regiones

Luis “Balo” Farías, Freddy Sandoval, William Forero, Rafael Grooscors Caballero, Julio Belisario Mejía, Gastón Hernández, Rommel Ramírez, Roger Roa Antonio,

Firmas en depósito.

Contacto: Luis “Balo” Farías / 0414 7085357 / balofarias@gmail.com

 

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »