Inicio > Economía > Las claves de la trama de corrupción cambiaria en la Tesorería Nacional

Las claves de la trama de corrupción cambiaria en la Tesorería Nacional

 

La Oficina Nacional del Tesoro venezolano bajo la dirección de Alejandro Andrade (2007-2011) y Claudia Díaz (2011-2013) fue el centro de una trama de corrupción que se destapó en Estados Unidos, país donde se lavó parte del dinero y donde se investigaron los detalles que además de los dos funcionarios venezolanos ubica como figuras clave al empresario Raúl Gorrín, dueño de Globovisión y Seguros La Vitalicia, y al expresidente del Banco Industrial de Venezuela (BIV), Leonardo González Dellán.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) sancionó a González, a Gorrín, a su esposa y otros socios bajo la acusación de participar en una red que pagó sobornos para obtener el privilegio de comprar dólares a tasa preferencial (establecida por la existencia del control de cambio) que luego se vendían en el mercado paralelo.

Gorrín está solicitado por la justicia estadounidense acusado de lavado de dinero. Quien fuera su compinche en las triquiñuelas cambiarias, Alejandro Andrade, admitió haber recibido $1.000 millones en sobornos y fue condenado a 10 años de prisión. La OFAC asegura que Díaz y su esposo, Juan Velásquez (también sancionados) recibieron pagos multimillonarios de parte del empresario. Díaz se encuentra detenida en España y Andrade pagará su pena desde febrero. Ambos son solicitados en extradición por Venezuela.

¿Cómo funcionaban las operaciones?

Tanto la OFAC como la fiscalía que llevó el caso de Andrade describen el proceso por el cual se beneficiaron Gorrín y González, según sus investigaciones.

Explican que la Oficina Nacional del Tesoro (ONT) vendía dólares a las casas de bolsa en Venezuela a través de bonos para obtener bolívares con los cuales cumplir los desembolsos del presupuesto. La persona al frente de la ONT, en este caso Andrade y Díaz entre 2007 y 2011, tenían la potestad de decidir a cuáles casas de bolsa se les vendían. Para asegurarse de resultar entre los seleccionados, Gorrín sobornaba a los tesoreros.

Así compraba dólares a la tasa oficial (Bs 4,30 de entonces) que luego vendía en el mercado paralelo, generando ganancias superiores al doble del gasto, articulando una pirámide que le permitió obtener ganancias que aún no han sido precisadas.

“Los miembros del régimen venezolano han saqueado miles de millones de dólares de Venezuela mientras el pueblo venezolano sufre. El Tesoro está apuntando a esta red de cambio de divisas, que era otro esquema ilícito que el régimen venezolano había utilizado para robar a su gente”, dijo el Secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin, en una nota de prensa al informar las nuevas sanciones.

Por ejemplo, en 2011, el tipo de cambio oficial era de Bs 4,30 (de entonces), mientras el tipo de cambio paralelo, según los registros de Dólar Today, promedió en ese año Bs 8,64 (de entonces). En 2012 (sin variación en el tasa oficial) el paralelo estuvo en una media de Bs 11,03 (de entonces), lo que dejaba un rédito superior a 100%.

“Estas casas de cambio se quedaban con la diferencia entre la tasa del mercado negro y la tasa oficial del gobierno, lo que dio como resultado ganancias masivas”, señala la OFAC al explicar las sanciones impuestas el martes.

Los pagos por ser seleccionado para la operación suman miles de millones de dólares (en el caso de Andrade $1.000 millones, admitido por él mismo). La OFAC apunta que Andrade coordinó con Díaz la continuación del esquema con Gorrín, cuando esta asumió la ONT en 2011.

“Gorrín compensó a Andrade por presentarle a Díaz y, como resultado, permitió que el plan de sobornos continuara sin inmutarse. Desde al menos 2011 hasta 2013, Gorrín pagó sobornos a Díaz, transfiriendo dinero a ella y a su esposo, Adrián José Velásquez Figueroa, y comprando activos en su nombre, como una residencia en Cap Cana, República Dominicana y un avión”, detalla la OFAC.

Por su parte, según la investigación de la fiscalía que lo llevó a la cárcel, recibió también pagos en especies: caballos, casas, yates, relojes, entre otros artículos de lujo, hoy confiscados por las autoridades estadounidenses.

¿Quién más está involucrado?

La investigación penal que se desarrolló en Estados Unidos involucró también en el esquema al banquero Gabriel Arturo Jiménez Aray, quien era propietario del banco Banco Peravia (República Dominicana), quien se declaró culpable bajo un acuerdo de confidencialidad.

En su juicio, Jiménez admitió que pagó millones de dólares en sobornos a dos funcionarios venezolanos de alto nivel, incluido Andrade, para garantizar los derechos a realizar transacciones de cambio de moneda extranjera a tasas preferenciales.

La OFAC sancionó también a Gustavo Adolfo Perdomo Rosales, cuñado y socio de Gorrín, a quien señalan de hacer las transferencias para Andrade, así como la compra de un avió que el exfuncionario usaría y que fue incautado por las autoridades de EEUU.

La esposa de Gorrín, María Alexandra Perdomo Rosales, fue incluida en la lista por ser propietaria de varias de las empresas vinculadas a Gorrín en Estados Unidos, de forma conjunta o individual.

También Mayela Antonina Tarascio-Pérez entró en la lista OFAC, quien como esposa de Perdomo está vinculada a varias empresas de Gorrín o aparece como propietaria de bienes en Estados Unidos.

 

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »