Inicio > Política > La crisis de Venezuela se decide en los cuarteles militares

La crisis de Venezuela se decide en los cuarteles militares

 

Este jueves Nicolás Maduro, luego de jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia, y no ante la Asamblea Nacional como manda la Constitución, se trasladó al Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana, ubicada en el Fuerte Tiuna, la más emblemática base militar de Venezuela. “Lo reconocemos como nuestro Comandante en Jefe”, manifestó el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, quien ha sido su principal respaldo desde 2014.

El hecho más importante de este jueves para Nicolás Maduro no fue en la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sino en la más emblemática base militar de Venezuela. Su poder, todo su poder reside allí.

Fuerte Tiuna es una instalación situada al sureste de la ciudad de Caracas, equivalente a lo que fue Campo de Mayo en Argentina. Allí están ubicados, entre otras dependencias castrenses, el Ministerio de la Defensa, la Comandancia General del Ejército, el Círculo Militar de Caracas, el Batallón Bolívar y la Academia Militar. Es el símbolo del poder militar del país.

Desde este jueves Venezuela es de facto una dictadura militar con un presidente civil también de facto. Al igual que Daniel Ortega en Nicaragua, Maduro se sostiene hoy en el poder por el respaldo del Alto Mando militar. Punto.

Allí se decidió la caída y el retorno del expresidente Hugo Chávez al poder los días 12 y 13 de abril de 2002. También fue el sitio en el cual se rindió ante sus compañeros de armas en la fracasada intentona golpista de 1992.

Este jueves Maduro luego, de jurar ante el TSJ (institución cuestionable en su conformación), y no ante la Asamblea Nacional (AN) como manda la Constitución vigente (pero tampoco ante su Asamblea Nacional Constituyente, ANC, que ha calificado de plenipotenciaria y supraconstitucional), se trasladó al Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela, ubicada en Fuerte Tiuna, donde se efectuó un “Acto de Reafirmación, Reconocimiento y Juramento” por parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a su figura.

“Lo reconocemos como nuestro Comandante en Jefe”, manifestó el ministro de la Defensa. general Vladimir Padrino López, quien ha sido su principal respaldo dentro de Venezuela desde 2014.

Es la primera vez que esto ocurre en el país desde la instauración de la República en 1830. Con contadas excepciones, en Venezuela los presidentes han ostentado siempre el cargo de comandante en jefe de las fuerzas militares. Jurar como jefe del Estado implicaba automáticamente eso.

Pero con Nicolás Maduro es distinto. Por el origen de su mandato cuestionado nacional e internacionalmente desde la espuria elección del 20 de mayo del año pasado necesita con desesperación ese reconocimiento por encima de la norma y la tradición republicana del país.Maduro recibió el respaldo explícito del ministro de la Defensa / Foto: @vladimirpadrino
Maduro recibió el respaldo explícito del ministro de la Defensa / Foto: @vladimirpadrino

Desde este jueves Venezuela es de facto una dictadura militar con un presidente civil también de facto. Al igual que Daniel Ortega en Nicaragua, Maduro se sostiene hoy en el poder por el respaldo del Alto Mando militar. Punto.

Sin embargo, esto ocurre pese a que hay evidencias que indican que ese apoyo se circunscribe a esa élite uniformada.

Descontento militar

El más reciente trabajo de la periodista venezolana experta en el tema, Sebastiana Barráez, hace un recuento pormenorizado de la crisis que vive la institución militar, caracterizada por las deserciones masivas y la desmoralización. Según esta información un gran número de oficiales no regresaron a los cuarteles luego del asueto decembrino, y algunos incluso cruzaron la frontera con Colombia como tantos otros migrantes. De nada han servido las normas restrictivas para evitar este tipo de situaciones. Los comandantes ya no lo pueden evitar.

La mayoría de los militares padecen la misma crisis que el resto de la población. Maduro teme (y con razón) un levantamiento militar en su contra. De hecho, hoy en Venezuela hay más presos políticos militares que civiles.

Entre 2017 y 2018 al menos tres tramas conspirativas fueron abortadas dentro del Ejército. Una de ellas implicó al comandante de una de las unidades militares más importantes del país, un oficial de la mayor confianza del ministro de la Defensa identificado hasta ese momento como leal al chavismo.

Si hasta ahora el descontento militar no ha desalojado a Maduro del poder es gracias a los servicios de la policía política (Sebin) y de contrainteligencia militar (DGCIM) que actúan con asesoría de funcionarios del Gobierno cubano.

Según los abogados defensores de los militares detenidos, dentro de la institución armada se ha desatado una auténtica cacería de brujas, donde los oficiales son apresados simplemente por algún tipo de relación real o supuesta con el general Miguel Rodríguez Torres (bajo arresto desde marzo de 2018 acusado también de conspirar), quien fuera el último director del Sebin de Chávez y el primero de Maduro. Como ministro del Interior dirigió la represión contra las protestas estudiantiles de 2014.

Por esto se puede afirmar que Maduro se ha dedicado a purgar a la FANB de elementos vinculados con el chavismo. Hay pues un quiebre dentro de la alianza cívico-militar que Chávez edificó.

Maduro sigue retando al destino

Este ambiente explica, por ejemplo, que el mencionado “Acto de Reafirmación, Reconocimiento y Juramento por parte de la FANB” no se efectuara en el Paseo de los Próceres, sitio tradicional de los desfiles militares en Caracas adyacente a Fuerte Tiuna, sino en el Patio de las Academias que es un lugar mucho más restringido.

La mayoría de los militares padecen la misma crisis que el resto de la población. Maduro teme (y con razón) un levantamiento militar en su contra. De hecho, hoy en Venezuela hay más presos políticos militares que civiles.

De modo que hay suficientes elementos para presumir que Nicolás Maduro, Diosdado Cabello(presidente de la ANC) y todo el grupo de civiles que les rodean, cabalgan temeraria e irresponsablemente sobre un tigre.

El surgimiento de un gobierno de corte militar sería una muy mala noticia para América Latina, para Venezuela, pero sobre todo para el chavismo. Un régimen de ese corte implicaría una represión brutal y sin cortapisas contra el grupo que detenta el poder. Hay suficientes dosis de odio para que algo así acontezca.

La única delgada línea que puede evitar la entronización de un régimen de esas características en Venezuela y dirigir la crisis hacia una rápida reinstitucionalización es la Asamblea Nacional que Maduro hoy desconoce.

La exigencia del Grupo de Lima indica esa ruta y no por coincidencia. Los gobiernos latinoamericanos que hoy adversan a Maduro y su régimen son civiles y apuestan a soluciones políticas. No desean volver a la era de las intervenciones militares ni los regímenes de fuerza. Pero Maduro sigue retando a la historia y al destino.

 

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »