Inicio > El pizarrón de Fran > César Malavé: Si no la detenemos no votes, ese es tu derecho

César Malavé: Si no la detenemos no votes, ese es tu derecho

Los verdugos de la Patria han manifestado que el Paro Cívico de 48 horas convocado por la Mesa de la Unidad Democrática fue un estruendoso fracaso. Claro, eso sería cierto, si lo comparamos con el verdadero paro que vive la nación producto de su saqueo por parte de quienes aspiran perpetuarse en el poder para seguir exprimiendo sus extrañas. Desde hace más de dieciocho años Venezuela está paralizada, adormecida, física y espiritualmente. La Patria perdió́ en diez años el  70% de sus empresas, vale decir, de sus fuentes de trabajo, y las que todavía subsisten, laboran a un 30% de su capacidad. Ese pueblo, impedido de votar en forma universal y directa el 30-J, está sumido en atroz miseria. Nos hunde el atraso. La salud y la educación, tan esenciales al progreso, al bienestar y al ascenso social, no pueden con más desidia. La inflación, que superaría este año un 900% de vértigo, pulveriza el ingreso y empuja a la familia a los más vejatorios peldaños de la desgracia. Quienes comen de la basura ya son manadas. Surge una generación enflaquecida de posibilidades y de sueños alterados, mientras los atornillados en el poder son cada día que pasa más ricos, más ostentosos, más gordos, más indolentes.

Por eso es perentorio impedir que el gobierno imponga, a sangre y fuego, con lúgubres bendiciones de Tibisay, su aniquiladora propuesta de poder perpetuo. Esta acción está en nuestras manos. Cada uno de los venezolanos debemos hacer algo para extraviar los deseos de quienes han arrasado a la Patria por más de dieciocho años. Es necesario entender, que  solamente en unidad, con organización y una visión acorde con esta hora histórica, se podrá́ detener la entronización terminal de esta barbarie. Desde los Comités por la Defensa de la Constitución hemos hecho todos los sacrificios y transitado todos los dolores para forzar al gobierno a ponerle freno a sus desmanes, a su estrambótico transitar en reversa en los senderos de una historia marcada por el deshonor y la bajeza. Y seguiremos en ese camino. Por ahora la meta es evitar el fraude electoral del domingo 30 de julio. Si nuestras acciones aún no evitan darle un parao a este engendro de la dictadura, tú puedes convertir el acto en un hecho nugatorio de un verdadero proceso electoral, constitucionalmente hablando. No asistas. Abstente. A pesar de todas las presiones y amenazas inhíbete, ese es tu derecho que puedes convertirlo en deber patrio

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »