Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Maryclen Stelling: Del anclaje político al ético

Maryclen Stelling: Del anclaje político al ético

¿Cómo nos asomamos a las elecciones regionales del 15-O? ¿Qué peso tendrá la gestión de gobierno en cada estado? ¿Las características, experiencia, conocimiento de la región y oferta electoral de candidatos y candidatas? ¿La propia campaña electoral? ¿Cómo incidirá la crisis –política, económica, institucional, de legitimidad y credibilidad– que afecta al país?

¿Qué otros elementos podrían incidir en el voto? Destacaremos una serie de variables que posiblemente afectarán de manera importante en la decisión de votar o abstenerse. La campaña se lleva a cabo bajo el paraguas de dos procesos electorales anteriores: las parlamentarias 2015, que le proporcionaron a la oposición la primera victoria electoral de peso en 17 años. Las recientes elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente –en un contexto de violencia y de cerco político-cultural al chavismo de la mano de la oposición– y recibió el apoyo de más de 8 millones de personas.

La profundización de la confrontación en torno a la defensa de un proyecto político, por unos, y la decisión de derrotarlo, por otros. La polarización entre Gobierno y oposición que se expresa en la construcción de la historia de vencedores y vencidos; en la división radical entre malos y buenos, víctimas y victimarios. El sometimiento a un proceso de erosión y sospecha del “otro”, devenido en enemigo mortal, que limita la posibilidad del diálogo abierto y crítico.

El manejo político que se revela opaco, confuso y azaroso. El sesgo político a partir del cual se aborda y se denuncia la crisis multidimensional.

Desde el plano discursivo, hay que destacar el papel que juegan las narrativas mediáticas al servicio de cada una de las fuerzas políticas, en conjunción con los relatos y la acción político-partidista en los últimos quince años. Con el consecuente efecto de anclaje político mediático que incide en el proceso de toma de decisiones.

La corrupción, tradicionalmente arma estratégica discursiva de la oposición, ha sido denunciada recientemente por el Poder Ejecutivo como principal enemigo del proceso. En conjunción con el Ministerio Público, en cuanto al mapeo y denuncia del entramado corrupto.

De cara a próximas elecciones y en aras del diálogo y la convivencia, es tarea fundamental que la ciudadanía dé el salto cualitativo del anclaje político-mediático hacia un necesario anclaje ético.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »