Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alberto Aranguibel: Otra vez la mayoría minoritaria

Alberto Aranguibel: Otra vez la mayoría minoritaria

La oposición ha convocado a lo largo de los últimos tres lustros a decenas de concentraciones que aspira sean multitudinarias, a las cuales nunca asisten los millones con los que amenaza.

Un antiguo secretario ejecutivo de la agrupación política que los reúne amenazó en su momento con una campaña de cincuenta de esas concentraciones en un mes.

Arrancada de potro y parada de burro. Ninguno de esos eventos (salvo dos o tres grandes movilizaciones que alcanzó a reunir a lo largo de los últimos 15 años en el distribuidor Altamira) se concretó jamás en los hechos.

En las escasas reuniones de calle que logró hacer a través del tiempo ha sido siempre posible contabilizar la asistencia mediante la aplicación del recurso audiovisual, tal como se hace hoy en día en los eventos de calle en el mundo entero. Nunca ha estado ni cerca de apenas un centenar de miles de personas.

Por eso no existen tomas de esas “gigantescas” movilizaciones en la televisión privada ni venezolana ni de ninguna otra parte del mundo.

Tampoco ha sido posible que la oposición demuestre esa supuesta mayoría en los diversos eventos de consulta popular a los que ha convocado a su gente. Ni las elecciones primarias realizadas por ella, ni el supuesto plebiscito al que convocó, ni la elección regional del pasado domingo.

Tampoco en las llamadas “guarimbas” logró hacerlo, ni en la fase incendiaria terrorista, ni en la fase de las barricadas de autosecuestros por ella montada, en la cual , en vez de gente, siempre se vieron cantidades de corotos y cachivaches destartalados, así como árboles y restos de propiedad pública destruida obstaculizando el libre tránsito.

Pero insiste, de manera obstinante, en que cuenta con una mayoría abrumadora, a la que debe ceder el paso la revolución bolivariana y la inmensa masa que por millones representan los revolucionarios que la integran.

Los resultados electorales del pasado domingo son demoledores. Las diferencias porcentuales entre los triunfadores revolucionarios y los derrotados de la derecha, son inobjetables.

Pero la derecha perdió el sentido del ridículo y vuelve de nuevo con la cantinela de una mayoría que en realidad es inequívocamente minoritaria.

¿Hasta cuando la derecha seguirá siendo dirigida por inmorales de tal calaña?

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »