Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Luis Martínez: Participar es importante

Luis Martínez: Participar es importante

Los procesos electorales en Venezuela con este CNE, son un camino empedrado de enorme dificultades, todas ellas puestas por el gobierno a quien se supeditan las fulanas rectoras, quienes hacen operativo el descarado ventajismo, con que la mayoría de las instituciones del estado venezolano confabulan para mantener en el poder a la casta que gobierna.

Desde hace unos cuantos años en la oposición se habla y se denuncia fraude durante la votación y trasmisión de datos de los distintos procesos electorales sin que hasta el momento  se haya podido demostrar con pruebas suficientes. Obviamente, con un gobierno delincuente como el actual, no es difícil inferir que utilizan abusivamente el ventajismo y recursos del estado para asegurar triunfos, ni tampoco es difícil suponer la intención de trampear en la trasmisión de  datos. Lo que hasta ahora era una suposición sustentada en las cualidades tramposas del régimen; con el forjamiento de actas denunciado por Andrés Velásquez y con las pruebas presentadas por el,  se devela con suma claridad lo que esconden las actitudes irregulares de funcionarios del CNE, técnicos de las máquinas y miembros del plan república en cada proceso electoral. Ahora bien, las trampas, triquiñuelas y ventajismos no se pueden denunciar y documentar si no participas en los procesos electorales, pues de esa manera seria imposible documentarlas, como ocurrió en la elección de la ANC. Por el contrario, con la participación masiva, la preparación adecuada de miembros de mesa y la denuncia in situ durante la votación, se pueden evitar o documentar con pruebas todas las irregularidades que por montones, el gobierno comete; así lo ha hecho Andrés Velásquez quien demuestra que,  participando en las elecciones aun con el ventajismo del gobierno, si se tiene una buena maquinaria y se preservan los documentos vinculados al voto, tales como las actas que se emiten durante todo el proceso, desde la instalación hasta el cierre de las mesas, se puede defender el triunfo , no con supuestos, sino con pruebas. Entonces ¿Es posible ganarle a un tramposo? Si es posible. Se ha demostrado con el referendo consultivo de 2007, con las elecciones de la Asamblea Nacional en el 2015, con los triunfos recientes de gobernaciones en Zulia, Táchira, Mérida, Nueva. Esparta, Anzoátegui y Bolívar, esta última arrebatada por el régimen, pero que al final tendrá que ser reivindicada.

Los triunfos y derrotas de la oposición en este proceso electoral tienen elementos particulares vinculados a cada región y elementos generales relacionados al colectivo del país. La abstención en muchas regiones fue determinante. Cuando el país opositor al gobierno se consume en disputas electorales por la participación o no en las elecciones, le da más protagonismo a las diferencias del lado democrático y divide el potencial de su voto. En ese escenario no es difícil predecir un resultado adverso, mucho más cuando se tiene en frente a un gobierno trasmutado en estado que no tiene empacho ni guarda las formas para utilizar abiertamente los recursos  públicos para maquillar con populismo su débil y frágil credibilidad.

Hoy la oposición se debate en contradicciones producto de las derrotas que opacan los triunfos en importantes estados del país. Vuelve el dilema de participar o no en los venideros procesos electorales. Todo mundo se abroga la razón sobre la interpretación y predica de un proceso en el que la oposición logra 6 importantes triunfos, mientras que el gobierno se adjudica un éxito global que para las grandes mayorías, no sabe a tal. Dejémonos de vaina, participar es importante.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »