Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Zulia: Fin de mundo: Bachaqueros venden la “pimpina” de 5 litros de gasolina a 7 bolos (Bs.7.000)

Zulia: Fin de mundo: Bachaqueros venden la “pimpina” de 5 litros de gasolina a 7 bolos (Bs.7.000)

En el barrio Nectario Andrade Labarca, conocido como El Hediondito, en la prolongación de la Circunvalación 2 y en las cercanías del Hospital de Especialidades Pediátricas, en Maracaibo, Estado Zulia, un gran productor de petroleo, se avistan a los vendedores ilegales con sus pimpinas de gasolina

El hidrocarburo es vaciado en una botella de agua mineral de cinco litros para luego ser vendido a 7 mil bolívares.

Para llenar su tanque de 43 litros, el propietario de un carro modelo Renault debe invertir 56 mil bolívares.

A precio legal solo pagaría 43 bolívares por la gasolina de 91 octanos -que cuesta un bolívar- o 258 por la de 95 -estipulada en seis bolívares-.

Por cada litro vendido, los bachaqueros ganan entre Bs. 6.995 y 6.770, equivalente a un kilo de papas.

Los revendedores están listos para cerrar el negocio, no importa si llueve o hace mucho calor, su objetivo es obtener el escaso papel moneda para mantener a sus familias.

Mientras, en las estaciones de servicio de Maracaibo y Santa Rita permanecen los choferes con sus vehículos, en kilométricas colas. Esperan entre dos y tres horas para ser surtidos del combustible.

Largas colas

Eduar Hernández, de 45 años, visitó ayer varias estaciones de servicio, el panorama era el mismo: tenía más de 20 carros por delante. Su molestia era evidente, pero debió aguardar su turno en la bomba El Turf.

A juicio de Eduar, la mayoría de los vehículos y camiones que se encuentran en las gasolineras se prestan para el contrabando del carburante.

“Los carritos por puesto deben tanquear varias veces al día, pero he visto en las bombas cómo llenan y siguen surtiendo en un doble tanque”.

Los 58 litros con que surte su vehículo particular, un Chevette, pueden durarle tres días dependiendo del recorrido.

En una oportunidad, frecuentó El Hediondito para abastecerse, cuando pedían Bs. 350 por la pimpina.

“Para nadie es un secreto la venta ilegal de la gasolina en estos lugares, pero las autoridades siguen sin poner n a esta situación”, sentenció.

Grandes pérdidas deja al Gobierno la reventa del combustible. Obtienen mayores bene cios, los bachaqueros quienes expenden en su hogar o en la frontera, que quienes invierten en la compra y distribución del producto.

Versión Final

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »