Inicio > Política > Eduardo Fernández: “Hay que presentar un candidato por consenso”

Eduardo Fernández: “Hay que presentar un candidato por consenso”

El presidente del Instituto de Formación de la Democracia Cristiana (Ifedec), Eduardo Fernández, considera que el año 2017 representó un capítulo terrible en la historia venezolana, con el florecimiento del hambre, la inflación y la corrupción debido a la política económica gubernamental.

El exdirigente de Copei clama por el urgente abordaje de la reinstitucionalidad democrática, la reactivación económica, la atención de los sectores más vulnerables, mejoras de la salud y la educación además de un combate frontal a la corrupción.

Fernández conjetura “un país de esperanza” para 2018, en el que se debe poner en marcha una gran alianza nacional, integrada por diversos sectores de la oposición, que represente una alternativa frente al Gobierno en las elecciones por la Presidencia.

 —¿Cuál es su balance en lo político del año que terminó?
— El año 2017 terminó con un saldo muy negativo. Desde el punto de vista político tenemos el desconocimiento del Estado de Derecho con una ANC ilegal e ilegítima. Desde el punto de vista económico con una agobiante inflación y caída del PIB, que significa empobrecimiento de los venezolanos. Desde el punto de vista social con aumento del hambre, de la desnutrición y de la pobreza. Desde el punto de vista cultural, un abandono de nuestra competitividad educativa. Y desde el punto de vista moral con una corrupción galopante.  Hay que agregar la lucha que dieron muchos venezolanos por conquistar un cambio político que terminó con un saldo de muertos y heridos muy doloroso y muy lamentable.

 — El Ejecutivo ha manifestado que 2017 cerró en “victoria”. ¿Cree usted que realmente se suscitaron logros este año?
— Hay que pedirle a (Nicolás) Maduro que nos explique cuál es la victoria de la que tanto se jacta, porque la gente tiene más hambre que la que tenía al comenzar el 2017. Tenemos más deterioro de los servicios públicos. No se ha resuelto con la Asamblea Nacional Constituyente ninguno de los problemas que teníamos los venezolanos a comienzo de este año, estamos peor que en enero. Yo no sé cómo el Presidente puede llamar a esto una victoria. Hay más inseguridad, hay mayor pobreza, la inflación y el alto costo de la vida es agobiante, también el desabastecimiento. Al Presidente, lo mínimo que podemos pedirle es que se coloque en los zapatos del ciudadano común que no encuentra cómo comprar comida para sus hijos, que no encuentra cómo comprar remedios o medicamentos para sus enfermos, ¿eso es lo que usted considera una victoria? Vamos muy mal, señor Presidente. Si usted considera que este fue un año exitoso es porque hace rato que no conversa con la gente que está sufriendo la inflación, el alto costo de la vida, la inseguridad; y ahora, por ejemplo, en muchas partes del país la falta de combustible, el colapso del transporte público, eso es lo que está prevaleciendo en Venezuela.

  —¿Cómo vislumbra usted el 2018, año en el que Venezuela elige un nuevo Presidente?
— Soy un incurable optimista. Espero que el Gobierno entienda que el anhelo de la abrumadora mayoría de los venezolanos es tener un cambio político de una manera pacífica, democrática y constitucional. Por supuesto, para lograr ese cambio hay que tener condiciones de transparencia en el proceso electoral en el que se elegirá al sucesor del señor Maduro. Se está conversando, entiendo, en el diálogo entre Gobierno y oposición con la facilitación de cancilleres de países amigos, sobre condiciones mínimas que tendrían que darse para que se pueda producir una elección verdaderamente representativa de la voluntad popular. No ocurra que el Gobierno gane unas elecciones a base de desanimar a los electores para que no vayan a votar y entonces voten solo los empleados públicos o los integrantes de los organismos represivos del Estado (…).

Hay que lograr que la mayoría de los venezolanos concurran entusiastamente a las elecciones, que se produzca un cambio, te repito, ojalá sea pacífico, no traumático, no violento, y que el cambio de Gobierno permita corregir la política económica equivocada que es la que nos tiene en estos niveles de pobreza, y el cambio de Gobierno permita mejorar los servicios públicos, la salud sobre todo, la educación, la seguridad, el transporte de bienes y servicios indispensable para mejorar la calidad de la vida. Ojalá el Gobierno entienda que ha llegado el momento del cambio, y ojalá los venezolanos seamos capaces de construir una alternativa seria frente a las políticas equivocadas del Gobierno.

 — ¿Cree que el sector opositor logrará consenso para un candidato único contra el chavismo?
— Llamo a una alternativa seria, a un gran consenso nacional alrededor de un programa de cambio y de un candidato presidencial que interprete la voluntad de cambio de los venezolanos. Creo que efectivamente hace falta construir una gran alianza nacional, un gran frente democrático que represente una alternativa frente al Gobierno. Esa gran alianza no puede ser limitada a partidos políticos, que desde luego son muy importantes, pero no son suficientes, una de las manifestaciones de la crisis que está viviendo Venezuela es que los partidos están muy débiles y no son lo suficientemente representativos; entonces hay que construir un gran movimiento de opinión pública, con un programa compartido por todos los sectores, yo me atrevo a proponerlo: el programa que deberíamos tener con solo cinco puntos, porque no debemos complicarnos con cien puntos sino con cinco.

 —¿Cuáles son esos puntos del programa que usted propone? 

— La reconstrucción de la institucionalidad democrática: es decir, vigencia del estado de derecho, vigencia del principio de la independencia y de la autonomía de las diferentes ramas del poder público, respeto a la Constitución y a los derechos consagrados en ella.
Una reactivación económica: hay países que en el pasado han sufrido procesos hiperinflacionarios, pero gracias a esas experiencias ya se sabe cómo se combate la inflación, lo primero que hay que hacer es eliminar los controles artificiales de la economía, me refiero a controles de precios, controles de cambio, que no solo no controlan nada sino que estimulan la corrupción.

La atención a los sectores más vulnerables, pueden ser subsidios directos durante un tiempo, para atender el problema del hambre y el desabastecimiento de alimentos y de medicinas. También mejorar los servicios públicos básicos, que son la salud y la educación. Y un gran pacto nacional para combatir la corrupción y la crisis moral.

Debería ese gran frente hacer un esfuerzo por encontrar algún venezolano que pueda asumir la responsabilidad de dirigir el próximo Gobierno, y en este sentido creo debe buscarse por la vía del consenso y no por la vía de unas primarias que serian darle la oportunidad al Gobierno para que escoja al candidato de la oposición.

Debería haber un gran consenso para escoger a alguna persona que presentara junto con el programa para dirigir lo que he llamado el cambio. La persona que va a representar la alternativa frente al continuismo del Gobierno, y si hace eso motivará de nuevo al electorado a concurrir a las elecciones.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »