Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: Totalitarismo o democracia

Rafael Guerra Ramos: Totalitarismo o democracia

De acuerdo con la Constitución nacional vigente, este año deberán realizarse los comicios para elegir al Presidente de la República. En el artículo 231 señala que “El candidato o candidata elegida tomará posesión del cargo… el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional”.

Estas elecciones revisten una importancia excepcional, dada la crisis sin precedentes que padece Venezuela en todos los órdenes a los niveles de la ruina económica, con la inflación más alta del planeta, de pobreza extrema, de hambre y urgida de ayuda humanitaria; del éxodo poblacional masivo (de todos los estratos sociales) hacia otros países en busca de subsistencia y oportunidades. Desde que la Constitución estableció las elecciones universales, libres y secretas para que el pueblo decida soberanamente su destino político, no se había planteado de manera tan dramática y urgente su aplicación como hoy.

Desde antes de la elección de Maduro existía la certidumbre de que la mayoría del electorado se opone al régimen. Esa certidumbre se hizo más evidente a partir de la elección de la Asamblea Nacional (2015) y del referéndum del 16 de julio (2017). Pero desde la inconstitucional convocatoria y elección fraudulenta de la ANC y las elecciones de gobernadores y alcaldes que enrojecieron totalmente el mapa, resulta indispensable destaparle el rostro a la realidad verdadera. Y eso solo es posible mediante un proceso electoral limpio, transparente, bajo la conducción de un árbitro imparcial, rigurosamente apegado a la ley, con observación internacional, que garantice que la voluntad democrática del soberano se exprese libremente, sin ventajismo, presiones ni temores, protegida de trampas.

Está previsto para los próximos días 11 y 12 la segunda reunión de representantes del Gobierno y de la oposición, con la participación de los cancilleres de los países que solidariamente contribuyen a la búsqueda de acuerdos que nos permitan superar la situación que padecemos. Pues bien, el punto clave, determinante, de la agenda, no puede ser otro que el que señala la Constitución respecto del cambio de gobierno este año, con las garantías que la propia Constitución y la normativa electoral establecen. Que el pueblo, libre y soberanamente, decida ante los ojos del mundo si se perpetúa el totalitarismo o si se restablece la democracia.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »