Inicio > Economía > Trujillo: Valeranos angustiados y desesperados ante la falta de efectivo

Trujillo: Valeranos angustiados y desesperados ante la falta de efectivo

Especulan en Valera con puntos de venta.

Crisis/ Pasan más tiempo en los Bancos que en sus casas.

Las restricciones de dinero en efectivo por parte de los Bancos ha producido un lucrativo negocio en algunos negocios ya que si se cancela en efectivo el producto tiene un costo, pero si el cliente paga con tarjeta de débito el precio sube en proporciones tales que toca los límites de la usura

Una verdadera odisea representa para los ciudadanos que deben pasar horas y horas, cada día, en las entidades bancarias  para retirar una ínfima suma de dinero que apenas alcanza para cubrir sus necesidades de alimentación, pago del pasaje y otros gastos en los sitios donde no hay punto de venta.

En realidad la mayoría de los valeranos tienen que ir a los bancos dos, tres, cuatro y hasta cinco veces a la semana para retirar sumas que oscilan entre los 10 mil y 20 mil bolívares, cantidad que no alcanza para satisfacer ni las mínimas necesidades de alimentación.

Esta situación paralelamente está llevando al colapso de los puntos de venta debido a la gran cantidad de operaciones que se realizan cada minuto en los negocios debido a la falta de dinero en efectivo que requieren los ciudadanos para realizar sus compras.

Negocio redondo

La falta de dinero “contante y sonante” ha producido la aparición de un lucrativo negocio que beneficia a los establecimientos comerciales y a particulares que poseen punto de venta. Muchos de ellos, de manera irregular, manejan dos tipos de precios para productos y servicios. Si pagas en efectivo tiene un costo pero si el cliente, ha tomado la decisión de cancelar con tarjeta de débito el precio sube en proporciones tales que tocan los límites de la usura.

Contra la Ley

En opinión del abogado Gilberto Quintero la empresa, negocio o ciudadano que se niegue a recibir los billetes de 2, 5, 10 y 20 bolívares está violentando la Ley “porque esas denominaciones del papel moneda mantienen su curso legal hasta tanto el Banco Central de Venezuela (BCV) de manera oficial haya aprobado su salida de circulación”.

Profundizando el tema Quintero hizo referencia a lo establecido en el Código Penal en cuyo articulado se establecen sanciones pecuniarias para las personas que incurran en esta falta. Artículo 490 del Código Penal: “El que hubiere rehusado a recibir por su valor las monedas que tengan curso legal en la República, será castigado con una multa de 10 a 50 Unidades Tributarias” (UT).

La plena vigencia de los billetes mencionados está evidenciada en el hecho de las instituciones bancarias de los 10 mil bolívares que entrega en efectivo, 4 mil vienen en las denominaciones de 20 Bs.

En conversación extraoficial con un ejecutivo de una agencia bancaria de la localidad se nos informó que las restricciones en las sumas de dinero que se pueden retirar por taquilla o por cajeros automáticos no obedecen a un capricho de los empleados bancarios sino que han sido establecidas por Súper intendencia de Bancos (Sudeban), ente del estado que  supervisa las operaciones de los bancos que operan en el país.

Atendiendo a estas  directrices de las autoridades nacionales, las entidades financieras  han venido estableciendo límites a la cantidad de dinero en efectivo que entregan al público.

El Estado de Excepción y de la Emergencia Económica, vigente desde el 13 de mayo de 2016 y prorrogado desde entonces por el Presidente, establece en su artículo 4 que se podrán establecer límites máximos de ingreso o egreso de moneda venezolana de curso legal en efectivo.

Señala que las entidades bancarias “tienen la obligatoriedad de participar en las operaciones interbancarias y queda prohibido a las instituciones adquirientes o emisoras establecer condiciones, límites y/o restricciones, diferentes o que desmejoren las contempladas” por la Sudeban, “sobre su participación  en las operaciones interbancarias realizadas a través de cajeros automáticos”.

Por su puesto que tal restricción no aplica para algunos sectores como el transporte público y el comercio formal e informal donde se mueven altas sumas de dinero representado en billetes de la más alta denominación.

De viva voz

Luis Alberto Rivas, vecino de San Rafael de Carvajal confesó que viene a su banco dos veces a la semana para retirar cantidades que van de 20 ó 30 mil bolívares por taquilla y solo 10 mil por cajero. “En algunos bancos, como el Provincial nunca tienen efectivo”, dijo Rivas.

Por su parte Ángel Bracamonte, residenciado en la urbanización Plata II, manifestó que “los diez mil bolívares que a diario retiro del banco no alcanza ni para el pasaje”. “Esta situación lamentable nos va a conducir a un estallido social”, agregó.

En la misma línea de opinión coincidió Jackelin Castellanos, quien vive en la vía que conduce a El Baño de Motatán. “Tengo que venir al Banco dos veces a la semana para que solo me den 10 mil bolívares que no alcanzan para nada”, agregó resultando que el pasaje entre Motatán y Valera está muy caro.

Para Jenny Castellanos para tener dinero suficiente debe pasar por taquilla o cajero automático todos los días de la semana lo que le resta tiempo a sus ocupaciones domésticas. “No me dan lo que yo necesito para medio comer”. En su opinión una persona solo en alimentación requiere de un millón de bolívares semanales.

El Tiempo de Valera

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »