Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: ¿Qué celebramos el 23 de enero?

César Malavé: ¿Qué celebramos el 23 de enero?

La historia es, a diferencia de lo que muchos piensan, algo más que un acontecer condicionado. La historia no es cosa de ayer. Empieza ayer pero se renueva independientemente en cada momento de la vida. De esta forma el pasado es entendido como fuente inagotable de motivos para el avance dinámico de la sociedad. Es por ello que el 23 de enero de1958 es para la historia política del país el inicio de la resiembra de la  democracia conquistada en 1945 con la Revolución de Octubre y extraviada el 24 de noviembre de 1948, por la felonía militar muy parecida a la que gobierna ahora a Venezuela. El oprobioso régimen impuesto a los venezolanos, ese oscuro día del mes de noviembre, no pudo con ese muro de  pechos, ese frente de voluntades insurgentes que clamaba que el proceso democrático iniciado el18 de octubre de 1945 siguiera su curso de progreso y justicia social.  Por eso hoy,  cuando celebramos 60 años de los acontecimientos del 23 de enero de 1958, reconocemos un compromiso popular, la caída de la última y más corta de nuestras dictaduras, el derrumbe de un régimen que, montado sobre la supuesta legitimidad de la institución armada, se dedicó a perseguir, reprimir, torturar y asesinar a los opositores. La caída de un gobierno que centró su gestión en el “concreto armado” relegando y posponiendo los derechos y las libertades.   Celebramos la convicción fundamental de un pueblo de labrar su destino en la calle, de hacer respetar sus libertades y derechos frente al abuso del poder, y de hacer de la política una labor de masas digna y civilista.  Celebramos la capacidad que tiene el pueblo de agruparse en partidos políticos, sindicatos y todo tipo de organizaciones para defender sus ideas y llevar a una sana confrontación democrática los proyectos de país.

Celebramos la libertad de expresar los pensamientos, a viva voz y por cualquier medio, sin que ningún poder se sienta capacitado para restringirlo o humillarlo. Celebramos que el destino de Venezuela está en manos de la mayoría y no en las de una minoría trasnochada y cegada. Celebramos el derecho  a disentir y organizarnos en torno a al disenso. Celebramos la preeminencia del espíritu civil por encima del militar, el consenso democrático por encima del conflicto autoritario.  Esa fecha le pertenece a los demócratas, a aquellos que se atrevieron, y a quienes se atreven, a levantar su voz frente al autoritarismo y la humillación. Esta fecha, como muchas otras,  le pertenece al pueblo venezolano que ha demostrado una capacidad inmensa de convivir en democracia por más de cinco décadas.  Hace 60 años Venezuela se sacó de encima una tiranía con la convicción de no olvidar nunca las múltiples y profundas heridas que la opresión deja en la vida republicana. Venezuela demostró entonces que la unidad es posible en la diversidad y el pluralismo de la democracia. La sociedad venezolana formada a partir del 23 de enero de 1958 se despierta hoy, para rechazar cualquier tentación autoritaria, para rechazar tajantemente cualquier tentativa que pretenda atropellar derechos y libertades. Una sociedad que se niega al golpismo, que se moviliza con la convicción de que la democracia se sostiene participando, pensando, parlamentando, saliendo a la calle y votando.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »