Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Noticias de la oposición (29-01-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Noticias de la oposición (29-01-2018)

La Venezuela revolucionaria sigue como lo que ha sido desde que se inició la era de Chávez, una vorágine imparable de acontecimientos políticos, un extraordinario caldero en el que cuece a diario el menú constituyente que se abrió paso desde el 27 de febrero de 1989 y que alcanzó exitosa representación política cuando Hugo Chávez se alzó con el triunfo electoral en diciembre de 1998.

Esta mañana amanece con dos noticias, referidas a la oposición, que son positivas, al margen del desarrollo que alcancen. Una es la validación de Acción Democrática, partido que al parecer alcanzó el respaldo suficiente para poder participar en el próximo proceso electoral. La otra es la contraoferta electoral opositora que expresó el presidente de la Asamblea Nacional en desacato, Omar Barboza.

En cuanto a la validación de AD, se confirma que este es el principal partido de oposición, a pesar de los aspavientos de agrupaciones políticas “modernas” (en el sentido de que se forjaron como modas en momentos de confrontación) como Primero Justicia y Voluntad Popular. El hecho de que AD sea el partido opositor principal tiene significación histórica, porque se trata de la representación cimera de la Cuarta República, el resto más relevante del pasado oprobioso que quedó atrás luego de aquella victoria electoral. AD es el único partido de oposición que se puede llamar “nacional” con propiedad, pues adecos hay en todos los estados y cuidado si no en todos los municipios. No olvidemos, además, que los cuatro gobernadores de la derecha son adecos.

Claro está, todos los partidos opositores, incluido AD, son enanos comparados con esa poderosa fuerza organizada que es el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el partido de gobierno, con millones de militantes, avasalladora fuerza política e institucional, una estructura organizativa de excelente funcionamiento y el respaldo de una numerosa vanguardia social activa en cada rincón de Venezuela. Tal como ocurrió con Acción Democrática en su momento de mayor auge, en los inicios del régimen puntofijista, el PSUV es la referencia ineludible de estos tiempos en nuestro país.

¿Por qué el PSUV perdura con tanta fuerza y tantos arrestos para alcanzar victorias aun en los momentos de mayores dificultades y nadando contra la corriente reaccionaria mundial? La respuesta es sencilla: tiene una dirección con gran capacidad política, creativa, que no descansa en la urdimbre de acciones que desconciertan a los enemigos, inclusive los paraliza a menudo. Esta es una de las principales diferencias con la oposición, que por el contrario muestra un extendido rosario de errores, una negación permanente del ejercicio de la política entendida como el arte de moverse en el tablero a fin de concitar el apoyo social para acceder al poder y mantenerlo.

La única política permanente de la derecha criolla es el inmediatismo, el “y va a caer, este gobierno va a caer”. Se “parece igualito” a la errónea política comunista sesentera con aquello de “abajo este gobiernito”. Esa incapacidad de hacer política desarrollando un proyecto, sembrándose con paciencia y constancia en las masas, apuntando a la visión estratégica, y actuando con realismo y oportunidad, hizo que aquel “gobiernito” infligiera a los revolucionarios de entonces duras derrotas, tal como le pasa a la derecha hoy día. Veamos si los adecos, que están pensando en su participación en las elecciones presidenciales y en la continuidad del diálogo, son capaces de dar el salto hacia el ejercicio inteligente de la política. Eso sería algo bueno, por aquello de que a la revolución le hace falta sentir el látigo de la contrarrevolución para avanzar. En la actualidad, la oposición si acaso nos da unos pellizcos, se le ha perdido el látigo que exhibió en abril de 2002.

La otra noticia importante es que al parecer la oposición va al diálogo en República Dominicana con una contrapropuesta de fecha para las elecciones presidenciales que podría ser digna de consideración. Omar Barboza ha dicho que aunque en la MUD aún no hay consenso sobre participar o no en las presidenciales, sí lo hay en cuanto a la necesidad de obtener garantías de “transparencia” en esos comicios y de postergar su celebración al menos por unas semanas. Algo es algo, aunque es difícil hacerse ilusiones con una oposición tan dividida y desubicada como la venezolana. Es bueno, en todo caso, que el diálogo siga en un escenario electoral que está en pleno desarrollo, la esperanza es lo último que se pierde.

Es notoria la intención evidente de un importante sector de la oposición partidario de anotarse en la próxima cita electoral, a despecho de factores extremistas internos y externos que se pronuncian por desconocer el proceso y deslegitimar desde ya el resultado. En ese sentido, también es bueno citar palabras de Barboza expresadas ayer: “Posiblemente se llegue a un consenso para llevar un candidato único. Un buen sector de la MUD está promoviendo la posibilidad de un consenso” ¿Vuelven los sectores “electoralistas” de la derecha a tomar la sartén opositora por el mango, desde hace tiempo en manos de los más extremistas? Eso no sería ni malo.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »