Inicio > Opinión > Enrique Meléndez Oropeza: Ya todo está cantado

Enrique Meléndez Oropeza: Ya todo está cantado

 

Todo indica que Tío Conejo se va a salir con las suyas, frente a Tío Tigre, hablando de la picaresca venezolana, y a propósito del hecho de haber fijado la Constituyente cubana la celebración de las elecciones presidenciales, previstas para este año, para el mes de abril; pues este gobierno, cuando se lanza a un evento electoral, es porque ya le ha salido al paso a la jugada. La paliza que sufrieron en el 2015, fue algo que los sorprendió; pero aprendieron, y entonces armaron nuevas artimañas.

Una de ellas es la incitación a la abstención, y una de sus armas más potentes la constituye la propia composición del Consejo Nacional Electoral. A partir de allí el elector de la oposición se vuelve malicioso, y es por esto que los famosos diálogos de la República Dominicana los ve mucha gente como un fracaso. El gobierno nunca va a soltar la prenda de esa composición del CNE, puesto que se trata de uno de sus principales subterfugios, para desanimar a cualquier elector; como dicen que se revestían los dinosaurios de crestas, a los fines de producir repulsión, ante cualquier depredador. Así la Tiby se vuelva ancianita; ya lo dijo Maduro, ella será la que anuncie al candidato ganador en las elecciones de 2018.

En efecto, con ese CNE se han obtenido dos victorias por parte de la oposición: la de 2007, a la que Chávez con su lenguaje de portero de burdel, calificó de victoria de “merde”, y la de 2015; que sí fue arrolladora, y en ambos casos fueron sorprendidos por una abstención de su voto duro, que no la esperaban. Incluso, una abstención de protesta, en especial en ese 2015: fallas en la distribución de las bolsas CLAP en los sectores populares, que vino a ser la gota que derramaría el vaso del descontento generalizado, producto de la escasez y del alto costo de la vida; que sería el otro recurso estratégico de esta gente para ganar elecciones, a partir de la política de las Misiones; lo que se conoció como el petropopulismo, es decir, la asistencia a los sectores populares de estas bolsas de alimentación, sobre todo, en momentos en los que está pendiente un evento electoral, y de modo que así se ganan una y otra vez el corazón de la gente; aparte de la coerción que se ejerce sobre los sectores más favorecidos, en ese sentido.

Enderezada esta carga, como diría un marxista, lo que queda es estimular la abstención, sobre todo, en los sectores de la clase media; que es a donde el gobierno no puede llegar con su política de las bolsas CLAP; mucho menos con el recurso de la coerción, a menos que se trabaje en la administración pública, y en eso el gobierno es altamente sectario; no sin razón adoptó el lema del rojo, rojito: nada de disidencias en el medio de sus trabajadores; para lo cual ha sembrado la especie de que con este sistema  electoral, tal cual está concebida su electrónica, se sabe por quién votó fulanito y así que al lado de desestimular a la gente con un CNE totalmente parcializado, juega también con los calendarios electorales; como sucedió con la elección de los gobernadores y, luego, la de los alcaldes; eventos que vinieron a ser fijados, de acuerdo a las circunstancias más convenientes para el gobierno, con todo el ventajismo del caso, y luego de haber elegido una Constituyente, a través de una maniobra totalmente truculenta, a partir, sobre todo, de los resultados electorales; juega el gobierno con la reubicación arbitraria de electores de la propia clase media, a los que ponen a votar en lugares agrestes; donde no está garantizada la seguridad de la persona, y entonces el triplecedulado aprovecha para votar, por el que se abstuvo; después de que Tibisay Lucena dé la orden de prolongar el proceso electoral, hasta las ocho de la noche. ¿Quién está dispuesto a votar en estas condiciones?

Se pudiera decir que el CNE conservó la forma hasta la elección, precisamente, de esa Constituyente cubana; pues en esa oportunidad se adjudicó una millonada de votos; que no tenían nada que ver con unas calles desiertas, como se habían visto durante dicha jornada electoral. Pero como esta gente se ha vuelto muy histriónica, dentro del gran cinismo, que los caracteriza, hasta se mostraron asombrados por semejante caudal de votos; que fue lo que generó el escepticismo en el elector de la oposición; aparte de que el 2017 fue un año de calles agitadas; con saldos de muertos, y que no dejó sino más sangre, sudor y lágrimas en esas calles; convirtiéndose la dirigencia opositora en el gran chivo expiatorio de este fracaso, y lo que derivó de allí fue la abstención de los sectores de la clase media venezolana en las elecciones de los gobernadores y mucho más en la de los alcaldes; consecuencia de dicho escepticismo, sobre todo, en la idea de que este gobierno sí podía salir por la vía electoral, de modo que todo el país quedó bajo dominio de esta gente, a partir de unos resultados electorales que nada tienen que ver con lo que se vio en la calle durante cada uno de los comicios.

¿Cuál es el resultado de todo esto? Que el venezolano se encuentra en la disyuntiva de participar o no en unas elecciones que, de hecho, han sido convocadas por un aparato anticonstitucional; un aparato creado para sembrar el terrorismo de Estado, que ahora esta gente desarrolla, en función de su permanencia en el poder; razón por la cual ya la comunidad internacional ha dicho que desconocerá el resultado que salga de allí; tanto más que uno de los puntos, que más se exige en esta oportunidad, como es el cambio de la composición del CNE en los diálogos en la República Dominicana, se considera que no ha sido debatido; pues de otro modo, como hace ver la caricatura, que rueda por las redes sociales, teniendo como fondo a la señora Lucena, aquí todo está cantado, sólo falta hacer las elecciones, y no se olvide que el gobierno ha acudido a dichos diálogos, a partir de la promesa del levantamiento o no de las sanciones; que le ha impuesto la EEUU y la Unión Europea.

[email protected]

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »