Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Daniel Ortega acepta discutir reformas al Seguro Social con COSEP

Daniel Ortega acepta discutir reformas al Seguro Social con COSEP

Gobierno da paso atrás y dice que “no es una propuesta concluida”, a pesar de que ya fue publicada en La Gaceta.

Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP): Fue fundado el 16 de Febrero de 1972 con el nombre de COSIP, como una asociación civil, sin fines de lucro. Representan a todos los sectores productivos. El COSEP tiene como propósito fundamental unificar el esfuerzo del sector privado. Refuerzan la acción ejecutiva de COSEP, sus Comités y sus Comisiones.  Interviene e interpone sus gestiones para resolver los problemas de interés general que estén afectando al país en general y a la iniciativa privada en especial.

Gobierno da paso atrás y dice que “no es una propuesta concluida”, a pesar de que ya fue publicada en La Gaceta.

En un desesperado intento por desactivar las fuertes protestas de la población en todo el país contra las reformas del Seguro Social y que se han ampliado a otras demandas, la vicepresidenta designada Rosario Murillo dio un mensaje televisivo anoche en el que anunció que Daniel Ortega aceptaba discutir las reformas al INSS porque “no es una propuesta concluida”.

Murillo dijo que “el presidente Daniel me ha dado instrucciones para comunicar que acepta el llamado de Cosep a reinstalar la mesa de diálogo… ya que ninguna de las partes (Gobierno y Cosep) ha dado por cerrado el modelo de diálogos, alianzas y consensos”.

Lo sorprendente de las declaraciones de Murillo fue la afirmación de que las reformas al INSS no eran un asunto concluido, a pesar de que fueron publicadas en La Gaceta, Diario Oficial, el miércoles 18 de abril.

La vicepresidenta designada en la comparecencia de anoche olvidó su tono amenazante de unas horas antes e informó que “responden” al llamado del sector privado.

“Podemos retomar todos los temas, escuchar todas las voces, poner sobre la mesa incluso este tema y seguir trabajando las propuestas, recordemos que no son propuestas concluidas, es una resolución de la directiva del INSS pero no son propuestas concluidas todavía, se puede seguir trabajando”, dijo Murillo, obviando el decreto presidencial ya publicado en La Gaceta.

Ortega dará mensaje este sábado rodeado de militares

Después de permanecer fuera del ojo público durante los primeros tres días de las protestas ciudadanas que se han extendido por todo el país, Murillo anunció que su esposo y presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega, comparecerá este sábado en un mensaje televisado a la nación.

Curiosamente, Ortega comparecerá rodeado de altos militares y policías para “explicar” más lo anunciado por Murillo.

“Nuestro presidente, el comandante Daniel, va a comparecer y explicar con más amplitud este nuevo momento que vive el país. En esa comparecencia nuestro presidente va a estar acompañado de la comandancia general del Ejército de Nicaragua, con el jefe del Ejército con el que estaba comunicándose hace unos minutos, el general Julio César Avilés y también la jefatura general de nuestra Policía Nacional”, reveló.

Cosep pidió el diálogo y anunció marchar el lunes

La misma tarde de este viernes, los trabajadores de empresas privadas se sumaron al tercer día de protestas de los estudiantes universitarios y población en general en contra de las reformas al INSS. Los trabajadores se concentraron en las afueras de sus centros de trabajo y fueron reprimidos por antimotines.

Al mismo tiempo, el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, hacía desde su sede y flanqueado por los presidentes de todas las cámaras empresariales un llamado al diálogo al Gobierno y anunciaba una marcha de la empresa privada para el lunes.

Durante nueve años, el Cosep ha mantenido un modelo de diálogo con el Gobierno, pero las reformas a la seguridad social fueron impuestas unilateralmente por Ortega.

En la comparecencia, el empresariado exigió restablecer la señal al Canal 100% Noticias, que se permita hacer marchas pacíficas, se respete el derecho a la libre expresión, cese la represión a los manifestantes y que se replanteen las reformas.

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), el Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), la Unión Empresarial Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (uniRSE), la academia universitaria y sindicatos junto al Cosep pidieron al Gobierno renovar el modelo de diálogo.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, dijo que han tenido “algún nivel de comunicación” con el Gobierno. “Se había buscado a través de la comunicación una salida a esta situación, pero no ha sucedido. Lo de ayer (el jueves) en la noche es una situación que no estaba dentro de las pláticas que estábamos teniendo (con el Gobierno)”, expresó Aguerri.

Ortega aprobó esta semana una reforma que elevó de 6.25 a 7 por ciento la cotización a más de 900 mil trabajadores afiliados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Además el sector empresarial formal deberá pagar 2 por ciento más en su contribución este año, y 1.5 puntos en los próximos dos años, el que se incrementará de 19 a 22.5 por ciento. A las pensiones se les deducirá el 5 por ciento para pagar el servicio médico.

Empleos amenazados

El secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), Roberto González, afirmó que las reformas ponen en riesgo al menos unos tres mil empleos en 2018.

“Si se aplican esas medidas corren el riesgo que hayan problemas con desaceleración de inversión, pérdida de empleos y beneficios sociales, hay un grupo económico empresarial que nos manifestó que la proyección que tenían este año la están reconsiderando”, expresó González.

Marchan el lunes

Las cámaras convocaron para el lunes 23 de abril a una concentración a las 3:00 de la tarde en las inmediaciones de Metrocentro. Pidieron que los asistentes vistan de blanco y que en los centros laborales se dé salida al mediodía para que los trabajadores se sumen.

El presidente de uniRSE, Ariel Granera, manifestó que solicitarán a la Policía Nacional la autorización para realizar esa marcha cuyo mensaje es la importancia del diálogo y la paz.

Trabajadores de empresas privadas reprimidos

Trabajadores del banco BAC, de las empresas del Grupo Pellas, de Lafise Bancentro y otras compañías ubicadas en el sector de Carretera a Masaya se autoconvocaron y protestaron este viernes en contra de las reformas al Seguro Social.

También lo hizo personal de la sede central del banco Lafise Bancentro en Carretera a Masaya y del Banpro en el sector de Plaza España.

“Estos reclamos deben ser escuchados por el Gobierno, quien debe derogar esas reformas. El pueblo quiere democracia, no quiere dictadura“, dijo Daniel Dávila, quien trabaja en una aseguradora.

La manifestación pacífica de los trabajadores frente al complejo Pellas empezó a mediodía y hasta alrededor de las 3:20 de la tarde, cuando la Policía Nacional envió sus tropas de choque a reprimirlos con gases lacrimógenos y balas de goma.

Un gran número de los trabajadores se refugió en el parque del complejo empresarial, aunque las fuerzas de choque no respetaron la propiedad privada y les lanzó piedras y balas de goma.

La Prensa Nicaragua

El presidente de Nicaragua envía al Ejército a uno de los focos de las protestas contra su Gobierno

Ortega había ofrecido horas antes “sentarse a la mesa” con el sector empresarial, tras tres días de violencia y diez muertos en el país

Tras tres días de manifestaciones, 10 muertos y decenas de heridos, el Gobierno de Daniel Ortegas se había comprometido a dialogar para tratar de frenar las protestas contra su Ejecutivo sandinista, iniciadas por su intención de reformar la Seguridad Social. Horas después de que hiciese ese supuesto gesto, la madrugada de este sábado, su Gobierno ha enviado tropas del Ejército a la ciudad de Estelí –localizada a 185 kilómetros de Managua–, convertida en uno de los focos de las protestas. Imágenes de los medios locales mostraban enfrentamientos entre oficiales antidisturbios y manifestantes, e incendios en la ciudad, hasta hace una semana bastión del FSLN. Las tropas entraron como apoyo a la Policía y replegaron a los manifestantes. Medios locales mostraban la imágenes de militares armados patrullando el centro de la ciudad. Se había reportado un joven muerto, pero no había sido confirmado por las autoridades.

Mientras tanto, la Conferencia Episcopal de Nicaragua emitió durante la madrugada del sábado un comunicado condenado la represión contra los manifestantes y exigió al Gobierno derogar las reformas al Seguro Social, que iniciaron las protestas. “Exhortamos a las autoridades del país a escuchar el grito de los jóvenes nicaragüenses y la voz de otros sectores que se han pronunciado al respecto de las reformas y derogarlas”, se lee en el comunicado de los obispos. “Una decisión unilateral siempre trae consigo la inestabilidad social. Rectificar las decisiones tomadas es signo de humanidad, escuchar es camino de sensatez, buscar a toda costa la paz es sabiduría”, agregaron.

Horas antes Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Ortega, había informado que el presidente comparecería ante la nación este sábado al mediodía, hora local de Nicaragua, junto al jefe del Ejército, Julio César Avilés, y la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera. Murillo, sin embargo, no se refirió a la represión oficial desatada contra las manifestaciones que se desarrollan en todo el país y que han dejado una decena de fallecidos, una radio incendiada, saqueos y edificios públicos ardiendo en llamas.

“El Gobierno ha aceptado reinstalar la mesa de diálogo. Al escuchar el llamado del COSEP [Consejo Superior de la Empresa Privada ] respondemos a ese llamado y confirmamos nuestra disposición de continuar el diálogo”, dijo Murillo, quien afirmó que la reforma de la Seguridad Social que desató la indignación de miles de nicaragüenses no es más que “una resolución administrativa”, aunque en realidad el presidente Daniel Ortega la promulgó por decreto y la publicó en el diario oficial del Estado, en una decisión unilateral que fue rechazada por las principales cámaras empresariales del país.

Está por verse si tras el envío del Ejército, la propuesta de diálogo continúa. También cuál será la respuesta de la cúpula empresarial, que el jueves compareció en pleno ante los medios de comunicación exigiendo un cese de la represión, el respeto al derecho de la población a manifestar su descontento y el fin de la censura contra los medios de comunicación.

“Daniel Ortega hará el sábado una puesta en escena”, dijo a EL PAÍS la periodista y líder feminista Sofía Montenegro. “Esto es una tercia, pero no cambia el panorama. El hecho es que hay una ley sobre la Seguridad Social, publicada en La Gaceta, que generó un movimiento de indignación. El enojo en Nicaragua es de tal magnitud, que el Consejo Superior de la Empresa privada (COSEP, la principal cámara empresarial del país) camina sobre una delgada línea roja. Cualquier acuerdo entre Ortega y el COSEP es un arreglo entre cúpulas, porque el COSEP es un representante más de la sociedad civil, pero no representa a la ciudadanía”, explicó Montenegro. “Una verdadera mesa de diálogo tiene que tener representaciones de todos los sectores, un debate nacional público y transparente. Antes que eso se debe suspender la represión de inmediato, restablecer la libertad de expresión y dejar de perseguir a los estudiantes”, agregó la analista.

Se abre de esta manera un nuevo escenario en Nicaragua, en el que está por verse si los empresarios volverán al modelo de “consenso” en el que discutían todos los temas importantes solo con el Gobierno, sin tomar en cuenta a otros interlocutores o se abre un verdadero diálogo público en el que participen otros sectores de la sociedad.

También está por verse si cesará la indignación de cientos de miles de nicaragüenses que han salido a las calles en todo el país a manifestar un descontento por años incubado. El viernes se mantenía la represión contra miles de estudiantes que se manifestaban en las principales universidades públicas del país. La cifra de muertos ascendió a diez, entre ellos Álvaro Conrado, de 15 años, y un estudiante universitario identificado como Michael Cruz.

“Lamentamos la pérdida de valiosas vidas de nicaragüenses. Estamos hablando de diez hermanos fallecidos. Mañana (sábado) vamos a hablar de los nombres de esta tragedia”, dijo la vicepresidenta Murillo.

Managua era la noche del viernes un polvorín. En varios puntos de la ciudad se podían escuchar detonaciones y disparos. Los manifestantes quemaron varios Árboles de la Vida, estrafalarios monumentos de hierro y luces que Murillo mandó a plantar en toda la ciudad y que son considerados el símbolo del poder de Ortega y su esposa. Las imágenes mostraban a grupos de nicaragüenses luchando bajo el fiero sol para derribar esas moles de metal. También se quemaron letreros enormes de la pareja presidencial, pero las escenas más dramáticas se vivieron en León, donde incendiaron la sede del INSS y otros edificios públicos, además de Radio Darío, una emisora crítica con el Gobierno; en Masaya, donde decenas de personas construyeron barricadas en las calles y se registraron saqueos a negocios; y la turística Granada, donde hubo un intento de quemar la alcaldía. En Managua los manifestantes intentaron quemar la Radio Ya, afín al Ejecutivo.

La crisis que vive Nicaragua ha demostrado que Ortega solo está dispuesto a negociar al borde del abismo, pero también ha hecho evidente un malestar nacional con el régimen que se ha trasladado a los estudiantes de las universidades públicas, hasta ahora silenciados por el Gobierno. Son ellos los que marcarán el paso en las próximas horas.

El País

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »