Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alfredo Salgado: El fondo para el desarrollo explosivo de Venezuela

Alfredo Salgado: El fondo para el desarrollo explosivo de Venezuela

Venezuela siempre fue empujada hacia el lado de sus debilidades y no el de las fortalezas. Ese es uno de los grandes errores históricos que hay que agregarle al saldo deudor de algún liderazgo antihistórico nacional.

Los intentos que se hicieron por darle competitividad a la sociedad venezolana, estimular sectores alternos de la economía que nos alejaran para siempre de la nostalgia cafetera y cacaotera, fueron torpedeados con furia desde toda tribuna y y medio de comunicación, por muchos Enemigos Invisibles de la venezolanidad, denigrando de los ímpetus modernizadores con epítetos tales como Excremento del Diablo y Parásitos del Petróleo. Era y es, el gomecismo, la barbarie del siglo XIX que se niega a morir, que engendró este hijo degenerado que es la revolución chavista, cuyo padre es José Tomás Boves y su madre, Doña Bárbara.

Ellos ven a Venezuela como una gran teta de la cual pueden chupar solo ellos, mientras le arrojan a los menesterosos del país, los que no chupamos pero andamos mamando, sus escupitajos con las sobras de su boca.

Así tratan a Venezuela y a los venezolanos, como a los animales de una granja que con cualquier sobra se conforman.

En el pasado la alternativa a las Misiones del chavismo fue la Tarjeta Mi Negra, y hoy a los CLAP de Platanote, las salidas son o un plato de sopa que ofrece un seudo místico candidato o la dolarización de la economía, que plantea un sofisticado equipo económico que le dirige la campaña a uno de los más peligrosos candidatos, tan peligroso como Maduro, que hayan aparecido en el país. Peligroso por mentiroso, que en el caso de los políticos venezolanos es mucho decir.

La idea de tener un Fondo de Estabilización no es nada original, pero es muy inteligente, parafraseando a Churchil. Pero más que un fondo de estabilización, sería un fondo para el Desarrollo Explosivo de Venezuela, dirigido esencialmente a:

-El rediseño e instauración de la nueva arquitectura institucional de Venezuela, que desmonte desde la raíz, el Estado Chavista;

-La implantación de un Sistema Educativo que COPIE las experiencias exitosas en naciones de desarrollo reciente:

-Reconstrucción y modernización de toda la infraestructura física del país: vías de comunicación, puertos, aeropuertos, centros de salud y de educación, tendidos eléctricos y de telecomunicaciones, etc;

-Privatización de TODOS los sectores de la economía, dándole rango constitucional al acceso del ciudadano común y corriente, como accionista de los proyectos y desarrollos específicos;

-Reformulación, redimensión y reorientación de todas las fuerzas militares, policiales y de inteligencia del país, dirigida esencialmente hacia dos objetivos fundamentales:

(1) Guerra sin cuartel, sin límites y profunda, hacia cualquier forma de acción, de penetración y de infiltración  de la delincuencia en cualquiera de sus formas, en el tejido del cuerpo nacional, y

(2) Elevar los niveles de seguridad ciudadana a los estándares del primer mundo.

-Reordenamiento con rango constitucional de las finanzas públicas;

-Reducción drástica de las deudas del Estado y reprogramación de los compromisos de pago.

Todo este set de medidas se ejecutarán, partiendo de la base que somos una nación occidental y que es con el occidente capitalista con el que debemos establecer nuestras alianzas geopolíticas.

Los promotores de la panacea de la dolarización eluden y evitan estos temas porque para ello hay que vulnerar los intereses de los chupacabras históricos del país, cosa a la que ellos no están dispuestos, pero que hace que se les vea la trampa.

La trampa queda develada de inmediato cuando estos caballeros ocultos tras el críptico lenguaje de los economistas, se hacen los locos ante la principal fuente que para el financiamiento del país, tenemos a mano: la persecución y la recuperación de los capitales robados a Venezuela por el chavismo y colocados en la banca mundial, de tan voluminosos, que es imposible esconderlos.

¿Qué debemos hacer los economistas ubicados del lado de la decencia?, y lamento ponerlo en estos términos: debemos rehusarnos a caer en la árida discusión sobre la dolarización de la economía y exigir y poner sobre el tapete como Plan Estratégico de ejecución inmediata, la Persecución Judicial Internacional de la descomunal masa de dólares que fueron robados en los veinte años de chavismo, robo que pretende ser ocultado bajo un manto de amnesia, de malabarismos financieros y de invocación a una paz y reconciliación, que no puede tener lugar en ausencia de la verdad y de la justicia.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »