Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nelson Moran: Amanecí, un lunes feliz y contento

Nelson Moran: Amanecí, un lunes feliz y contento

El domingo en horas de la tarde, me dirigí a casa y luego de resolver algunos asuntos, me dedique a ver TV, quedándome dormido; es así que despierto el lunes, por cierto 30 de abril y a un día para el primero de mayo, día del trabajador, donde se conmemora la gesta de quienes dieron origen a dicha “celebración”, aunque hoy en nuestro país muchos dicen que no hay nada que celebrar y si mucho por lo que se debe luchar.

Bueno, el caso es, que despierto el lunes, me levanto y comienzo el proceso cotidiano hasta salir a la calle, llego a la parada del bus y noto que no hay mucha gente esperando. Me extraña, pero me monto al bus, que tiene asientos disponibles, y veo a las personas con buen semblante, risueñas; digo para mí: “Amanecimos contentos”. Bajo del bus en el centro de Caracas y realizo algunas diligencias, luego tomo el Metro, en la estación Capitolio, la afluencia de usuarios no es apabullante, como suele ser, me sorprende gratamente que solo las personas de tercera edad y otras utilizan la entrada especial.

Abandono el Metro en la estación Plaza Venezuela y voy al Gran Café, en Sabana Grande, donde me encuentro con unos amigos: Fran, Arsenio, Ana Mercedes, Atilio y Aquino; conversamos de todo, no observo a los llamados “Buhoneros”, Comerciantes informales que practican la actividad en el Boulevard; aquí recordamos las protestas de años atrás y su comportamiento: “Cuando venía la oposición tenían unos carteles de la misma, luego cuando venía el oficialismo, hacían lo mismo, le daban vuelta al cartel”. Reímos de la inventiva y viveza popular. Cosa rara, volvieron a colocar aparatos de TV en el área de toldos, y no hay cadena del presidente en campaña, es más, las noticias dicen que está mal en la competencia, y quien da la noticia es un canal del Estado.

Al término de la conversación, Fran nos animó a escribir en el portal Costa del Sol; y me dijo “Nelson sigue escribiendo que te leen bastante, tienes lectores”. Me contentó eso, y nos despedimos.

Camino a casa pude observar una Caracas tranquila, con un ambiente electoral como no se veía hace tiempo, donde todos los candidatos tenían las mismas oportunidades, salían en TV, no se utilizaba el poder del Estado a favor de nadie, no se regalaba el bien público, no se ofendían entre sí, los debates se daban con tranquilidad.

Ya en la casa, tarde, me dispuse a ver las noticias y acostarme, así fue.

Amanecí contento el otro día, de un salto salí de la cama, dicen que eso no debe hacerse, que uno necesariamente tiene que tomarse su tiempo para levantarse, respirar tranquilo, sentarse en la cama y luego levantarse. Es verdad, hay que cuidarse. Bien, ya levantado y dispuesto a salir, de repente me encuentro en la parada, “llena de gente”, los buses no se paran, veo a otras personas caminando a su destino; entonces, pregunto: ¿Qué día es hoy? Y me responden: Lunes. ¡¡¡Lunes!!! Exclamo y de inmediato reviso la fecha en el teléfono celular. Sorpresa para mí. Sí es lunes 30 de abril del año 2018. Entonces… Concluyo, estaba soñando, soñé que el Lunes Amanecí Feliz y Contento, en un país sin problemas ni dificultades, sin ventajismo oficial en las elecciones, sin competencia asimétrica.

Pero de vuelta a la realidad, tenemos un caos total: Amenazas de otro aumento del pasaje del transporte; la gente asustada por que el primero le aumentan el sueldo; la escasez de alimentos y medicinas creciendo aceleradamente, al igual que los precios; amigos y familiares migrando a otros destinos, buscando una vida mejor. Asumo la realidad y pienso: Esto debe terminar.

Pero entonces, me viene a la mente y me recuerdo que ya estamos a escasos días para el 20-M, criticado por un sector de la población, pero donde otros pensamos ejercer nuestro derecho para materializar el cambio.

Así me dispongo a seguir la vida, trabajando y luchando por una Venezuela prospera y donde todos podamos vivir felices y contentos.

Por eso considero que todos debemos votar, y como me dijo hoy una señora en el bus cuando hablábamos de lo mal que esta el país, como le dije que votaría por Falcón, respondió Yo también.

Amanecerá y veremos.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »