Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Nicolás  Maduro informó que aumentará bono “Hogares de la Patria” ¿Y el bono electoral?

Nicolás  Maduro informó que aumentará bono “Hogares de la Patria” ¿Y el bono electoral?

 

Fran Tovar- Amor con amor se paga, los que poseen el carnet de la patria, fueron a votar el 20 de mayo y pasaron por el punto rojo para escanear el referido carnet y así poder obtener el tan anhelado bono electoral que no llega, y ahora se preguntan si definitivamente lo cancelaran.

Presidente Maduro informó que aumentará bono “Hogares de la Patria”

El presidente Nicolás Maduro anunció que la próxima semana aumentará los montos de los bonos que se entregan a través del programa Hogares de la Patria.

“No vamos a cesar en la protección, la semana que viene voy a aumentar las tablas y he propuesto como meta 6 millones de hogares protegidos para el mes de julio, 24 millones de compatriotas protegidos”, dijo Maduro en su alocución en la Asamblea Nacional Constituyente, donde fue juramentado para el periodo 2019-2025.

El mandatario no detalló el porcentaje de aumento de los bonos de Hogares de la Patria, que actualmente se ubica entre Bs 500.000 hasta Bs 2.580.000, dependiendo de la cantidad de personas que integren el grupo familiar.

La entrega de asignaciones directas a hogares y personas ha sido una estrategia del gobierno intensificada desde diciembre de 2017 y que beneficia a quienes tienen el carnet de la patria.

Los ciudadanos inventaron una forma de desobedecer, pasiva y firme, llena de coraje, que consistió en dejar embarcados a los embaucadores. La indiferencia operó como forma de protesta, dándole en la madre a los que por años llevan proponiendo el falso dilema de plegarse o protestar en las calles, como si todo se definiera entre la paz a cualquier precio o la guerra por cualquier razón. La realidad desmintió al descaro de la manipulación. Los ciudadanos demostraron que la política no ha dejado de ser un espacio de creación e innovación de posibilidades, donde nadie tiene por qué sentirse obligado a los extremos, que suelen ser tan irracionales. Los que predicaron el voto participaron de la farsa como cómplices. Los que amenazaron con una pavorosa guerra civil, también se involucraron como guionistas de toda esa parodia.

Pero el establishment, sofocado por sus propios intereses, compromisos emocionales y pecuniarios no se dieron por vencidos tan fácilmente. Amanecieron el lunes tratando de hacer control de daños, o si se quiere, lamiéndose las heridas entre ellos. Tres fueron los mensajes falsos que quisieron transmitir y pasar por verdaderos: el primero que esas “elecciones” habían convocado a cerca del 50% del padrón electoral, cuando fue notoria la soledad de los centros electorales. El segundo, que es posible negociar nuevas elecciones, solicitadas a los mismos que protagonizaron esa atroz parodia, como si no fuera suficiente con lo que ha ocurrido. El tercer mensaje, que tiene sentido sentarse a negociar con el régimen, lo cual, ya sabemos, es absolutamente inútil y contrario a los intereses de los ciudadanos. No se puede dejar por fuera la necesidad de terminar de denunciar a los que hacen pasar por ciertas encuestas falsas. El país no merece ser objeto del irrespeto continuado de una secta de manipuladores de la opinión pública que se venden al mejor postor, y que siempre han trabajado dentro de la agenda del régimen. Esa oposición pusilánime, que asienta sus posaderas en las espaldas de intelectuales, comunicadores y manipuladores de la opinión salió totalmente trasquilada de este proceso.

Y el régimen sabe que vive el principio de su fin. No es sostenible porque no tiene como sostenerse. Pero mientras tanto se desespera y exige de todos los suyos la renovación de juramentos y compromisos tan peripatéticos como quiméricos. El régimen agoniza sin dignidad, honor ni sentido de realidad. Por eso pierde su aliento exigiendo aquí y allá la ratificación de una lealtad y un apego que ya no existe, así como tampoco es posible que esas órdenes impartidas con total desconcierto se transformen en realidades que alivien la tragedia de los venezolanos. Ni son ciertas las lealtades ni posibles las realizaciones. El régimen vive la perplejidad de su propio jaque mate.

Aporrea

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »