Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rubén Darío Bustillos: Venezuela: una amenaza a la paz mundial

Rubén Darío Bustillos: Venezuela: una amenaza a la paz mundial

 

*Si a este preocupante cuadro le agregamos que el sirio/venezolano Tareck El Aissame, desde la vicepresidencia de Venezuela, ha fortalecido el contrabando de drogas para financiar las actividades del grupo terrorista chií libanés Hezbollah; el cultivo de coca en Colombia sigue en aumento y los grupos ilegales se robustecen en Venezuela con la venia de la FANB, no nos queda más que afirmar que el crimen organizado transnacional seguirá profundizando sus raíces en la región convirtiendo a Venezuela en una amenaza cierta para la paz mundial.

Para la década de 1990 Colombia exportaba su conflicto civil hacia Venezuela y los grupos insurgentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), quienes llevaban mucho tiempo implicados en el negocio de la droga, se establecieron en los estados Táchira, Mérida, Barinas, Apure, Zulia y Amazonas en dónde, hasta el presente, ejercen su poder como fuerzas de ocupación, con el silencio cómplice de los miembros de las FANB.

Con Hugo Chávez en la presidencia de Venezuela, las FARC convinieron en fortalecer el negocio de la cocaína que aseguraría el financiamiento de sus actividades guerrilleras. Para tales efectos el comandante Raúl Reyes se trasladó a la capital de la república en donde fue recibido por Hugo Chávez en Miraflores con rango de embajador y atendido por el entonces Canciller de la republica José Vicente Rangel.

Por órdenes de Chávez, los militares cooperaron con las FARC, suministrándoles armas, municiones y bienes de intendencia y las autoridades tenían instrucciones de hacerse de la vista gorda mientras las FARC utilizaban nuestro territorio para contrabandear cocaína pero, los militares encargados de cumplir esa misión, rápidamente se involucraron más en el negocio para beneficio personal creando organizaciones dentro de los diferentes componentes de las FANB entre quienes se destaca el “Cartel de Los Soles”.

Del extenso informe del Centro de Investigaciones del Crimen Organizado ) pudimos extraer, que: “Durante los últimos tres años, InSight Crime les ha seguido la pista a individuos que, creemos, tienen vínculos con el crimen organizado y han ocupado u ocupan actualmente altos cargos en las instituciones del Estado venezolano. Hemos encontrado a 123 funcionarios quienes, con seguridad, están involucrados en actividades criminales. Nuestras investigaciones han dejado claro que en los niveles más altos de las siguientes instituciones trabajan personas que creemos que están o han estado involucradas en actividades criminales: La Vicepresidencia, el Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, el Ministerio del Poder Popular de Agricultura Urbana, el Ministerio del Poder Popular para la Educación, el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, el Ministerio de Estado para el Comercio Exterior e Inversión Internacional, el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, la Guardia Nacional Bolivariana, la Fuerza Armada Bolivariana, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y Petróleos de Venezuela (PDVSA).*

 

En Colombia el candidato Iván Duque, quien lidera las encuestas para las presidenciales, cuando le preguntaron en una entrevista por la situación con Venezuela, claramente reveló su actitud frente al país vecino: “Necesita seguridad, justicia e intervención de infraestructura, porque lo que hay es un corredor del narcotráfico auspiciado por el Cartel de los Soles, que está en la cabeza del gobierno de Venezuela…”.

El pasado 20 de mayo, el ilegitimo presidente Nicolás Maduro logro la reelección por medio de un gigantesco fraude que inquietó a la comunidad internacional quien no reconoce su legitimidad y ha incrementado las sanciones económicas al narco-estado. Con las arcas públicas casi vacías, Maduro se ha visto obligado a recurrir a la ayuda financiera de sus aliados narcos guerrilleros a quienes, a cambio, les ha cedido territorio venezolano para sus actividades ilegales.

Las FARC, con aproximadamente 4.000 hombres, opera libremente en el Estado Amazonas en donde explota minas de oro, diamantes y coltan; mientras que el ELN, recientemente entró en posesión de las ricas minas de oro identificadas como Arco Minero del Orinoco (AMO), tras el asesinato de más de 30 mineros que se les opusieron.

Si a este preocupante cuadro le agregamos que el sirio/venezolano Tareck El Aissame, desde la vicepresidencia de Venezuela, ha fortalecido el contrabando de drogas para financiar las actividades del grupo terrorista chií libanés Hezbollah; el cultivo de coca en Colombia sigue en aumento y los grupos ilegales se robustecen en Venezuela con la venia de la FANB, no nos queda más que afirmar que el crimen organizado transnacional seguirá profundizando sus raíces en la región convirtiendo a Venezuela en una amenaza cierta para la paz mundial. [email protected]  @rdbustillos. Caracas, 27 de mayo de 2018.-

* Este informe es producto de una investigación de campo realizada durante tres años por la Unidad de Investigación de Venezuela de InSight Crime y el Observatorio Colombiano de Crimen Organizado.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »