Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pastor Heydra: El desandar del país

Pastor Heydra: El desandar del país

 

Desde el 9 de abril de 1948, cuando mataron a Jorge Eliecer Gaitán, Colombia no tuvo un momento de paz, hasta que e l año pasado el gobierno concretó algunos acuerdos políticos con las FARC que los amainaron. Fueron 60 años de violencia política y del narcotráfico, hasta el domingo 27 de mayo cuando se celebraron las elecciones presidenciales más tranquilas de su procelosa vida republicana en las que en primera vuelta, el uribista de derecha Iván  Duque ratificó la gran proyección electoral que le atribuían las encuestas y rozó el 40% —se quedó en el 39,13%—, unos 2,7 millones de votos, por encima del izquierdista Gustavo Petro, que logró el 25,09%; mientras la  participación fue del 53,38%, un récord para el país andino.

Una semana antes en Venezuela, donde no hay segunda vuelta, Maduro ganó con 6.190.612 votos (67,8%) en una jornada que registró una baja participación del 46,02% que se convirtió también en protagonista, pues ese promedio de abstención en las tres últimas elecciones presidenciales (2006, 2012 y 2013) fue del 21%. En segundo lugar figuró el candidato opositor y exgobernador Henri Falcón, con 1.917.036 votos (21%). El tercer candidato y pastor evangélico Javier Bertucci obtuvo 988.761 votos.

El triunfo de Maduro no trajo otra cosa que más confusión y desdibujamiento de la gobernabilidad. El nuevo cono monetario dijo que comenzaba a funcionar el 4 de junio, y fue pospuesto por un mínimo de 90 días; el aislamiento internacional es cada vez más grande, pues no escuchó las opiniones de la mayoría de naciones que integran esa comunidad; ofreció darle libertad a los presos políticos y se  ve como una víctima arrinconada de sus propias palabras y de las luchas intestinas de sus partidarios, mientras ha crecido el número de oficiales de la FANB detenidos bajo la acusación de intentar subvertir el orden; la inflación crece en el día, día y el dólar paralelo dobló la cifra con la que llegó a las elecciones; mientras los productos de la dieta básica escasean o han llegado a precios inalcanzables, y son un nudo gordiano los servicios de electricidad, agua, medicina y transporte. Ofrece un dialogo en el que solo cree su asesor extranjero Rodríguez Zapatero y los españoles de Podemos. Le ofrece la guerra a los Estados Unidos, pero la solidaridad de rusos, chinos, nicaragüense y cubanos solo pasan por el tamiz de sus beneficios económicos. Los 60 años de violencia en Colombia, paradójicamente se le están revirtiendo, bajo otros parámetros, a Maduro.

Pero como afirma el periodista Luis García Mora, también se ha producido el rechazo casi absoluto de los venezolanos a los partidos de oposición y sus líderes, junto a los del gobierno. Y diera la impresión de que los partidos (léase MUD) han dado prioridad  a su papel como instrumentos de sí mismos  en detrimento de su función representativa, y ser incapaces de cumplir las expectativas de orientación, participación y configuración de la voluntad política que se espera de ellos.

Mientras Colombia, después de 60 años de violencia, va camino en la búsqueda de una esperanza, Venezuela se ha quedado muy atrás en un desandar sin destino claro.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »