Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Luis Martínez: Pugna de sectores moderados y radicales

Luis Martínez: Pugna de sectores moderados y radicales

 

Es visible la pugna que sectores moderados y radicales tanto de la oposición como del chavismo – madurismo mantienen por tratar de imponer sus condiciones e ideas en su lucha por el control del poder. Los radicales de ambos lados no dan tregua a posibles encuentros que permitan generar condiciones para que la democracia fluya plenamente. Por eso la sarta de descalificaciones que se lanzan por cualquier medio y sobre todo en redes sociales, con el objeto de hacer fracasar cualquier posibilidad de diálogo, negociación o entendimiento. Ante cualquier asomo de conversación, la descalificación de quienes la propician, no se hace esperar. De inmediato comienzan los calificativos: colaboracionista, vendido, cuanto le pagan, traidores y para usted de contar. No hay tregua. Son las consecuencias de 18 años en que, el odio inoculado por el régimen quedo sembrado, no solo en el chavismo hacia opositores, sino en opositores hacia el chavismo. Desandar el camino trazado no es tarea fácil, a pesar de que la gran mayoría del país apuesta a salidas democráticas, constitucionales y pacificas a esta crisis. Arrancar de raíz el veneno inoculado, requiere de una férrea voluntad política y propiciar escenarios de encuentros sinceros, de altura, desprovistos de trampas que solo buscan sacar provecho a este. No es nada fácil, pero es una necesidad ineludible que conviene a partidos políticos, gobierno, oposición y al país en general, pues la tarea de destruirse mutuamente, aparte de que no es el pensar de la mayoría de los venezolanos, no es posible cuando cada sector, uno más grande que otro, pero ambos con fuerza suficiente para resistir, guardan el afecto de más de dos tercios del país.

El mejor escenario que se puede construir y propiciar es el de generar espacios de entendimientos. No para cogobernar como algunos tratan de descalificar. ¡No! Pues esa es tarea exclusiva de quienes gobiernan. Pero si para restablecer las instituciones democráticas en valores de independencia y pérdida de su autonomía. En exigir la libertad de los presos políticos como lo han hecho importantes sectores políticos de oposición y el gobierno, hasta ahora,  ha venido cumpliendo la palabra empeñada. En exigir un canal humanitario para que urgentemente ingresen al país medicinas necesarias para atender la crisis que hoy sufren muchos venezolanos que padecen enfermedades crónicas que actualmente no son debidamente atendidas. En exigir y acordarse con sectores productivos para que se establezcan reglas claras para la inversión privada que genere confianza al capital nacional e internacional y se restablezca la producción nacional. En exigir planes serios que acabe con la impunidad que reina en el país y permita aminorar el delito. Todo eso es posible si quienes son fervientes creyentes de la democracia, sean del sector que sean, se esfuerzan en generar condiciones para el encuentro, dialogo, conversación, negociación o entendimiento sobre los grandes problemas económicos, políticos y sociales que actualmente padece el país. La gran mayoría de los venezolanos no quiere, no desea, ni apuesta a la confrontación violenta. Por el contrario, apuesta a salidas institucionales, democráticas y pacificas al conflicto político, porque esa vía garantiza una rápida recuperación económica y una mejor atención social de los ciudadanos en condiciones de precariedad. El gobierno debería ser el primer interesado, pero todos los sectores deben sumar esfuerzo en ese sentido. El país no le queda más cuerda que tensar, para que no se reviente, hay que conversar. Es una necesidad generar espacios de encuentros.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »