Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alirio Pérez Lo Presti: Más cerca de los amigos

Alirio Pérez Lo Presti: Más cerca de los amigos

 

“Ese día llegué a Caracas y no me asaltaron”, es la frase con la cual suelo hacer un paralelismo con la expresión de Camilo José Cela y la ciudad de Madrid en su libro La familia de Pascual Duarte. La idea recurrente de que uno está retando aquello que lo circunda y sale más o menos ileso me acompaña desde hace rato.

Desprevenido e incauto son las maneras de calificar cierta forma de conducirme desde el año pasado. Iba a cruzar el puente internacional Simón Bolívar para entrar a Colombia por Cúcuta, así que decidí llegar a San Cristóbal por tierra un par de días antes de emprender el viaje. En la casa de mi tía no me esperaba nadie, así que mientras hacía tiempo para que ella llegase, me quedé dormido en la grama de su jardín.

Estaba profundamente dormido y soñaba que me hallaba flotando sosegadamente en Cayo Sombrero, en el parque nacional Morrocoy, uno de los lugares más hermosos del planeta. En el sueño me encontraba rodeado de peces y serenidad. Infinitud de especies marinas circulaban a mi alrededor cuando un aguamala me rozó la piel generándome una intensa sensación de quemadura. Despierto y estoy rodeado de gente, mientras un policía tachirense me solicita la documentación.

Aclaro que estoy de paso, esperando a mi tía que se ha retrasado unas seis horas y luego de una gran explicación, entrecortada por los bostezos propios del más profundo cansancio, mi tía llega, aplaca la curiosidad de los vecinos y le explica al buen gendarme que no soy un peligroso delincuente sino el sobrino que llegó más temprano de la hora que ella creía.

Un buen plato de comida caliente, un colchón que da sosiego a mi cansancio y una buena sobremesa con vino incluido es el precio por haber sido señalado como alguien potencialmente peligroso por los vecinos. Lo cierto es que esa dupla entre estar reposando en el suelo y al rato estar sentado en una mesa con buena vajilla comiendo y bebiendo a mi gusto, se ha vuelto una especie de carrusel vivencial en esta etapa tan curiosa de mi vida.

La incertidumbre se ha convertido en la cresta de la ola para cualquier venezolano común y corriente y creo que esa misma incertidumbre que me embarga, también crece en el terreno de quienes hasta hace poco se sentían confiados en sus circunstancias. Lo cierto es que no dejo de hacer malabarismos para sobrevivir, siendo el viaje la manera como me he conectado con cierta forma de ser que había abandonado hace años. El viaje como una evasión y escape de realidades que nos afectan y el viaje como puerta de entrada de otras realidades, algunas de las cuales pintan mucho mejor.

Muy joven recorría Venezuela entera como si fuese el patio de mi casa. Con un espectacular Chevrolet iba de Perijá a Tucupita y de Catia La Mar a Puerto Ayacucho por las carreteras de mi país, parando literalmente en donde me agarraba la noche y descubriendo los más bellos parajes y las mejores personas.

Nada me costaba agarrar un avión para terminar en el barrio rojo de Ámsterdam o en la bahía de Nueva York. El mundo era un continuo indetenible para explorar y disfrutar a mi antojo era una forma de ser. Las condiciones de vida cambiaron y ser un explorador y un viajero tal vez hoy lleva más que nunca la marca de lo aleatorio. La incertidumbre del explorador que no sabe cuál es su destino porque el viaje se ha vuelto el fin en sí mismo.

De las cosas que me han puesto a pensar un poco más de la cuenta es la relación con mis amigos de siempre y a los que afortunadamente he venido conociendo. Como si la gran amistad fuese infinita y en esa rueda dentada que es el mecanismo de engranajes que acompaña el afecto de los amigos hubiese cabida para conocer y querer a mucha más gente de lo que hubiésemos pensado alguna vez.

Estos días creo que tengo más amigos que nunca y los amigos de infancia y juventud temprana están más cerca que siempre, porque nos hemos vuelto todos unos viajantes sin paradero fijo y lo potencialmente impredecible nos ha vuelto a reencontrar para hacernos entender que ninguno ha cambiado en lo más mínimo, al punto que pudiésemos intentar una partida de fútbol en cualquier lugar del mundo, declamar algún texto de un escritor afín y rematar con una noche de buenas Pilsen con churrasco incluido.

Caso especial merece reflexionar sobre los amigos que voy conociendo porque por Dios que jamás hubiese imaginado que las redes sociales servían de mucho y menos que me iban a poner en contacto con tantas personas generosas e inteligentes que me han brindado su infinito apoyo y calidez en esta etapa de mi vida. Es así como he tenido la posibilidad de conocer a gente similar, con afinidades comunes y cercanos intereses que poco a poco me ha generado la impresión de que sí es posible enterarse de que hay un gentío que se parece a uno y es posible que esa vinculación se pueda materializar a través de los instrumentos postmodernos en un enorme compartir cercano y reciprocidad afectiva.

@perezlopresti

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »