Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: La escuela víctima de la inseguridad roja

César Malavé: La escuela víctima de la inseguridad roja

 

Desde hace más de 18 años en  ningún lugar se encuentra uno seguro. Esa sensación se ha hecho mucho más cercana. No desaparece ni con el encerramiento en el que vivimos. Hubo tiempo en los que había sitios respetados hasta por la delincuencia. Pero hoy día es tan  frecuente el despojo de iglesias, cementerios, museos, plazas públicas y escuelas. En los últimos meses, en Nueva Esparta, se ha hecho evidente el continuo robo de nuestras casas de estudios, sitios históricos y centros culturales los fines de semana o por las noches en cualquier día, poniendo en jaque  el futuro de la región insular. Frente a esta situación el gobierno de Maduro, incapaz y centralista, responde con la extensión  del secuestro de la policía del estado Nueva Esparta. La situación ha asomado ribetes alarmantes al extremo que el director de educación, Celis Rodriguez, se vio en la necesidad de convocar a los directivos de nuestras escuelas a una asamblea el jueves 31 de mayo, quienes fueron acompañados por los dirigentes de  los seis sindicatos docentes, presidentes de institutos de deporte, cultura y biblioteca, para hacer un pronunciamiento público y llamar la atención a escala nacional, a fin de que el gobierno se sensibilice ante esta problemática que está presente en el estado.   Como si fuese poco el estado de deterioro en el cual entregó el exgobernador Mata Figueroa nuestras instituciones escolares, viene a unírsele este flagelo, que indiscutiblemente se agrava como consecuencia de la ausencia de una policía estadal en manos de la primera autoridad civil del estado Nueva Esparta, Alfredo Díaz.

Las escuelas son saqueadas varias veces al mes, se roban cables, los aires acondicionados, dejan sin nada los comedores, hasta los pupitres  son sustraídos. Las acciones  de pillerías incrementan el mal estado de la infraestructura de los centros dispensadores de educación y cultura .El robo diario de las instituciones educativas en la región insular empeora la situación de hambre y miseria de los hogares neoespartanos. Para nadie es un secreto que muchos de nuestros niños salen de sus casas sin nada en el estómago tan sólo con la esperanza de comer aunque sea ese pedazo de yuca sancochada, que es parte del menú que la “Revolución” dispone para nuestros párvulos. Mientras los hampones se llevan de las escuelas, adscritas a la Gobernación del estado, la comida, los aires acondicionados, los filtros de agua, material didáctico, papelería, lápices, colores, libros y otros útiles escolares las autoridades de la Zona Educativa, así como el “protector” frustrado, no se acuerdan del camino para llegar hasta las instituciones asaltadas. Es muy doloroso ver que cuando nuestra animada juventud muy temprano se acerca a su segunda casa entre risas y ‘‘chalequeos’’, los reciba un cartel que reza la siguiente frase: ‘‘No hay clases por robo’’. Tal situación al aumentar su frecuencia se convierte en un elemento iatrogénico del proceso educativo que conlleva al   declive en el rendimiento académico o a la deserción escolar. Por otro lado, se altera la planificación y se va en contra de la permanente formación educativa del estudiante. La triste realidad que caracteriza a nuestras escuelas, frente al flagelo delictivo, movilizó a directivos, sindicalistas, padres, representantes y autoridades educativas de la gobernación del estado Nueva Esparta. Frente a la misma sede de IAPOLEBNE solicitaron la inmediata “liberación” de la policía secuestrada por el gobierno nacional a los fines de que sea regentada por el gobernador Alfredo Díaz. Hay necesidad de crear una triada Escuela-Policía-Comunidad para salvaguardar la integridad de nuestra educación. La relación entre las policías, comunidades y planteles permitirá disminuir porcentualmente la cantidad de hurtos, haciendo proporcional la disminución  en la deserción escolar y bajo rendimiento académico que tanto acusan los centros escolares luego de una interminable repetición de asaltos.

@cesarmalave53

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »