Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pedro García Molina: Frente a los que fuerzan atajos  en el país…

Pedro García Molina: Frente a los que fuerzan atajos  en el país…

 

Necesario es hoy recordar este pasaje de la Odisea:  Al final de la citada obra, después de todo un largo tiempo errante, Ulises yega por fin a su Palacio de Ítaca. Al ver su mujer acosada por impúdicos pretendientes, que están comiendo y bebiendo en su hacienda, Ulises se inflama en cólera vengativa. Pero no se lanza imprudentemente sobre ellos sino que se contiene diciéndose: “Paciencia, corazón mío”. Esta breve recomendación que el héroe se hace a sí mismo, a la vez constatado y calmando el ardor de su ira, es quizá el comienzo de toda nuestra psicología, la primera muestra culturalmente testimoniada de autoconciencia, según lo ha señalado muy bien, (Jacqueline de Romilly en un exquisito libro que yeva precisamente por título las citadas palabras de Ulises”. Hagamos por todos los medios posibles un yamado de alerta temprana a cuanto Anti-Ulises redivivo, prestos a darle rienda suelta a sus frívolas rabietas que ensayan desatar sus íntimas venganzas preconcebidas, no nos prestemos a servirles de  trompos servidores a los tejedores de fantasías fatuas, ni permitir que el grueso de el país sea sorprendido en su buena fe, que nos hagan caer de nuevo en la tentación de jugar en el tablero equivocado, mordiendo el peine, el de una vía rápida, para darle cauce de salida y rápida a esta etapa compleja. Lo aconsejable es continuar a paso firme.

Una acotación necesaria…

¡Cuidado, cuidado!, en enero-2010 ya advertíamos referido a  comprarle al régimen su soñada y singular interpretación de una versión criolla de su “Playa Girón” que tan buenos resultados le dio a Fidel Castro para eternizarse en el poder. ¡Cuidado!, es lo que han venido añorando con impaciencia, lo han imaginado con delectación desde tiempo atrás, sin resultado alguno. Esta falta de efectos ha sido posible gracias entre otras cosas, a lo timorato del liderazgo de turno, y a la convicción raizal del pueblo venezolano de ser demócrata aun con todas sus fragilidades y de para siempre serlo. Precisamente, ha sido esta la mejor reserva civilista para derrotar el militarismo, el mesianismo, el autocratismo, abatir tiranías y dictaduras, socavar caudillos que los áulicos, aplaudidores y cortesanos han colocado en los zócalos del mito, incluidos a quienes se han disfrazado de demócratas, para luego dejarlos caer estrepitosamente… No en balde, esos mismos esperanzados repetidamente han señalado el camino frente a estas deformaciones de la venezolanidad. persistentemente, igualitario y libertario, siempre con la esperanza hecha sueños, que   nos dijo: ¡Más abajo pisó Bolívar!, recordándonos siempre que su Bolívar no era el que adoraban en las alturas del poder, para el asalto, el cohecho, la corrupción, ódijo, ¡Más abajo pisó Bolívar!, que era el Bolívar de ellos y no el que le habían puestos en los sagrarios, para apartárselo.¡Cuidado!¡Mucho cuidado!, porque este gobierno sedicioso y siempre impostor ya por largos años, ha entrado en el territorio de la perturbación de la que no logrará salir, porque el pueblo, siempre fue así y lo sigue siendo, arremetió con una carga de profundidad el 6 de diciembre del 2015, cargó optimista el 16 de julio del 2017, a pesar de las omisiones gravosas del “liderazgo”, repitió disparando a la línea de flotación el 20 de mayo, solo que el deshilachado y intimidado reducto opositor en liza no logra escrutar y así rechazado, se preparará para otro intento, hasta conquistar su victoria. Y eso lo sabe perfectamente el gobierno. Por eso tiene excesiva y  chillada angustia que se multiplica, minuto a minuto., y en su desesperación, echa mano de viejos expedientes, y de añejos anhelos, he allí la necesidad vital de tener su “Playa Girón”. Por supuesto, en manera alguna está esperando una invasión de fuerza exterior alguna, ya esa esta instalada aquí la incursión buscada, por ello, aceptada y permitida (por todos). La avanzada cubana, que tiene hace un rato instaurada su Angola en el país; en lo que han fallado una y otra vez es en la justificación para desatar toda una ofensiva que le permita posicionarse y recuperar el terreno perdido de manera creciente en el querer popular… Sabe que el cheque en blanco que en el ayer reciente le firmaron los desposeídos, hoy se lo han anulado. Ya no lo podrán cobrar ni siquiera por un monto menor, ni por transferencia, menos en efectivo. Por eso están dando pasos tácticos que creen correctos promoviendo incesantemente niveles de conflictividad a pequeña y mediana escala, con todo tipo de nuevas y viejas carnadas de carácter experimental, para ver los resultados y analizarlos; avanzando y retrocediendo con torpezas más de las veces. Muchos cándidos exhiben hoy su alegría, porque consideran que al régimen le yegó su final y hasta los ingenuos inteligentes no dejan de sonreír porque  los otros adoradores de (Mammón), ya se ven pateando los pasillos del Palacio de Misia Jacinta. Unos y otros no han entendido aún que este es un gobierno de un exclusivo grupo de militares, y factores de poder real externo que sin escrúpulo, viene ejecutando en nuestra sociedad, experimentos que por su naturaleza, al contrario de las ciencias experimentales, le están vedados por método y ética a la ciencia social, inducidos con vesania por militares extranjeros, que en sus propios países no aplicarían estos ensayos. Deben saber estos ingenuos inteligentes, que este es un gobierno que al grueso de los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas, los mantienen bajo el filo de la sospecha, al igual que los trabajadores, los desempleados, la pobreza urbana y sectores de la baja e intermedia clase media, y a sus aliados en completo estado de subordinación bajo la incesante postura de rodilla en tierra, como lo hipan a cada minuto. Han logrado conservar algunos nichos de los mas pobres en los cordones de miserias de zonas rurales y en nuestras ciudades atados al excedente esporádico que les otorga, (bolsa de Mercal y bonos), así como el control psicológico, por inducción al miedo paralizante al personal de oficiales, clases y soldados y la constante ofensiva a través del estímulo de los “destacamentos del hampa, (léase colectivos)” para que mantengan al borde y de manera irredimible el miedo entre todos los sectores especialmente a la desdibujada clase media. Aún hay focos de resistencia entre los trabajadores y en los estudiantes. Con los primeros porque todos ellos habitan en esos cordones de miseria y están habituados a convivir dentro de ese  entorno social, y aunque con inconformidad valoran su relación laboral, los segundos porque históricamente, por ser jóvenes, siempre han demostrado “la fe, el coraje y la inspiración juvenil de cambiar”. Por eso hay que tener mucho cuidado, particularmente en este preciso momento, en el dilema en que se encuentra el país todo, sumado a las contradicciones profundas que van en firme ampliación en el seno del gobierno. Pero ¡cuidado¡ estas han permitido que sectores del mismo, especialmente de la derecha roja  tienda puentes de plata para asegurarse en el futuro inmediato, la impunidad, que permita el disfrute de los bienes perversamente logrados en obscena alianza con rancios sectores ubicados, teóricamente, en la oposición, la punta del iceberg de los que nunca dejaron sus vínculos con sus pares en el gobierno en los asuntos de los negocios y contratos mediante interpuestas personas, y que se han repartido el excedente de la renta producto de los saqueos al erario público. Por lo pronto, hacen esfuerzo por seguir ideologizando al pueblo, y ya dieron arranque con un lema., que genera hilaridad, de que “lo importante no es el tipo de cambio, sino el cambio del tipo”. Con ello dejan abierta la posibilidad de que “cambiar al tipo” que es lo que se busca, aunque ese cambio sea por alguno del mismo combo gubernamental, “más digerible”, una especie de Adolfo Suárez en la transición española. Pero también podría ser por alguno de la oposición “más digerible” por el chavismo, uno de esos que en el seno del chavismo son considerados como “la oposición permitida”. La otra cara ¿Forzar su salida? De hacerlo se presentan dos opciones: o hacerlo a través de un hecho de fuerza lo que nos conduciría a la implantación de una dictadura, o, a través de que algunos en quienes lo soportan instasen la renuncia adelantada para iniciar la transición, en ambos casos, lo mas seguro es que su desplazamiento lo cobrarían los nuevos sectores financieros que se han gestado in extenso en el seno del gobierno, es decir, de “la derecha revolucionaria”, que está integrada por la derecha financiera rojo, rojita; la azul y la amarilla. Pero pudiera ser que estos comensales de última hora, los ingenuos inteligentes, estén muy conscientes de que le están haciendo el juego al “chavismo sin Maduro”, sin percatarse en la respuesta a la ya clásica pregunta de quién es el beneficiario de todo esto. En este escenario, responder a ¿Quién sería el favorecido? Es harto ocioso devanarse los sesos en hurgar las posibles respuestas. ¡Pues nada menos que el mismísimo régimen militar y sus conmilitones! Los sectores populares continuarían con su idéntica hambre, con su igual esperanza marchita. Si estos invitados de última hora, los ingenuos inteligentes, no están conscientes de que le están haciendo el juego a ese “Chavismo sin Maduro”, la conclusión es de pronóstico. Pues por no saber de historia política, o por estar por tantos años desapegados a la lectura que los hace cada día políticos por desuso, desconocen ejemplos que auque no se indexen sociológicamente, dan pistas como el caso de el Perú, sí en el Altiplano sereno y profundo, esta fue una salida a la crisis política que se empleó en dos oportunidades, como última ratio, precisamente en dos gobiernos militares: el del general Manuel Odría, en el cual se dio por una vía pactada hacia la democracia, con el compromiso de la impunidad; y, en el gobierno del general Juan Velasco Alvarado, “el chino”. Como éste último pudiera ser de mayor gusto del chavismo, no es descartable que se use este expediente. En este caso, el segundo de a bordo, el general Francisco Morales Bermúdez, mano derecha del “chino” le dio un golpe y lo desalojó del poder, echó para atrás todas las políticas que aquel venía implementando, pero en los acuerdos garantizó la impunidad para su ex-Jefe. Y los peruanos entusiasmados, ¡exclamaron menos mal que salimos de este loco!, pero no fue enjuiciado. Y sin ir muy lejos, aquí en Venezuela, con el  derrocamiento del general Pérez Jiménez, justamente el timonel designado fue uno de los firmantes del Acta que justificó el cuartelazo militar contra el presidente constitucional Rómulo Gallegos, Larrazábal, para más señas, compadre de aguas del dictador, y suscritor del Acta en la cual las Fuerzas Armadas derrocaron al Dictador,  para calmar la revolución social movilizada en las calle que no se tragaba esta fórmula de transición, optaron por una solución metálica: o plomo, o plata. Decidieron darle plata a través del Plan de Emergencia y con eso fueron bajando la temperatura social tornada de incandescente a tibia. Por esta razón, si lo derrocan, simple y yanamente le harían un invalorable favor  de quitarle de las manos la papa caliente que lo está chamuscando en estos momentos, y que le permitiría la justificación histórica y apelarían al argumento muy manido de que  sectores conservadores mezquinos, con su traición (porque le darían este concepto que pretenden mágico) impidieron una revolución inclusiva de los mas débiles ¡No señor! Un golpe lo liberaría de tal manera que no se vería obligado a responder y enfrentar, con todas sus consecuencias, sus errores, sus desatinos, su incapacidad, su improvisación, el nepotismo, y su corrupción sin límites. No asumiría el tener que agenciar soluciones, no enfrentaría responsabilidades, no tendría que afrontar las olas del descontento ni las manifestaciones populares en su contra de sus propios adherentes que inevitablemente se le vendrían encima como ya lo han comenzado a hacer, en esta etapa de su erosión, en el que para prolongar un poco más su período, está obligado por fuerza de los hechos, reciclar la larga lista de incapaces, que tiene de sobra, encarcelar “corruptos”, que han crecido como la verdolaga. Forzarlo a salir sería su mejor carta, por le permitiría una huida hacia delante: no asumiría que rendir cuenta detallada por lo que le ha regalado irresponsable e ilegalmente otros países en detrimento del nuestro, de las carencias del pueblo, de sus necesidades más sentidas, de sus anhelos y esperanzas. No le harían falta ni el Niño, ni la Niña ni el, ni la caída de los precios petroleros, ni la guerra económica, ni un ataque del Imperio. Exclamaría: ¡“pa. que más! No tendría que reconocer ni un solo error. Seria su liberación total pero si además tiran y pelan ese boche, (especialmente  ese equipo de supuestos complotados que de vaina alguna que otra ves arriman), que en las condiciones actuales  de apresto operacional seria casi seguro, utilizaría todo el aparato represivo del estado de manera abierta, justificada,  pero si pegan el boche aunque sea de marrana los ayudarían en su propósito al deponerlos, tener la histórica coartada de que los derrocó la mezquina derecha por su resteo con los más débiles y seguiríamos como lo hemos venido haciendo, como muñecos adocenados, tratando de justificarnos ante el mundo en lugar de enfrentarlos decididamente y no salir corriendo para el Perú, o para Miami,  ya dan pena ajena los comentarios que se hacen en algunos hermanos países, a soto voce, de nuestra bien exhibida cobardía última. Un intento fallido le suministraría combustible para purgar a la pálida y timorata oposición interna, (como de hecho lo han venido haciendo), además le permitiría profundizar su acción represiva, más allá del límite de las dos ultimas etapas y quebrar los núcleos democráticos que se vienen gestando en diversas organizaciones que no están en el radar ni en la nomina de la oposición ni del gobierno. Perderíamos hombres y mujeres valiosos en una nueva andanada de verdaderos exilados políticos. No como ahora que de cada diez exilados, la mitad son ex-burócratas de gestiones que tienen muy poco que exhibir. Se ampararía en la Doctrina de Seguridad del Estado y en la nueva y extravagante habilitación para nuevas persecuciones, como lo hicieron a partir del 2002 denunciando los golpistas, pero inhabilitándonos por la acción de aquel grupo de envanecidos lerdos que el 11-A (imbéciles atávicos) que dieron al traste con la mas glamorosa gesta ciudadana por sus cobardías y mezquindades. Pero ¿saben qué es lo grave si fallaran? ¿Lo objetivamente dramático? Que seguiríamos igual, sin luz, sin agua, sin seguridad. Sin hospitales, sin escuelas. Sin carreteras. Sin justicia. Sin industrias. Sin progreso. Sin divisas. Sin producción. Sin división de poderes. Con hiperinflación y desabastecimiento. ¡Y con los militares en el poder! Nada de lo que nos está ocurriendo en términos de servicios, ni la devaluación, las vergonzosas colas, no es casual, todo está fríamente previsto y calculado contando simultáneamente con nuestro demostrado desconocimiento histórico y con la galopante e improductiva pedantería retórica de la que hacemos gala.  Eso es lo que grita a voz de cuello el obstinado sentido común. Y nos encontraríamos nuevamente, en el círculo vicioso, un retrotraimiento al mismo estado en que nos encontramos el día previo al día 20 de mayo, como les gusta decir a esas mentes afiebradas que optan por recorrer las veredas peligrosas: Que si las feroces medidas de racionamiento se anuncian con la ligereza, que lo hacen sin consultarnos, que no se nos dijo suficientemente con antelación para prepararnos, que es lo mismo como si anunciaran que en Guadualito nacieron trillizos, que la implantación de todo este paquete de medidas alternativas; que están afectando a 30 millones de venezolanos. Esto, lo que antecede, es señal de que no es tan improvisada como quieren hacernos ver nuestros descaminados “líderes” opositores. Para pisar en tierra firme hay que bajar de la torres de observación en que se han convertido las cómodas oficinas, desde donde con costosos larga vista, y frasecitas hechas como Se Va, y criterios de campañas focales teorizan sobre el futuro inmediato. Este gobierno, en material de maldades, no da puntada sin dedal. Saberlo es importante, porque sus intenciones reales apuntan a querer que le mordamos el anzuelo que nos han tirado, conscientes de la conducta inmodificable, de esa oposición de marras  en demostración viviente y actual de las teorías de Pavlov, que reaccionan de la misma manera a igual estímulo. Mucho !ojo¡ con esto, porque lo que quieren de nosotros es que nos embelecemos con la forma y no con el contenido. Están lanzando una carnada, para que los saquemos del ahogo, y al intentarlo por el camino equivocado, nos hundamos lo más profundo en la caverna, y quienes se empeñan obstinadamente en esta vía como la única salida, más vale que tengan clarísimo, antes de hacerlo, algunas sencillas cosas: ¿Cómo van a resolver los detalles cotidianos, del agua, la luz, la inseguridad? Porque la impronta de la gestión de algunos aspirantes a sustitutos, es el de la improvisación. Los daños inflingidos a nuestro país, con la crisis que comenzó a mostrarse a partir de 1970, que desde ese tiempo se ha venido exponenciando en las etapas subsiguientes y con marcada agudeza en esta , será necesario para su solución al menos dos o tres décadas, para que de nuevo transitemos por el sendero de la sana evolución sin sobresaltos, impelida de manera inexorable e inevadible con la inclusión de todas los sociales y  por supuesto con programas de inclusión real de los preteridos de siempre los que nada tienen, los sedientos, siempre en busca  de la luz.. Y los chavistas en la oposición, créanme, por muy medrosos que sean, no sería tan difusos, etéreos, irresolutos en sus acciones como hasta ahora lo ha sido la actual oposición. No hay que dudarlo, no solo serán unos subversores, sino desestabilizadores permanentes, no vamos a valorar por ahora lo de su vinculación con (grupos islámicos, sobre el que hay que abrir un capitulo aparte). Un nuevo gobierno, afectado con el síndrome imperante que acogota hoy a los actuales gobiernos regionales, distintos a los del chavismo, tendría las horas contadas. Ese sería su sueño dorado…. Y nuestra condena eterna.

Los daños que han desgarrado a la Republica son tan agudos, que tomará años resolverlos y mas vale que estemos claros en ello, y, lo más importante, que “los líderes que en innumerables blog y en sus recorridos por el exterior  a diario se autopromueven profusamente como los nuevos profetas, que nos yevaran a la nueva tierra prometida, se lo digan al país”. No habrá milagros y el chavismo rojo, el chavismo amarillo, el chavismo azul, el chavismo auri-negro, el chavismo voluntario y el chavismo blanco deben desaparecer, para que de ellos solo quede el recuerdo amargo y la experiencia infausta que nos prevenga de nuevos falsos profetas. Para que a nadie le quede duda que el último Mesías  vernáculo teniéndolo todo, todo, todo lo arruinó. En días pasados ha estado circulando  insistentemente, una nota yamando  a un Paro nacional. ¡Dios nos libre! Tiene todas las trazas de ser una elaboración del laboratorio oficialista bajo el tutelaje de los expertos de la Antilla Mayor. Para que le saquemos las castañas del fuego.  No señores. Que nadie los tumbe y que nadie lo intente. Que crezca el descontento, que se multipliquen los reclamos, que ruja desde la profundidad del mismo averno que lo trajo, que la succionadora acabe con esta falsa en mala hora para los (no para los revolucionarios sinceros, que los hay),  resentidos e incompetentes. Que los asfixien los reclamos, que los abrumen las protestas, que los culpables se vean señalados y execrados por sus pares que de verdad militaron y militan con fe y esperanza como lo hemos hecho los mas en el sueño de un país democrático; que no tengan dónde esconderse ni argumentos con los cuales justificarse. Que todo ese alto mando se queme con la braza caliente que ellos mismos se agenciaron y de él solo subsistan borrosos recuerdos… que pasemos la página y un nuevo amanecer brillante y cristalino como las aguas del Orinoco, nos reencuentren a todos para que avancemos por el camino, que a su manera, cada uno hemos soñado para nuestros hijos, todos los hijos, y todos nietos, los nietos de todos y eso solo es posible en una democracia.

 

“En el país pasa el tiempo y el segundero avanza decapitando esperanzas”…

 

[email protected]

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »