Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Johnny Galue: Los efectos de la primavera democrática en Venezuela

Johnny Galue: Los efectos de la primavera democrática en Venezuela

 

En Venezuela existen condiciones para que surjan nuevas propuestas políticas, como nuevas formas de hacer política,  entre esa  lucha entre las viejas y nuevas formas de hacer política. El énfasis en cambiar, para favorecer este surgimiento, es necesario.

Lo fundamental,  es que deben estar,  dispuestos  a cambiar y a restablecer el orden interno e institucional.

La corrupción en Venezuela  tiene analogías con lo ocurrido en Italia y lo ocurrido en Guatemala. En Italia la corrupción condujo a que el principal partido político de la historia de post guerra,  así como el tercero, el Partido Socialista, se disolvieran.

En este proceso de incertidumbre,  la corrupción deberá de introducir en Venezuela, una dinámica impredecible, pero de definitiva renovación del sistema político Venezolano.

Nos ha sorprendido, que a la fecha, ninguno de los sectores de la sociedad, no haya preparado ningún evento, sobre propuestas para la necesaria Reforma del Estado, como lo son la Iglesia, empresarios, ex funcionarios y personas vinculadas a centros de pensamiento o a organismos no gubernamentales. No se escucha propuesta alguna, mientras la institucionalidad y el Estado se desmoronan. Parece increíble, que  sectores tan importantes como los que acabamos de señalar, se muestre indiferentes a lo que el País les está exigiendo, pues no es un escenario reservado exclusivamente a los políticos.

A nuestro parecer, tiene que ver con los efectos de la primavera democrática, que incluirá la muerte de algunos partidos, la incertidumbre para otros, quienes podrían ser objeto de una lenta agonía que se podrá medir, probablemente con un panorama partidario totalmente diferente.

Deberán, de tomarse  muy en serio, lo que ocurre en el País,   síntoma claro de un malestar que se ha incrustado profundamente en la sociedad. Las rectificaciones y los buenos propósitos que unos y otros se han apresurado a anunciar,  demuestran  que esta situación, no puede dejarse pasar con estas medidas cosméticas del Régimen.

La evidente falta de sensibilidad,  ha de suscitar una reflexión sobre la perniciosa rutina en la que han caído muchos, que se preocupan de complacer a los dirigentes de los partidos y olvidan soberanamente sus deberes.

Mientras a los ciudadanos que soportan el peso de la crisis, no es de recibo que quienes los representan, sigan incurriendo en errores y se sientan por encima de estos.

En estos sectores de la sociedad,  debe predominar la vocación de servicio,  pues, pueden convertirse en una rémora para el País. La Sociedad, ha comprobado también que las nuevas tecnologías pueden ser devastadoras en la fiscalización de la vida pública y aunque muchas de las críticas se hacen con un tono desmedido, ahora saben que los ciudadanos tienen un medio muy eficaz para hacerles llegar su indignación. En sus manos está aprender la lección.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »