Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Socialismo siglo XXI es un desastre

Arturo Molina: Socialismo siglo XXI es un desastre

 

Los llamados socialistas siglo XXI han mostrado al mundo que son los padrotes de la pobreza y el desastre. Son los generadores de frustraciones sociales. Impulsan el credo de la propiedad colectiva porque no tienen capacidad para crearse la suya, deben en consecuencia apropiarse del esfuerzo de otro. Viven anclados en el pasado y sus actuaciones provienen de la prehistoria. La política económica de empobrecimiento se les fue de las manos. Los presupuestos familiares colapsaron, y ahora invitan a criar cochinos, chivos y demás especies animales en apartamentos y casas. Para todo tienen excusa. Las soluciones son pesadillas para la sociedad.

El oficialismo no percibe que hasta para comprar un lechón es insuficiente el ingreso que recibe el ciudadano. Las verduras están con precios innombrables. Las semillas no se consiguen en territorio nacional, y en consecuencia deben importarse con divisas conseguidas en mercado negro. Los huevos alcanzan los cuatro millones de bolívares por cartón, al igual que la carne, pollo y demás alimentos. Decirlo es una cosa, adquirirlos es otra.

Después del 20 de mayo no se ven mejoras, ni va a pasar, al contrario, la crisis se va a profundizar, porque el sistema político imperante sigue en manos de los mismos actores responsables del desastre e ineptitud gubernamental. Tampoco iba a cambiar si gobernaba Bertuchi o Falcón. El tejido social fue destruido por el socialismo siglo XXI, recomponerlo requiere de la integración de todos los sectores sociales. La unidad de la sociedad democrática, diversa, pero demócrata, clama ante el desbarajuste. El diagnostico existe, los actores para transformar esa cruel realidad también. El acuerdo por el interés superior: VENEZUELA, no puede seguirse prolongando. Si el problema es el otro, ¿porque convertir la solución en el problema?

La diáspora crece, al régimen le da igual. Las familias sufren, pasan momentos de dolor al ver a seres queridos marcharse, bien porque buscan una vida mejor, o porque se les mueren en sus propias narices sin poder ayudarlos. La opinión y presión internacional ha hecho su trabajo. No le han servido las dólares al socialismo siglo XXI para comprar voluntades. Ya las divisas extranjeras no las reciben a granel. No hay préstamos y las deudas son mil millonarias. La producción petrolera decrece permanentemente. Las demandas internacionales por países y empresas exigiendo pagos e indemnizaciones por expropiaciones son abrumadoras.

Al final del día se ve el resultado orquestado por la ignorancia: el socialismo del siglo XXI es un desastre.

[email protected]

 

www.jarturomolina.blogspot.com

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »