Inicio > Cultura > Descubre cómo ser más feliz cambiando tu lenguaje

Descubre cómo ser más feliz cambiando tu lenguaje

 

Expertos en neurociencia cognitiva, liderados por el pionero en la investigación del lenguaje, Luis Castellanos, han estudiado el efecto de las palabras en las personas. Mediante un encefalogramas corroboraron que las palabras positivas “activan el tiempo de reacción del cerebro” versus a las negativas o las neutras.

María Alejandra López

El estudio de los términos, empelados a diario y que pueden determinar el rumbo del pensamiento y de la actitud frente la vida, ha llevado a Castellanos y su grupo a trabajar con deportistas talla mundial con el fin de incluir un lenguaje más positivo en su vida.

Luego de comprobar los beneficios del lenguaje positivo en el desarrollo personal y el rendimiento profesional, Castellanos publicó “La ciencia del lenguaje positivo” (Editorial Paidós). El texto recopila estudios, consejos y ejercicios para quienes se puedan beneficiar de ello.

Detalla qué lenguaje usas

En el libro se planea un plan para aumentar nuestras palabras positivas en tres etapas. El primer paso compre la toma de conciencia sobre sus propias palabras, una por una. Para revisar la forma en que se expresa puede aplicar dos formas

  1. La primera recopilar sus escritos o grabarse en una conversación para después transcribirla. Esto le ayudará a reconocer sus fallos (como una gran utilización del ‘no’, la falta de nombres propios o de adjetivos positivos, uso las muletillas…)
  2. La segunda, en pedir a su circulo más cercado que le hagan una pequeña valoración de su lenguaje.
  3. La tercera identifica las que desees reemplazar y autoevalua los resultados.

Una vez reconocidas las características del “lenguaje negativo”, escoja cuales son las que desee incorporar a su día a día. Es recomendable reemplazar las negativas con Alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, diversión, inspiración, admiración y amor“, son 10 de los términos ideales para afrontar condiciones de desesperanza, tristeza, decepción.

“Aunque tenemos un lenguaje negativo por instinto de supervivencia, debemos elegir nuestras palabras. Sobre todo, en los momentos en que te das cuenta de que tu lenguaje te está provocando un sufrimiento.” detalló Luis Castellanos.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »