Inicio > Economía > La inteligencia artificial en la industria petrolera moderna

La inteligencia artificial en la industria petrolera moderna

 

Desde que nació la industria moderna del petróleo, siendo un recurso no renovable, ha habido la continua preocupación que la oferta mundial de petróleo estaba en el límite de su desaparición. En cada ocasión, dichas predicciones probaron ser incorrectas, en la medida en que se ubicaron nuevos campos petroleros y aparecieron innovaciones tecnológicas con nuevas formas económicamente viables de extracción de petróleo y gas.

Por Laszlo Beke

La demanda por petróleo puede llegar a su cénit y disminuir, a medida que políticas ambientales y tecnologías como los vehículos eléctricos avanzan, pero definitivamente no será debido a que se acabe al petróleo. Entonces que viene ahora? La próxima ola de innovación disruptiva en el sector energético probablemente será impulsada por las herramientas digitales a la par que inteligencia artificial (IA), el aprendizaje de máquina, la supercomputación y automatización.

Inteligencia Artificial

En el imaginario público, el impacto de IA en el sector energético posiblemente ha sido más comúnmente celebrado con las visiones de personas siendo trasladadas en un flota de vehículos auto-tripulados. IA también ha sido promocionada dentro del desplazamiento hacia energía limpia, mejorando la producción de renovables y la eficiencia de energía, o integrando mejor las fuentes de energía renovable distribuibles dentro de la red. Sin embargo, son menos notables en la discusión pública la transformación de los sectores más tradicionales de energía que podrían realizar IA y otras herramientas digitales, generando disrupción sobre la forma como petróleo y gas son producidos y a que costo.

Ejemplos

El sector de petróleo y gas tiene una historia relativamente extensa con las tecnologías digitales, especialmente aguas arriba, y existe potencial significativo para digitalización en la optimización de la operación. Ahora el uso ocurrirá en diversos aspectos y como ejemplo aparecen:

· Sensores miniaturizados y de fibra óptica en el sistema de producción para aumentar la producción o incrementar la recuperación general de petróleo y gas en un reservorio.

· El uso de equipos de perforación automatizados y de robots para inspeccionar y mejorar la infraestructura submarina y para monitorear ductos de transmisión y tanques.

· Drones utilizados para inspeccionar oleoductos y equipos en lugares de difícil acceso como facilidades remotas.

· Los avances en computación cuántica, aprendizaje de máquina e IA se pueden utilizar ahora en el diagnóstico y la resolución de pozos de rendimiento menor del esperado, para mejorar el modejale de reservorios, para realizar mantenimiento preventivo y para optimizar diseño, perforación y aprovechamiento de pozos.

· Plataformas sin personal y operadas a remoto que reducen substancialmente los costos y mejoran la seguridad operacional.

· Potencial para mejorar el análisis y la velocidad de procesamiento de la data, tales como los conjuntos-de-data no estructurada generada por estudios sísmicos.

· Tecnologías vestibles usada en las operaciones.

Estadísticas

La Agencia Internacional de Energía estima que las tecnologías digitales pueden incrementar la cantidad de petróleo y gas producido alrededor de 5% y reducir costos 10%-20%, a través de mejoras en el procesamiento avanzado de data sísmica, el uso de sensores y el modelaje mejorado de reservorios. Sin embargo, muchos en la industria-del-petróleo-y-gas opinan que esos números son conservadores y el potencial impacto de la digitalización es sustancialmente mayor.

El reto

Realizar el potencial total que ofrece la digitalización requiere un nuevo esquema para recolectar, analizar y compartir enormes cantidades de data sensitiva y propietaria. Es más, para aprovechar y apalancar las tecnologías digitales en los campos petroleros se requerirá enfrentar los temores sobre protección de la data frente a competidores e incluso gobiernos extranjeros.

Verde

La innovación tecnológica sola no es suficiente para lograr la transición a energía limpia, por cuanto no hay nada inherentemente verde asociado a la innovación digital. Si se pretende que las herramientas digitales ayuden a abordar la amenaza seria del cambio climático, es necesario disponer de políticas que pongan un precio sobre el carbón, de lo contrario se obliga a todos a responsabilizarse por los daños sociales causados por los patrones actuales de consumo de energía.

Se hace referencia a “How AI Will Increase the Supply of Oil and Gas—and Reduce Costs” https://bit.ly/2y4nAWM y “Digitalization and Energy 2017”  https://bit.ly/2zeIvoF. También aparece en mi blog http://bit.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »