Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Datanalisis: Tipo de Cambio Remesas: El gobierno pescando en río revuelto

Datanalisis: Tipo de Cambio Remesas: El gobierno pescando en río revuelto

 

El pasado 5 de febrero el control cambiario cumplió 15 años de su instauración y, aunque ha cambiado de nombres y mecanismos, el efecto ha sido el mismo: la generación de un mercado paralelo altamente especulativo con un sobreprecio que, al día de hoy, es 35 veces el tipo de cambio DICOM.

El 8 de junio, el vicepresidente ejecutivo para la fecha, Tareck El Aissami, anunció la autorización para trámites de remesas a 3 casas de cambio, Zoom, Italcambio e Insular, con el objetivo de “hacerle frente a la venta ilegal de divisas”. El nuevo sistema inició con un tipo de cambio de Bs 1.303.270 por dólar, cifra que, para esa fecha, representaba el 63% de la tasa DolarToday (Bs. 2.050.346 por dólar) y 53% del precio promedio publicado por @MonitorDolarVe (Bs. 2.437.443 por dólar). Esta nueva tasa representa una devaluación con respecto al dólar DICOM, que ha permanecido fijo cerca de Bs 80.000 por dólar durante un mes, de 94%. El 19 de junio, esta nueva tasa subió a Bs. 2.200.000 por dólar, lo que representa una devaluación de 41% en una semana.

Actualmente, la compra y venta en este mercado se realizan en transacciones paralelas, es decir, se realizan intercambios de bolívares dentro del país en bancos nacionales e intercambios de dólares fuera del país en bancos extranjeros, sin que ingrese esas divisas al mercado nacional. En esta dinámica, el Estado no tiene ningún control y no impacta en las reservas en divisas y el tipo de cambio, sino en el consumo. Se genera una distribución en moneda local entre personas superavitarias (con altos ingresos en bolívares) y personas deficitarias, las últimas quienes aumentan su consumo de manera significativa al realizarse el cambio de moneda.

Con este nuevo mecanismo, las casas de cambio fungirán como intermediario entre la diáspora venezolana, sus familiares en el país y el Banco Central. Los venezolanos en el extranjero enviarán dinero en divisas a sus familiares y estas empresas cambiarán dichos montos a bolívares a una tasa que aparentemente es fijada por el BCV (hasta la fecha no se ha publicado información detallada sobre este nuevo régimen cambiario), para luego entregarle a las personas en Venezuela el monto en bolívares, en un plazo menor a una semana.

En Datanalisis creemos que esta medida también está orientada a generar una alternativa al mercado negro que permita el ingreso de divisas al país, y que a su vez permita una mayor participación por parte del gobierno. Sin embargo, aunque la medida va en la dirección correcta al ubicar el tipo de cambio cerca del registrado en el mercado paralelo, es necesario que la tasa no sea fija y aumente a la par de la tasa no oficial. En un principio, debe haber una motivación para que las personas usen este nuevo mecanismo, pues de existir una tasa diferente y mayor, los venezolanos preferirán vender sus divisas en el mercado paralelo. La hiperinflación empuja el tipo de cambio a la alza debido al aumento de la demanda de divisas producido por las personas que buscan refugiarse de este fenómeno. Si el tipo de cambio de remesas es fijado por el Banco Central, como parece ser el caso, o las devaluaciones deben ser constantes, o el nuevo sistema fracasará. La espera para la recepción del dinero en bolívares también puede afectar a los participantes en el nuevo mecanismo, ya que el tipo de cambio en el mercado paralelo se devalúa constantemente, generando pérdidas que pueden ser ahorradas con la inmediatez del mercado negro.

Este mecanismo no resuelve el tema de la demanda de venezolanos en el país, ya que es sólo para enviar dinero desde el extranjero. Una estabilidad en los tipos de cambio pasa por controlar la inflación, porque a los niveles actuales, no hay oferta factible que satisfaga el mercado, y la constante devaluación de la moneda tampoco es sostenible. En lo que va de año, el gobierno ha ofertado cerca de $17 millones a través de DICOM, un monto que estimamos insuficiente para hacerle frente a la demanda y con un tipo de cambio (Bs. 80.000 por dólar) muy sobrevaluado. Con este tipo de cambio se requerirían $43,75 para comprar un cartón de 30 huevos, que en EEUU costaría menos de $10.

José Antonio Gil Yepes: Socio Director

Arturo Villegas: Economista

Javier Hernández: Economista

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »