Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Clientelismo político

Arturo Molina: Clientelismo político

 

La soberbia y miopía del régimen que gobierna a Venezuela es abrumadora. Hay quienes argumentan que el régimen carece de planificación y por ello la desgracia. Difiero de esa apreciación, porque lo que sí está claro, (por lo menos para mí), es que lo acontecido con los llamados socialistas siglo XXI, es auspiciado por ellos para imponer su modelo político y económico. No creen en la propiedad privada, ni el desarrollo de los pueblos, menos en las personas y en su condición de ciudadanos, y para eso se basan en el control social que les facilita la ostentación del poder nacional, en armonía con la cúpula militar.

Promueven el quiebre del sector privado para generar dependencia y monopolio; apuestan por el establecimiento del Estado Comunal contrariando la Constitución vigente; apuntan a dar prebendas a través del control social generado por el carnet de la patria (las misiones pasaron de moda). Si no eres afecto al régimen entonces estas excluido por escuálido, apátrida, antirrevolucionario, imperialista. Ofrecen incrementos salariales desaforadamente sin disciplina fiscal, ni aportes a la producción, esa es su objetivo, y para aliviar la carga se muestran solidarios y arrepentidos en cámara, pero tras bastidores se ríen y aplauden el exabrupto que generan en contra de los ciudadanos, porque buscan transformarlos en habitantes sumisos y arrodillados.

La miseria es su apuesta, e impulsan la inflación y con ello la pobreza, pero se esconden tras la llamada guerra económica, así entretienen a sus aliados y contrarios. Ofrecen sin tapujos el hambre y la muerte para favorecer su revolución. La corrupción no les inmuta, la hacen descaradamente a plena luz del día y traspasan las fronteras con sus testaferros.

El sistema de justicia y el resto de las instituciones con autonomía funcional y decisoria,  quedaron expuestas a las disposiciones emanadas desde el Ejecutivo Nacional y su brazo partidista PSUV, permaneciendo los ciudadanos a merced de la injusticia y la desigualdad ante la Ley. Prevalece la lealtad partidista por encima de los intereses del país. Funcionario que actúe en sentido contrario a lo dispuesto por la cúpula que ostenta el poder tiene lugar seguro en la cárcel, al igual que sucede con la disidencia.

El régimen está direccionado desde el extranjero para cambiar el sistema de libertades por el colectivista. Los Derechos Humanos consagrados en democracia no es su norte, por ello requieren de endulzar a las personas con dádivas. Su propósito es alcanzar ese umbral y posteriormente sacudirse y deslastrar a quienes no son de su conveniencia. El socialismo siglo XXI está dejando el país en escombros, y se apoya en  el clientelismo político como entrada para alcanzar su objetivo claramente planificado y en desarrollo.

[email protected]

 

www.jarturomolina.blogspot.com

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »