Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Simplemente   periodistas

César Malavé: Simplemente   periodistas

 

“La libertad de la Prensa jamás ha entrado en las miras de un tirano; es para los opresores de la especie humana el más formidable enemigo, y cuando ya no les es dado aniquilar el arte de la imprenta, procuran desterrarla de sus dominios o mantenerla encadenada, sin otro movimiento que el muy preciso para servir a los designios de la tiranía”. Sentencia nacida de la visión egregia del Padre de la Prensa Libre de Venezuela, un año después de haber creado El Correo del Orinoco. El Bolívar nuestro, no el que la tiranía ha tomado para convertir su legado en desgracia, era un comunicador de verdad. Y respetaba tanto la libertad de expresión, que decía que para que esta perdurara nadie podía reprimir al comunicador ni permitir que se prohibiera el derecho a la opinión.  Controversial, expuesto a escrutinios y retos, y sometido, además, a severos riesgos, “el mejor oficio del mundo”, en el decir de Gabriel García Márquez, atraviesa ciertamente por una de las etapas más exigentes, en la era democrática del país. Tanto es así, que resulta difícil festejar la fecha. ¿Cómo brindar, y prodigar amables parabienes, en medio de un clima tan enrarecido y bajo el fuego cruzado de amenazas explícitas a la libertad de expresión, algunas ya materializadas.

A propósito de ese hostil estado de cosas, un sinnúmero de organizaciones acordamos rememorar la señera efemérides con una serie de eventos que animan el debate y la necesaria reflexión sobre el periodismo que hacen los valientes periodistas venezolanos, de cara a la coyuntura actual, y en lo tocante a aquel hacia donde anhelamos trascender. Al calor de un régimen que se proclama “bolivariano”, con impúdica falsedad, los pretendidos amos del poder obvian, a plena conciencia y con obstinada depravación, un principio que el propio Libertador dejaría claramente asentado en su proyecto de Constitución de 1819, la segunda, por cierto, del constitucionalismo venezolano. El artículo 4 de ese texto fundamental advierte que “el derecho de expresar sus pensamientos y opiniones, de palabra, por escrito, o cualquier otro modo, es el primero y más estimable bien del hombre en sociedad”. Y a renglón seguido complementa, terminante: “La Ley misma jamás podrá prohibirlo”. Hay, pues, razones de sobra para la prevención, aunque no para sumirse con reincidencia en un espíritu proclive a la fatalidad, al entreguismo.

La sociedad venezolana, según revelan sostenidamente las mediciones de opinión, le asigna a los medios de comunicación independientes, y en particular a los periodistas, un alto grado de credibilidad. El periodismo libre, aquel que no dobla la cerviz ni tarifa su mensaje, está escribiendo en estos tiempos una crónica emocionante, y hermosa, por su contenido de justicia y de resistencia. Es, sin lugar a dudas, la forma más edificante de celebrar “el mejor oficio del mundo”. Aquel que se sintetiza en una sencilla expresión: Simplemente Periodistas.

@cesarmalave53

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »