Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Tremont: Aquarius y jaulas

Arturo Tremont: Aquarius y jaulas

 

El mar Mediterráneo es el cementerio de los audaces africanos que abordan improvisadas embarcaciones para navegar hacia puertos de Grecia, Italia, Malta, Italia, huyendo de las guerras civiles o del hambre que azota a los pueblos.

Las organizaciones de derechos humanos, europeas en su mayoría, han denunciado que detrás de esa avalancha de jóvenes, mujeres, niños, adultos mayores, está la mano larga de mafias de “trata de humanos”. Voluntarios de esas agrupaciones arriesgan su vida, y muchas veces son detenidos por las autoridades, en tareas de salvamento y rescate de náufragos de botes de goma o embarcaciones pequeñas.

El reciente caso del barco “Aquarius”, con más de 600 migrantes africanos, ha permitido que esa tragedia saltara a las primeras planas de periódicos, portales y televisoras del mundo. Estaban navegando cerca de las costas de Malta e Italia, cuyos gobiernos rechazaron el desembarco en sus puertos. Podrían haber muerto de sed y hambre, pero fueron recibidos por el noble pueblo de España.

El otro caso espectacular fue el encierro de los niños migrantes, separados de sus familias detenidas en Estados Unidos por la guardia fronteriza. ¿A cuál mente perversa se le ocurrió la idea de construir “jaulas” en un amplio local de la empresa de alimentos “Walmart”?. La reacción de la sociedad norteamericana por esa grave violación de derechos humanos obligó al Presidente Donald Trump a derogar la medida de separar familias, aunque advirtió que “Estados Unidos no se convertirá en un país de inmigrantes”.

El barco “Aquarius” y las “jaulas de niños” pasan a la historia negra de violaciones de derechos humanos. Demuestra que la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es un organismo burocrático.

[email protected] Caracas

Te puede interesar
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »