Inicio > Cultura > Las mejores frases de “El viejo y el mar” a 57 años de la muerte de Ernest Hemingway

Las mejores frases de “El viejo y el mar” a 57 años de la muerte de Ernest Hemingway

 

Una de las grandes figuras de la literatura universal es Ernest Hemingway. Tanto así, que el autor americano fue reconocido con el Premio Nobel de Literatura en 1954.

Agencias

Nació en Oak Park, el 21 de julio de 1899 y murió en Ketchum, el 2 de julio de 1961, luego de suicidarse de un tiro en la cabeza.

Durante su época en París, Hemingway comenzó a escribir, aunque sin demasiado éxito, ya que Tres relatos y diez poemas (1923) o En este mundo (1925) no llamaron la atención de la crítica. Casado y con un hijo, Hemingway se ganaba la vida viajando como reportero o haciendo de sparring de boxeo, por poner un ejemplo.

En 1925 Hemingway escribió Fiesta, un relato del París bohemio que le valió su primer éxito, al que siguió Muerte en la tarde. Sin embargo, el verdadero salto de Hemingway a la primera línea literaria llegaría con Adiós a las armas (1929). A partir de ese momento comienza una nueva época en su obra, mientras sigue como corresponsal, siguiendo conflictos como la Guerra Civil Española, que tan bien reflejara en Por quién doblas las campanas, reseñó Lecturalia.

Con el estallido de la II Guerra Mundial, Hemingway participó como periodista, llegando a participar en el desembarco de Normandía. Es de los primeros en pisar París, pero toda esa avalancha de acontecimientos desemboca en un parón creativo que duraría hasta 1950 con Al otro lado del río y entre los árboles.

Poco tiempo después, en 1952, Hemingway publicaría un cuento escrito ya en su finca cubana de Finca Vigía, con el que ganaría el Premio Pulitzer: se trataba de El viejo y el mar, inspirada por la isla de Cuba y sus gentes. En 1953 recibió el Premio Nobel de Literatura.

«El Hombre no es gran cosa junto a las grandes aves y las fieras. Con todo, preferiría ser esa bestia que está allá abajo en las tinieblas del mar»

«No comprendo estas cosas. Pero es bueno que no tengamos que tratar de matar el sol o la luna o las estrellas. Basta con vivir del mar y matar a nuestros verdaderos hermanos»

«La luna se había levantado hacía mucho tiempo, pero él seguía durmiendo y el pez seguía tirando del bote y éste entraba en un túnel de nubes»

«Probaré de nuevo, prometió el viejo, aunque sus manos estaban ahora pulposas y sólo podía ver bien a intervalos… Las manos curan rápidamente, pensó. Las he desangrado, pero el agua salada las curará»

«Soy un hombre viejo y cansado. Pero he matado a este pez que es mi hermano y ahora tengo que terminar la faena»

«El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado»

«Mi decisión fue ir a buscarlo, más allá de toda la gente en el mundo»

«Tal vez yo no debería ser pescador, pero para eso he nacido»

«Era demasiado bueno para durar, pensó. Ahora pienso que ojalá hubiera sido un sueño y que jamás hubiera pescado el pez»

«Ahora me han derrotado, pensó. Soy demasiado viejo para matar tiburones a garrotazos. Pero lo intentaré mientras tenga los remos y la porra y la caña»

«En Mayo cualquiera es pescador»

«El viejo abrió los ojos y por un momento fue como si regresara de muy lejos; luego sonrió»

«¿Por qué los viejos despertarán tan temprano? Será para tener un día más largo?»

«Decía siempre la mar. Así es como dicen en español cuando la quieren. Aunque hablen mal de ella siempre se refieren a ella como si fuera una mujer»

«La Luna, pensaba, le afectaba lo mismo que a una mujer»

«Sus grandes ojos sin inteligencia mirando fijamente mientras dejaba su vida contra la tablazón del bote»

«Son buena gente (los delfines). Juegan y bromean y se hacen el amor. Son nuestros hermanos, como los peces voladores»

«La hembra de aguja presentó una pelea fiera, desesperada, llena de pánico que no tardó en agotarla. Durante todo este tiempo el macho permaneció con ella (…) luego cuando la había matado e izado a bordo, el macho había permanecido junto al bote. Después dio un salto en el aire junto al bote para ver donde estaba la hembra. Después se había sumergido en la profundidad»

«Miró por sobre el mar y se dio cuenta de cuan solo se encontraba»

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »