Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Escuela colapsada, año escolar reprobado y porvenir tronchado

César Malavé: Escuela colapsada, año escolar reprobado y porvenir tronchado

 

A punto de terminar el año escolar y el panorama luce aterrador. En medio de la debacle revolucionaria, las escuelas lucen derrumbadas por la desidia oficial. Los maestros, forzados a renunciar a sus reivindicaciones, a conformarse con ganar un tercio del sueldo de un teniente o a marcharse del país a buscar nuevos derroteros. Ya ni los cubre el seguro de HCM. Encima, se les pretende convertir en operadores políticos al servicio de la revolución militarista y fascista que oscurece las aulas venezolanas. Los 200 días de clases establecidos en la ley está muy lejos de lo que podrá cumplir en este período el sistema educativo venezolano. A duras penas llegaremos a 114 días; las fallas de los servicios de transporte, de agua y de luz; consecuencia de un gobierno ineficiente y corrupto; conspiraron contra la cotidianidad en las aulas.  Las cifras más optimistas indican que solo se podrán completar 144 días de actividades escolares. Al grave drama se le une las renuncias de profesores, la diáspora y la deserción escolar. Mientras tanto el ministro de educación, hijo de maestra, pretende solucionar el desastre escolar con una micromisión de “formación de maestros”. Se olvida, el hijo de la profesora Elba Tomasa, que Maestro no es cualquiera, es el que se forma en el tiempo que corresponde, y estas micro misiones están concebidas como programas temporales y pequeños, que tienen además un alto componente político partidista; en este sentido no pueden formar a un profesional de pensamiento eclético con las competencias que se requiere y que establece nuestra Carta Magna.

Las universidades soportan la peor parte del descalabro. Están a punto del colapso. La UCV, arrastra este año un presupuesto igual al de 2008. La USB presenta dificultades para terminar su año escolar completo. La UDO es una cueva de delincuentes que aleja la matricula. LUZ y ULA transitan al despeñadero. Y como colofón, la misma Universidad Bolivariana luce sin matrícula ni profesores. Las perspectivas son inquietantes en áreas fundamentales, como la investigación y la extensión.  En educación vamos en camino al siglo XIX. A este ritmo indudablemente nos dirigimos a tener un pueblo de analfabetos. No sabría adivinar uno en qué tipo de país vive, cuando quien coloca a sus pies todos los poderes, en cadena de radio y televisión se atreve, en esta coyuntura, a anunciar que Venezuela está próxima a convertirse en una “gran potencia económica, política, social, moral, científica y tecnológica”? Como para reír, si no se tratara de una tragedia. Es que, cansados de atormentar el presente, ahora se ocupan de tronchar el porvenir.

@cesarmalave53

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »