Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: 9 de julio: día insular de la transparencia

César Malavé: 9 de julio: día insular de la transparencia

 

Un gobierno sin control moral tiene sus cimientos carcomidos. Es caldo de cultivo para los más execrables desmanes. La corrupción es, en este ambiente, el invitado ideal. Ese fenómeno moralmente indeseado e injusto es un fantasma que merodea todas las instancias del poder y los gobiernos, máxime si no existe un muro de contención de la inundación de la barbarie. A la hora de emprender acciones concretas en su contra no se puede desconocer que el flagelo transformado en el azote de los pueblos, es, entre otras cosas, un complejo problema cultural. Por lo tanto, la corrupción debe ser correlacionada en principio con la moral media de cada comunidad en cuestión. Asumiendo como moral media de una comunidad el conjunto de creencias y prácticas que cohesionan la acción social y le imprimen un sentido, que funcionan como horizonte de inteligencia y marco de referencia trasmitido y reproducido en la vida cotidiana. La descomposición ética en Venezuela no es un fenómeno aislado. Menos una forma de actuar de un grupo determinado en una época especifica. No. La corrupción, ha sido un hecho más delicado. En su trama se han enredado todos los miembros representativos de la sociedad: desde un poderoso magnate, el cual, con o sin razón, delinque y viola descaradamente las leyes en pos de un provecho; pasando por un profesional, un político o un empleado público; hasta un humilde ciudadano que roba pequeñeces de gran utilidad social como las demás. Este tipo de conducta ha sido una constante en la historia de Venezuela. Luego, la corrupción se ha convertido en un complicado fenómeno que debe observarse desde planos diversos para hallarle mecanismos de control. De cara a esta realidad, el gobernador de Nueva Esparta Alfredo Díaz, ha dispuesto la realización de un evento que permita sensibilizar a la opinión pública sobre este flagelo, que desde 1999 tiene omnipresencia en todos los estratos de la administración nacional y en Nueva Esparta hizo efervescencia entre 2013 y 2017.

En este sentido, Alfredo Díaz, ha convocado a las fuerzas vivas del Estado y a la sociedad civil, en su diversidad organizacional, para el lunes 9 de abril del 2018 a los efectos de concretar la instauración de ese día del séptimo mes del calendario como Día Regional de la Transparencia y la Lucha Contra la Corrupción, enmarcado en el convenio de trabajo que se viene desarrollando entre la Gobernación de Nueva Esparta y la ONG Orpanac. Está claro el gobernador que la letra de la Ley por sí sólo no es el muro de contención de la acción depredadora de la corrupción. Para poder controlar las prácticas en que suele manifestarse la corrupción es necesario contar con una visión global del fenómeno en sí, y eso es lo que se pretende con la ayuda de todos. Curiosamente ese mismo día, el gobierno de la peste roja persiste en su afán de corromper a la ciudadanía con la práctica del humillante carné de la patria. Un gobierno sin sustento popular hace uso de un mecanismo perverso y corruptor de afiliaciones obligadas por el hambre y la necesidad. Mientras en Nueva Esparta hacemos enormes esfuerzos por crear ciudadanía y dignificar el trabajo productivo, desde Miraflores un gobierno en su podredumbre moral, se empeña en sembrar antivalores.

@cesarmalave53

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »