Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > León Moraria: ¿El poder para qué?

León Moraria: ¿El poder para qué?

 

En la Comunidad Internacional el gobierno de Maduro no tiene puerta donde tocar en solicitud de financiamiento para la reactivación de la economía, para los pagos de la deuda, para poner en funcionamiento la estructura del Estado y del Gobierno, paralizadas. Para ello es necesario inspirar confianza. ¿Qué confianza puede inspirar a la Banca Internacional un gobierno que en 13 años recibió 2 billones 500 mil millones de dólares y en lugar de crear bienestar en la población, la condenó al hambre e incrementó la pobreza? Esas vías las tiene cerradas a menos que ponga en subasta los recursos naturales del país al mejor postor, como lo viene haciendo con la Faja del Orinoco, el Arco Minero y privatización de las empresas del Estado (PDVSA, Electricidad, CANTV, Siderurgia, Petroquímica, cementeras), para ello crearon CAMIMPEG y la criptomoneda.

Si como dijo, al ser reelecto, de inmediato comenzaría la recuperación económica ¿Por qué no comienza? ¿Qué o quién se lo impide? ¿Piensa continuar anunciándola conforme hizo durante cinco años sin llegar a concretar nada? ¿Qué va a cambiar con su reelección? Si en cinco años no pudo arrancar los 13 motores ¿Por qué con la reelección van a arrancar? Ni usted presidente Maduro se cree ese cuento.

¿Continuidad en el poder para qué? ¿Para tener más poder o recibir nuevo poder? Usted ha utilizado los recursos que brinda la Constitución para recibir más poder. En los primeros tres años de su mandato, tenía mayoría en la Asamblea Nacional, la cual atendió sus solicitudes de leyes habilitantes y demás prebendas para gobernar por Decreto o declarar Estado de Emergencia nacional ante la inventada “guerra económica”. Y ¿Qué hizo con todo ese poder? ¡Nada! ¡Absolutamente nada! Luego, cuando perdió la mayoría en la Asamblea Nacional ¿Qué hizo? Desconoció, no a la nueva Asamblea, sino, a la voluntad popular que eligió esa Asamblea por mayoría de 2/3. ¡Qué falta de respeto a la decisión mayoritaria del electorado! Al desconocer el primer poder del Estado, la Asamblea Nacional, entonces inventó el superpoder del TSJ y cuando éste tampoco le sirvió para contener el avance de las luchas populares, se inventó el poder plenipotenciario de la ANC y desconocer los demás poderes, hasta – en apariencia – el que usted detenta. Entonces, señor Maduro, su gobierno no ha fracasado por falta de poder para tomar decisiones, sino, por exceso de poder para no hacer nada. ¿Por qué con la reelección si va a hacer lo que no hizo en seis años? ¿Ante lo que está ocurriendo, no le resulta absurda su pretensión de continuidad? ¿No le parecen suficientes los veinte años de fracasos, que condujeron el país a la situación de ruina y desastre económico en que se encuentra y el haber matado la gallina de los huevos de oro al reducir la producción de petróleo de 3 millones 500 mil barriles diarios a 1 millón 300 mil? La gestión de un gobierno se mide por los resultados y no por los discursos ni las buenas intenciones.

Los pueblos tienen un límite de aguante. Es mejor irse del gobierno para no causarle mayor trauma al país, además del ya causado. Está en sus manos escoger la forma de irse. Hay ejemplos, el presidente Medina Angarita y Pérez Jiménez, ambos tenían cómo defender su gobierno por la fuerza de las armas y no lo hicieron, por las terribles consecuencias. Estos dos presidentes si tenían una obra que defender realizada en cinco años: uno, reformas institucionales; el otro, una gran obra física de infraestructura en todo el país, y no lo hicieron. ¿Qué defiende usted presidente Maduro si Chávez y Usted en veinte años tan sólo han acumulado la ruina y desastre nacional de la economía, la institucionalidad, la infraestructura, los servicios?

Usted presidente, todos los días habla de invasiones ¡Eso no va a ocurrir! No porque usted lo diga ni realice la ingenua carrera armamentista con el dinero que debía estar destinado a atender las necesidades perentorias de la población. La invasión no va a ocurrir, por cuanto no figura en los planes de la Comunidad Internacional, debido a las terribles desgarraduras, secuelas, daños colaterales que tal política guerrerista causa en los países víctimas. ¿Qué ha ocurrido en las naciones invadidas por el imperialismo de los Estados Unidos y la OTAN? Miles de muertos, destrucción de la infraestructura física construida en años de esfuerzo nacional, más las migraciones por causa de la guerra, el hambre, la inseguridad. ¿Quiere usted eso para Venezuela, por su infame pretensión de permanecer en el poder? En las fronteras de Estados Unidos y de los países europeos, en busca de trabajo y seguridad, se agolpan multitudes hambrientas provenientes de los países invadidos. Ya usted, presidente Maduro con sus erradas políticas económicas creó la guerra del hambre, el desempleo, la inseguridad y como consecuencia miles de compatriotas se agolpan en las fronteras de los países vecinos, para huir de la ruina creada por Usted en uno de los países más ricos de Sudamérica.

Ahora, están de moda las medidas de presión económica, contra Corea del Norte, Rusia, China, Irán y más reciente, la guerra de aranceles, en lugar de las invasiones militares. Presidente Maduro, lea la “Doctrina de seguridad nacional “America first” del presidente Donal Trump donde se declara enemigo de la política guerrerista desarrollada por el gobierno de Estados Unidos en el pasado reciente, planificada por la unipolaridad de Estados Unidos como consecuencia del desmoronamiento de la Unión Soviética. Para encontrar pretexto a esta política guerrerista/imperialista de dominación mundial de Estados Unidos y la OTAN, inventaron la demolición de las Torres Gemelas de Nueva York por un supuesto ataque terrorista, el cual, media hora después de haber ocurrido se lo atribuyeron a Bin Laden, refugiado en Afganistán. De esta manera inventan la doctrina antiterrorista que desconoce normas y tratados internacionales. ¿Dónde está la ONU? Invadir y destruir una nación para tomar prisionero un individuo o asesinarlo. Hecho similar a lo ocurrido en Panamá con Noriega, en Irak con el presidente Hussein, en Libia con el presidente Kadaffi. Esa misma historia la había contado Homero cuando se juntaron los reyes del Peloponeso (la OTAN griega) para invadir a Troya y asesinar a Paris. Para ejecutar el plan guerrerista por la dominación mundial, escogieron como objetivos a los países de mayor crecimiento económico y de mayor bienestar de la población, en el Medio Oriente y Norte de África: Irak, Irán, Libia y Siria. ¿Por qué? ¡Por el delito de ser autogestionarios y poseer petróleo! Y en el caso de Afganistán, para restablecer los cultivos de amapola y de opio que junto con la cocaína sirven para financiar guerras mercenarias en todo el mundo, destruir países, transformarlos en fallidos o forajidos (Centro América, Colombia, Venezuela, Yemen, Somalia, Etiopía, Libia, Irak, Malí, Sudán y otros).

Si la anunciada y “deseada” invasión, pregonada por el chavismo, llegara a ocurrir, el único responsable ante la historia sería usted, presidente Maduro y su aberrante deseo de continuidad para defender, mantener la fracasada política de ruina y desastre nacional que padecemos, y para imponer una forma de gobierno militarista que nada tiene que ver con el socialismo ni con la democracia. Hasta el más ignorante en política sabe que en Venezuela no existe socialismo ni revolución. El socialismo nunca figuró en los planes de Chávez, por propia confesión y porque era anticomunista. Venezuela siempre fue y es (con Chávez), el más seguro proveedor de petróleo de Estados Unidos. El discurso, “esto huele a azufre”, era simple histrionismo, por cuanto durante los años del mandato de Chávez, se mantuvo idéntica la balanza comercial con Estados Unidos (60%) heredada de la Cuarta República y no le olían a azufre las divisas provenientes del suministro de petróleo. No se invade a gobiernos amigos que suministran petróleo y mantienen la balanza comercial favorable a Estados Unidos. No hay ningún motivo para invadir. Pregúntele al PCV y al PPT, aliados incondicionales de su gobierno, ellos deben saber. A cada momento lo confirman en Tribuna Popular. ¿Qué defiende el PCV en un gobierno que decretó la dictadura del hambre para 30 millones de venezolanos y creó la migración masiva de compatriotas? ¿Qué socialismo defiende el PCV? ¿El histriónico retoricismo chavista/militarista o el marxista leninista? Lo ocurrido en el país en estos veinte años es la mayor infamia contra el socialismo, con la complicidad del PCV. Desde que Juan Vicente Gómez fundó el Ejército Nacional, en las academias militares han enseñado anticomunismo, condición sine qua non, para ser militar y ascender en el escalafón. Ser creyente y anticomunista. Es bueno recordar que: “La política es asunto de civiles. En consecuencia, los militares a sus cuarteles y los curas a sus templos”. Presidente Maduro ¿El poder para qué?

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »