Inicio > Regional > Jesús Caldera: Año escolar 2017-2018 concluyó en una grave y profunda crisis

Jesús Caldera: Año escolar 2017-2018 concluyó en una grave y profunda crisis

 

Balance/ Según análisis de Jesús Caldera, dirigente magisterial trujillano

El sistema educativo venezolano ha sido contaminado por la mediocridad política Maestros comprometidos

Maestros comprometidos

El inicio del próximo periodo escolar será más alarmante y lleno de dificultades, los maestros nos alimentamos el alma para seguir adelante y cumplir con nuestra gran responsabilidad de desarrollar y formar académicamente a nuestros estudiantes, así como también mantenernos en la lucha contra el terrorismo laboral y nuestros derechos, advirtió Jesús Caldera.

El año escolar 2017-2018 culmina sumergido en la más profunda crisis de su historia, crisis que ha convertido a este en el peor año en cuanto al cumplimiento de los objetivos escolares, y que solo gracias a la vocación y voluntad de hierro de los padres, madres, estudiantes, maestros y demás trabajadores, se pudo sortear los golpes brutales de la economía, el hambre y la miseria, para alcanzar algunos logros positivos; mientras que los que hoy tristemente dirigen la educación en nuestro estado quedaron completamente reprobados.

Este es el diagnóstico del dirigente magisterial, Jesús Caldera, quien considera lamentable que “nuestro sistema educativo ha sido contaminado por la mediocridad política. Y la prueba de ello es que, quedamos muy lejos de impartir los 200 días de clases como lo establece la ley, gracias a las interrupciones causadas por el carnaval electoral, si acaso completaríamos 140 días, paralizaciones que repercuten negativamente en la calidad de la enseñanza, pues los tiempos de aprendizaje se reducen.

Alcaldías indolentes

A esto debemos sumarle las pésimas o casi nulas gestiones de las 20 alcaldías del estado, que ahora solo se dedican a comercializar con los alimentos y productos de primera necesidad que llegan a los diferentes supermercados y centros de acopio del gobierno, y no se abocan a resolver los problemas del transporte público y las continuas fallas de agua y electricidad, que repercuten directamente en el funcionamiento diario de las instituciones, pues para ellos las escuelas no dan ganancias.

Fallas en el PAE

Otro grave factor, fueron las continuas fallas del Programa Alimentario Escolar (PAE), pues en las escuelas atendidas por el SAE, los despachos fueron muy irregulares, 15 días si y 30 días no, y cuando lo había, las porciones proteicas eran exageradamente mínimas.

La peor condición la vivieron los estudiantes de las escuelas atendidas por el Instituto de Alimentación y Nutrición del Estado Trujillo (Ianet), donde solo hubo despacho hasta unos días antes de la semana santa, después no hubo más atención, el programa desapareció en los momentos cuando en las casas hay más deficiencia alimentaria y se convirtió en uno de los factores de la deserción escolar.

Condiciones laborales

Ni hablar de las condiciones laborales de los maestros y demás trabajadores de la educación, ha sido una odisea diaria para cumplir y alcanzar objetivos, vivimos con un salario devastado por la inflación que no permite cubrir las necesidades mínimas de nuestras familias, y como consecuencia de este flagelo.

Hoy en día, hay un gran número de compañeros enfermos a causa del estrés, la angustia y la desesperación, patologías a las que le hacen frente solo con el apoyo de familiares y amigos, porque el magisterio no tiene atención medica en ningún centro de salud, todo está suspendido, lo cual es una verdadera desgracia.

El Tiempo de Valera

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »