Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael A. García: Frente a la reciente alteración del tema fronterizo con nuestros vecinos Guyaneses…

Rafael A. García: Frente a la reciente alteración del tema fronterizo con nuestros vecinos Guyaneses…

 

Venezuela está hoy sobre un vértice de historia semejante al de 1810. La soberanía no existe en ella; y por definición, pueblo sin soberanía no es libre. Está en coloniaje, y con la circunstancia a destacar que dependemos actualmente de una organización férrea, disciplinada, implacable máquina de reacción el capitalismo imperialista, más difícil de vencer que aquel otro poder metropolitano, el de la España decadente de los días de Fernando el Deseado, que combatieron en el pasado siglo los Libertadores. Y a los que no quieran ver la posición que ocupamos en el moderno fichero imperialista, los remitimos a las páginas de La Diplomacia del Dólar, obra notable de los economistas yanquis Scott Nearing y Joseph Freeman, donde crudamente se analiza con respaldo de estadísticas y de información obtenidas en las propias fuentes oficiales saxo-americanas, el proceso de la penetración capitalista internacional en América Latina; y al documentado libro de Ludwell Denny, titulado We Fight for Oil, donde se destaca la importancia del petróleo para los grandes países industriales y el papel que juega Venezuela en la producción mundial de ese combustible. Porque tan trágica es nuestra situación de pueblo prorrateado a piltrafas entre la piratería internacional, que en ella hasta la novela ha encontrado materiales. Así, con ruda franqueza, debemos analizar nuestra situación frente al imperialismo. Es hora de echar a la basura los anteojos de suela para no estar viendo a la Venezuela “soberana con Gómez y sin Gómez”, (hoy se repite con Maduro y sin Maduro). Es hora de decirle concretamente a los venezolanos de Venezuela que nuestro país como con  Gómez, es una factoría y sin Maduro no dejará de serlo sólo a costa de un gesto heroico, de una radical actuación colectiva, semejante en la cantidad de sacrificio que reclama a la lucha por la independencia política. A pesar que algunos mandatarios nuestros se ha perfilado la cara la indiada de Adolfo Díaz y que mientras negociaban con los musiúes de la Oil concesiones y royalties, ha bailado en los labios de nuestros innumerables vende-pueblo abogados y capitalistas, seudo empresario, y aún “revolucionarios” (Como en el hoy se ha repetido léase, entrega de los contratos a las empresas Chevron y Repsol  para la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco). En el acto de firma de los contratos, el jefe de Estado Hugo Rafael Chávez Frías, afirmó “estamos escribiendo una página de la nueva historia, en Venezuela se garantiza la seguridad jurídica para las empresas internacionales. Los capitales extranjeros tienen todas las garantías de inversión y de repatriación de sus capitales. Como el entreguista Convenio de venta de petróleo a futuro a China, por 20.000 millones de dólares, ampliado después a 5.000, millones mas y de 10.000 a Rusia). de última hora la misma cínica sonrisa del nicaragüense Chamorro, cuando suscribía con Bryan el tratado canalero de 1916, pacto del vasallaje centroamericano; o la del antillano Menocal, cuando gestionaba ante el Cónsul Steinhart la tercera intervención de Cuba. Que el gobierno yanqui no es “democrático” ni es ‘grande’, sino que esa oligarquía de cuáqueros y de judíos aventureros e inescrupulosos, ha cometido, comete actualmente y está dispuesta a cometer en toda época, los peores actos de bandidaje contra nuestros desorganizados pueblos de América Latina. ¿Contra Quién Estamos y con Quién Estamos? No vamos a limitarnos a polemizar contra una tesis que consideramos falsa y a atacar una posición que conceptuamos errada. Expondremos nuestra tesis y marcaremos la brecha que estamos resueltos a defender. La hora es de definirse. Y definiéndonos estamos, y allí encuadra nuestro sector su posición política, fiel al método del materialismo histórico, dentro del campo de la lucha de clases. (Puede que esto a la luz de los acontecimientos sea un anacronismo, pero es la visión neo-corporativa que prima hoy en el liderazgo emergente donde encuadramos). Descubre en la raíz de todos nuestros problemas sociales sólo aspectos del conflicto universal entre las fuerzas que crean las riquezas de los pueblos las trabajadoras y las que explotan esas riquezas y a sus productores en beneficio de minorías parasitarias las capitalistas. Colocados sobre este ángulo de doctrina, vemos en Maduro y su régimen a los defensores armados, dentro de las fronteras del país, de un vasto sistema internacional de explotación organizada. Derivamos como primera consecuencia de esa concepción teórica no apriorística ni sentimental, sino dialécticamente extraída de nuestra realidad una posición de lucha no sólo contra el transitorio régimen político denominado “Maduro”, sino también contra los el caudillaje militar. Venezuela ya tiene una hoja de servicios. Militantes activos de esa lucha hemos sido en las Antillas, en la América del Centro y en la del Sur; y de esa actuación cumplida conservamos un bagaje de experiencia y de conocimientos, que de utilidad nos será para la actuación de mañana,. El fenómeno de la penetración de capitales internacionales en nuestros pueblos de América Latina, y de la dependencia económica y política de ésta de los grandes trusts yanqui-europeos, (hoy ampliados Cuba-China-Rusia) ha sido estudiado en los textos y sobre la realidad objetiva, durante estos años de vida por las tres Américas que han sido de laborioso aprendizaje y no de “turismo”,  no como el lumpen revoltoso, de esos que concilian con muy “grandillera habilidad, la rebeldía”, la salsa y el “cerveceo”. (Ahora en la comodidad de sugestivos Restaurantes de comida Suchi, vinos, Ipod, cómodas oficinas). esta la primera declaración de Por eso, hoy vemos diáfanamente cómo es su mayoría, los ricos señores de Venezuela los mismos que alguna vez se disputaron el trofeo de nuestras boinas, para conservarlas (les suena conocido con respecto a nuestros estudiantes en eventos recientes) como recuerdo de quienes constituíamos “esperanzas para la patria” carecen de sensibilidad democrática y son explotadores de las clases trabajadores del país y aliados de ayer, de hoy y de mañana del primer mandón que les garantice impunidad en sus turbias trapisondas. Del liderazgo “redentor” ninguno de ellos sea de viejo o de nuevo cuño, “arrepentido de pasados errores” o inédito en las funciones administrativas significa, desde el poder, como gobernante, ningún avance con relación al régimen. (Y esa afirmación sigue siendo actual). Su impreparación alarmante, a ratos matizada de un ingles barato aprendido en la Academia Americana en, y ese gavillamiento cuartelaría que se gastan hasta por estas pacíficas avenidas del destierro, les impedirían encauzar al país por caminos de mejoramiento y de superación. (Entre paréntesis y muy de paso, vamos a decir que dudamos hasta de la capacidad de muchos de estos Generales de sables enmohecidos por las específicas actividades e la guerra, porque vistos de cerca son modelos acabados de aquellos “de monumentos’” aludidos por don Valentín Espinal entre dos prolijos discursos de la Convención Valenciana del 63; o de los “jefes de fiestas nacionales” de los “generales de Semana Santa”, (democratizados en el presente venden gallinas y verduras en los yamados Mercales), ironizados por el cacique guayanés José Loreto Arismendi, en el manifiesto en que rompió con sus compinches galoneados de la Guerra Larga. Para lapidar a estos estrategas de espalda virgen, que en el exilio usan fajas abdominales y frecuentan manicuristas, parece haber sido concebido el título de la corrosiva sátira de Ch. Yale Harrison: Los generales mueren en la cama, si contra estos sectores, nativos e injertados en nuestra sociedad insurgimos, si contra lo que signifique, hoy o mañana, arbitrariedad y explotación insurgimos es interpretando lealmente las apetencias populares, las necesidades y anhelos de la multitud. Con ellas estamos, con las clases obreros de las petroleras, con los dependientes de las pulperías medianeros de los ingenios, con el pequeño comerciante arruinado por la competencia capitalista, con el pequeño propietario absorbido por la gran propiedad, con el maestro de escuela y demás intelectuales proletarizados que a precios miserables venden su ciencia o sus cuartillas, con los soldados reclutados en leva forzosa, con el empleado público subalterno, con toda clase, en síntesis, integrada por nuestros hombres de músculo o de pensamiento que por salarios de hambre entregan su fuerza de trabajo al Gobierno o a los patrones particulares, nacionales o extranjeros. Serían ellos clases el nuevo, instrumento del pueblo para la realización de la Justicia Social. “Sucre, Héroe Civil”, conferencia sustentada en la Unión Tipográfica de Barranquilla, Colombia. Versiones completas de esta conferencia fueron publicadas por el diario La Nación edición del 29 de mayo de 1930- y el semanario El Unionista, ambos editados en Barranquilla.  En la página 325, del Tomo VI de la obra Historia de América Española, por Carlos Pereyra, hay un documentado juicio acerca de la “probidad administrativa” del abuelo Páez, que no trasmitimos por falta de espacio. Pueden constatarse también en las páginas 196 y siguientes de la obra Historia de la Revolución Federal en Venezuela, de Lisandro Alvarado, las acciones administrativas incorrectas que en los dos años de su dictadura (1861-63) ejecutara el General Páez, asesorado por su inescrupuloso Doctor secretario,(Sobre este tema volveremos luego).

 

“Con nuestras omisiones le hemos cortado una vez más rodajas al tiempo, pero el tiempo sigue igual”

 

[email protected]

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »