Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ignacio Moreno León: Las ética y la opción concertada frente a la crisis

José Ignacio Moreno León: Las ética y la opción concertada frente a la crisis

 

La sociedad venezolana se encuentra sumida en una profunda crisis, producto del agotamiento del histórico modelo rentista petrolero, pero fundamentalmente como consecuencia del empeño gubernamental por imponer un fracasado sistema sociopolítico y económico que solo ha dejado como secuelas en los países en donde se ha ensayado, crisis económica, anarquía social, destrucción de los valores democráticos, corrupción y graves violaciones de los derechos humanos. En nuestro país estamos sufriendo las mismas consecuencias de ese modelo marxista, con sus retrógradas políticas y maneras autoritarias de ejercer el gobierno que solo han generado la más elevada hiperinflación registrada en el mundo en el presente siglo, un profundo deterioro de nuestro signo monetario, corrupción, destrucción del aparato productivo nacional con la consiguiente crisis de desabastecimiento y hambrunas, y un clima de inseguridad e incertidumbre impulsor de la diáspora humana nunca vista en la historia nacional.

Frente a esas nefastas realidades, más allá de circunstancias electorales, se impone la necesidad del cambio. Pero un cambio profundo y sustentado en un gran acuerdo nacional y un compromiso ético fundamental para impulsar un modelo de desarrollo humano sustentable. Un modelo que revalorice al venezolano en sus justa dignidad y como razón de ser y objetivo primordial de una nueva forma de hacer gobierno y hacer política para erradicar el déficit de cultura democrática, de civilismo y de valores que han servido como caldo de cultivo de la perversión populista, el militarismo y el clientelismo político que mucho tienen que ver con la crisis nacional.

Es obvio que el liderazgo para asegurar la gobernabilidad del cambio con la valoración ética propuesta, debe conformarse con personalidades que respondan a esos principios éticos y morales y que entiendan que, por encima de intereses egoístas y conveniencias políticas mezquinas, debe privar el interés de todos los ciudadanos y los grandes objetivos del país. Y no puede haber en ese equipo lugar para los frecuentes saltimbanquis oportunistas o acróbatas y trapecistas de la política que han participado tradicionalmente como agentes perniciosos para el desarrollo democrático de Venezuela.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »