Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Maduro convierte un millón en diez bolívares

Gerónimo Figueroa Figuera: Maduro convierte un millón en diez bolívares

 

Maduro agarró la varita mágica y dijo: “hágase la luz”, “y la luz se hizo”. Con el cuento de combatir la inflación de un solo golpe quitó tres ceros al cono monetario convirtiendo un millón fuerte en solo diez bolívares soberanos. En ese sentido hay que recordar que en 2008 el comandante intergaláctico con el mismo cuento de combatir la inflación también quitó tres ceros a la moneda y en esa oportunidad convirtió un millón en solo mil bolívares fuertes. Tres ceros que quitó el intergaláctico y los cinco del presidente obrero, convirtieron un millón en solo 0,1 céntimos de bolívares de lo que era un millón en 1998 antes que llegara la peste roja.

El miércoles 25 de julio 2018 en el cumpleaños 451 de Caracas, Nicolás Maduro en cadena de radio y televisión después de reconocer que la mal llamada revolución bolivariana había fracasado en algunas de las áreas económicas y con “aires” de estadista frente a las cámaras de televisión pasándose la mano por la cara cada vez que hablaba para hacer creer que se la sabe toda en materia económica, anunció por enésima vez el cuento de nunca acabar de los 15 motores revolucionarios para convertir, según él, a Venezuela en una gran potencia capaz de competir con las mas grandes del mundo.

También repitió por enésima vez que por culpa de la baja en los precios del petróleo y el saboteo contra PDVSA al llevarla a producir por debajo del histórico de hace 70 años, la era del rentismo petrolero en Venezuela llegó a su fin y que ahora comienza la etapa la producción en otras áreas de la economía nacional, pero sin decir cuales, con la participación de los empresarios privados revolucionarios y no con los apatridas derechistas que siempre han estado conspirando con lo que él ha catalogado desde hace cuatro años como la guerra económica, pero que sus militares no han podido derrotar.

Si nuestra memoria no nos falla, cuando Nicolás Maduro sacó a Aristóbulo de la gobernación de Anzoátegui y nombrarlo vicepresidente ejecutivo de la república, en ese momento Aristóbulo también con aires de grandeza para inaugurar el nuevo cargo uno de los primeros anuncios que hizo fue el fin de la era del rentismo petrolero y que para eso era necesario desarrollar otro, pero sin decir cual. En aquella oportunidad Aristóbulo dijo exactamente lo mismo que acaba de repetir Maduro el 25 de julio de 2018 sobre los 15 motores de la revolución bolivariana para convertir a Venezuela en potencia. El mismo libreto encarpetado sobre el escritorio.

Ese mismo dia Nicolás Maduro haciendo honor a la improvisación como política de estado y manteniendo los aires como sabelotodo en materia económica, también anunció por segunda vez prorroga de la entrada en vigencia del nuevo cono monetario, que antes de las elecciones del 20 de mayo fue fijado para el 4 de junio con tres ceros menos, luego para el 4 de agosto y ahora para el 20 de agosto pero con cinco ceros menos, lo cual significa que un millón de bolívares de los llamados fuertes, ahora serán diez bolívares soberanos. El salario mínimo con cestaticket ahora será de cincuenta bolívares soberanos y el kilo de carne costara setenta bolívares.

También dijo Nicolás Maduro con palabras mas, palabras menos, casi lo mismo que el comandante intergaláctico en 2008 cuando anunció el mal llamado bolívar fuerte del nuevo cono monetario con tres ceros menos. En esa oportunidad el intergaláctico también echándosela como el sabelotodo en economía dijo que con el mal llamado bolívar fuerte la economía venezolana se enrumbaría hacia niveles de progreso nunca vistos en el mundo. Pero, como la improvisación y el engaño es política de estado en la revolución bolivariana, diez años después, Maduro dice que el bolívar fuerte creado por el intergaláctico en 2008 hay que cambiarlo porque no sirve.

Si tomamos en cuenta que el intergaláctico le quitó tres ceros al cono monetario y ahora Maduro anuncia que le quitará cinco, serían ocho ceros menos que tendría el bolívar que teníamos en 1998 antes de que llegara la peste roja.

Eso significa en cristiano que un millón de bolívares de 1998 a partir del 20 de agosto 2018 será 0,1 céntimos del bolívar que no alcanzará para comprar absolutamente nada. Por ejemplo, en 1992 compre mi apartamento donde vivo por millón y medio de bolívares, lo cual dificulto pueda hacer ahora con solo 0,15 céntimos de bolívares soberanos de los fabricados por el presidente “obrero”. Antes de 1998 era la época cuando a pesar de las diferencias naturales existentes en una democracia imperfecta pero de entendimientos, no vivíamos la tragedia que en este momento nos está liquidando.

Algunos catalogan antes de 1998 como la época que “éramos felices y no lo sabíamos”, pero algunos desadaptados creyendo en cantos de sirena y encantamientos de culebras, prefirieron cambiar el civilismo republicano por una bota militar que prometió villas y castillos, pero que en estos 20 años de peste roja convirtió a Venezuela en un país donde los niños recién nacidos mueren por desnutrición y falta de medicinas, miles de personas están comiendo de la basura y millones de han salido huyendo por la terrible crisis humanitaria implantada como política de estado por la peste roja.

www.lodicetodo.com

@lodicetodo

[email protected]

[email protected]

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »