Inicio > Regional > El hospital de Carúpano colapsa por obras sin concluir

El hospital de Carúpano colapsa por obras sin concluir

Obras aprobadas por el presidente Maduro, sin concluir, colapsan el hospital de Carúpano

El Santos Aníbal Dominici, el segundo en importancia del estado Sucre, fue intervenido hace dos años sin que hasta ahora las obras de reparación hayan sido concluidas. Mientras, los carupaneros acuden diariamente a un servicio de emergencia improvisado que no cuenta con los insumos básicos. Médicos y enfermeras se encuentran en huelga para exigir reivindicaciones laborales y seguridad. Los cadáveres explotan en la morgue por falta de refrigeración.

“¡Quítense del medio,  mi mamá se está muriendo!”, “¡Ayúdennos!”, fueron algunas de las súplicas que hizo un hijo mientras llevaba a su madre, envuelta en una sábana, a la emergencia del hospital Santos Aníbal Dominici  de Carúpano, estado Sucre. Lo hizo, desesperado, sabiendo que debía recorrer un largo pasillo de cien metros de largo que separa a la puerta principal del centro hospitalario y el lugar donde ahora funciona el improvisado servicio. El otro servicio de emergencia, el verdadero, lleva más de un año en remodelación, luego de que el presidente de la Republica, Nicolás Maduro, ordenara el inicio de los trabajos.

“El hospital da pena, aquí uno lo piensa antes de venir cuando tiene un malestar o un familiar enfermo. Aquí no existe la emergencia, se debe recorrer todo el pasillo principal para poder llegar al servicio actual y,  muchas veces, cuando llega con el familiar, ya  está muerto. Así he visto que le ha pasado a varios,  porque es la verdad, míra el trayecto”, agregó Carmen Marcano dirigiéndose al largo camino.

El principal centro asistencial de la zona de Paria no cuenta con entrada de emergencia, por lo que todos los pacientes deben ingresar por la puerta principal hasta llegar al pasillo donde está la emergencia.

Los trabajos de acondicionamiento de la emergencia de adulto se encuentran paralizados. Las áreas verdes del hospital son utilizadas como baños públicos.

En espera

El 6 de febrero del 2017, el gobernador del estado Sucre Edwin Rojas  realizó una inspección imprevista al hospital Santos Aníbal Dominici, donde encontró irregularidades en las áreas de la cocina, morgue y emergencia, entre otros servicios. La situación originó que el centro asistencial fuera intervenido y que la directiva del centro fuera destituida.

Desde ese momento, las penurias del hospital, donde se atiende no solo a pacientes de Carúpano sino de los límites con Caripito, Chacopata, Caimancito y Cariaco, aumentó. Por esta acción, el presidente Nicolás Maduro anunció en cadena nacional, el 1 de marzo del 2017, que “en aras de mejorar el sistema de salud en el estado Sucre” la aprobación de 1.296 millones de bolívares para una primera etapa de recuperación profunda del Hospital Universitario Doctor Santos Aníbal Dominici, en el municipio Bermúdez.

El  presidente Maduro en esa oportunidad dijo: “Vamos a atender los problemas que encontramos, los problemas que existen, atenderlos con amor, con honestidad, con trabajo,  con resultados, fortalecer Barrio Adentro, los médicos comunitarios, la atención directa, de familia”.

Asimismo, solicitó  resolver los problemas de los hospitales, reestructurar su capacidad interna, fortalecer la honestidad del personal, para que no se roben los equipos y las medicinas.

Aunque esa fue la intención del mandatario, el hospital  de Carúpano continúa su proceso de deterioro, lo que le ha llevado a un cierre técnico por la falta de funcionamiento de casi todas sus áreas.

Pacientes se encuentran ubicados en los pasillos del hospital expuestos a bacterias y moscas.

Mejoras o desmejoras

Desde hace un año y cuatro meses, como lo ordenó el presidente Nicolás Maduro al gobernador del estado Sucre, Edwin Rojas  se iniciaron los trabajos de mejoras en la morgue y en la emergencia de adultos y niños del centro asistencial, sin embargo los trabajos de refacción se han cumplido solo en 25 % de lo proyectado.

Voceros del gremio de salud manifestaron que en la ejecución de la obra se cometieron una serie de irregularidades debido que la licitación  fue dada a  la empresa Confabrica, la que posteriormente subcontrato a la empresa IPS construcciones. Esta último solo trabajó de abril a septiembre de 2017 y luego la construcción se paralizó por falta de pagos.

Fue imposible confirmar esta versión con algún representante de la empresa Confabrica, pero algunos de sus trabajadores indicaron que la empresa jamás canceló a la subcontratista IPS el dinero de la obra y que los gastos de esos meses corrieron por cuenta del subcontratado, razón por la cual paralizó la obra.

Se conoció que autoridades del Sebin, antes de que culminara el año 2017, dialogaron con voceros de IPS Construcciones, pero alegaron que no podían seguir realizando el trabajo sin recibir pagos.

Miriam Padovani, presidenta del sindicato de salud en Carúpano – Paria, declaró que la situación actual  del hospital es preocupante e hicieron un llamado a las  autoridades y comunidades para que  se aboquen a solicitar la culminación de la obra que tiene casi dos años paralizada.

Padovani explicó que las emergencias ingresan por la puerta principal del centro asistencial sin que hasta ahora la directiva del hospital y gobernantes den respuesta sobre los motivos de la paralización de la obra que el gobernador Edwin Rojas prometió entregare, aquel momento, luego de tres meses.

Material quirúrgico descartable del hospital es lanzado en la parte de atrás del hospital expuestos a la visita de gatos, perros y zamuros.

Deficiencias

El Hospital de Carúpano es una instalación Tipo II construida en el año 1968. Cuenta con una estructura de concreto armado, con placas de entrepiso de concreto armado y con cuatro pisos de planta tipo, mezzanina, planta baja y sótano.  Su nombre fue colocado en homenaje  al médico, escritor y diplomático carupanero Santos Aníbal Dominici Otero, quien fue parte del movimiento renovador de la medicina venezolana de principios del siglo XX. En importancia, es el segundo centro asistencial del estado Sucre.

Franklin Gutiérrez, presidente del Colegio de Médicos en Carúpano, sostiene que el hospital no cuenta con consultas de historias médicas porque esta sin papelería: “Los médicos estamos de paro por los salarios que devengamos que van desde Bs. 1.500.000 hasta 3.000.000 y el hospital tiene un cierre técnico debido a la carencia de insumos y servicios”, agrega Gutiérrez.

Por su parte, la presidente del sindicato de salud insiste en su planteamiento: “En la actualidad el personal de mantenimiento no cuenta con material de limpieza, así que limpian con donaciones que llegan o con agua solamente, y el servicio de dieta que brindan a los pacientes es una sola comida, el almuerzo o cena. Reciben arepa sola o espagueti sancochado, más nada”, indicó.

En total son 1.800 obreros y empleados que laboran en las instalaciones de salud pero con las migraciones es aún menos el personal con el que cuenta el hospital donde el servicio de lavandería no funciona. En una cesta permanecen arrumados, y en proceso de pudrición, ropas de camas y batas.

Las pocetas de los baños del hospital se encuentran colapsadas. Los baños emanan olores fétidos y pueden originar infecciones.

Sin morgue, ni crematorio

Caminar por los pasillos del hospital y el área de cocina es como hacerlo en una escena de una película de terror: no hay bombillas y reina la penumbra. A ello se suman los olores nauseabundos provenientes de las excretas de las personas que utilizan las áreas verdes del hospital debido a las malas condiciones de los baños.

A ello se le suma la epidemia que se puede desatar por las bacterias y olores que se generan por la descomposición  de los cadáveres que permanecen en la morgue, sin refrigeración, pues las cavas están dañadas desde hace seis meses.

Juana Tineo, familiar de un difunto, dio su testimonio de lo que deben pasar las personas cuando alguien se les muere y no poseen dinero para adquirir la urna: “Tenemos que ver que los cuerpos de  nuestros familiares se descomponga envueltos en sábanas sobre unas camillas ubicadas en un pasillo cerca la morgue”, relató.

La situación se complica si fallece una persona el fin de semana debido a que no hay patólogo  para que realice la autopsia al cadáver. La falta de refrigeración propicia la rápida descomposición del cuerpo durante ese tiempo.

Pero en el hospital Santos Aníbal Dominici  de Carúpano, no solo viven un calvario los pacientes, sino también el personal que allí labora. Rubí Pérez, representante del Colegio de Enfermeras en Carúpano, explicó parte de la situación: “La morgue del hospital desde hace como un año no tiene refrigeración y  los cadáveres quedan allí sin refrigerar. Por lo general los cadáveres se explotan  y hay que recordar que la morgue queda adjunta a la emergencia del hospital , por lo tanto los pacientes y enfermeras deben oler esa  fetidez y están  expuestos a virus,  hongos y bacteria”, aclaró la profesional de enfermería.

La falta de crematorio para material quirúrgico y restos humanos desde hace mas de dos años se encuentran dañado, por lo que los restos humanos son enterrados en la parte posterior del hospital, en una fosa que se realizó cerca de un terreno que es utilizado como estadio. Mientras que el material quirúrgico es lanzado en un basurero general sin ninguna protección, a cielo abierto, y a donde concurren frecuentemente perros, gatos y zamuros.

Los cadáveres son colocados en camillas envueltos en sábanas, sin refrigeración.

Los trabajos de mejoras en el área de emergencia de niños se encuentran paralizadas. La subcontratista paralizó los trabajos del hospital anunciados por el presidente Maduro por falta de pago.

Sin servicios y con robos

El cierre técnico que relatan enfermeros, médicos y pacientes se hace evidente al recorrer las áreas de servicio del centro asistencial: no hay tomógrafos, ni laboratorios. Tampoco disponen de rayos x. Las consultas están suspendidas al igual que las intervenciones quirúrgicas planificadas por la escasez de quirófanos y de insumos. Tampoco existe personal médico en horas nocturnas y fines de semanas.

Al igual que en otros centros hospitalarios, los pacientes deben comprar las medicinas que soliciten porque el hospital carece hasta de yelcos y las intervenciones quirúrgicas son solo de extrema emergencia. En caso de que sea necesaria una intervención, los pacientes debe correr con todos los gastos de lo que se utilizara en quirófano: debe, inclusive, contratar la limpieza del área donde se realizará la intervención.

Pero como si no fuese suficiente lo antes descrito, el hospital también ha sido objeto de robos en varias ocasiones, y así lo han venido denunciando los trabajadores desde hace dos años. Alli se ha registrado el desmantelamiento de los pasamanos de las escaleras, robos de aires acondicionados y de medicinas. Médicos y empleados han sido víctimas de robos y amenazas.

Reiteradas denuncias se han realizado sobre las condiciones en las que se encuentra el importante centro de salud, pero hasta la fecha ninguna autoridad competente ha resuelto la crisis hospitalaria que vive Carúpano y que se agudiza con el desmantelamiento de la red ambulatoria. El panorama es crítico para los habitantes de Carúpano, quienes no poseen un centro que atienda sus emergencias de salud.

Pacientes ubicados en la entrada principal del hospital.

Yesenia García

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »