Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Vladimir Villegas: ¿Empresas en rojo o gobierno en rojo?

Vladimir Villegas: ¿Empresas en rojo o gobierno en rojo?

 

La gente del gobierno anda de un sincero que cualquiera que no viva en este país podría sorprenderse. Ahora, en medio del Cuarto Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela, hasta el presidente Nicolás Maduro ha reconocido que las setenta empresas del Estado se encuentran “en rojo”.

¿Cómo es eso que todas las empresas públicas llegan a esa situación tan escandalosa y ahora es que el Jefe del Estado lo admite y acusa al “capitalismo de Estado corrupto” y al “falso socialismo” de haber provocado semejante descalabro? El descalabro de las empresas públicas es la muestra del descalabro del gobierno de Nicolás Maduro y de sus políticas. ¿Quién puso a los presidentes y gerentes de esas empresas? ¿Donald Trump, Juan Manuel Santos, Luis Almagro o la Unión Europea? Asuma el ” yo soy responsable”. Le quedaría mejor que tratar de regar las culpas en conceptos sin nombre.

Yo recuerdo que cuando el presidente Hugo Chávez llamaba la atención de algunos de sus funcionarios por alguna falla les decía, y me incluyo,  “tú no serás el culpable pero eres el responsable”. Así como el propio Chávez fue responsable de muchas decisiones equivocadas y de colocar ministros que metieron la pata, y algunos hasta la mano, el actual mandatario nacional no puede escurrir el bulto de sus responsabilidades. No solo se trata de que puso en cargos de importancia en las empresas públicas a personas sin la preparación y la probidad necesarias, sino que falló en su responsabilidad de controlar a tiempo la gestión de esos funcionarios. ¿Va a decir ahora, como quien no tiene  nada que ver, que todo ese descalabro es culpa del señor” capitalismo de Estado” y del señor “falso socialismo”?

Sería recomendable que una autocrítica, si es verdadera, venga acompañada de las decisiones correctas, comenzando por la designación de personas con probidad, preparación y experiencia, capaces de hacer un diagnóstico que incluso lleva a decidir cuáles de esas empresas son recuperables y cuáles no. Si habría que vender, fusionar o liquidar algunas de ellas, y dejar de lado esa política de colocar compañeritos de partido o” a mi coronel o mi general tal” aunque no sepan ni papa de eso.

Ya son demasiados  fracasos juntos. Ya el cuerpo económico y productivo de la nación está lo suficientemente aporreado como para seguir inventando fórmulas como el demagógico “control obrero”, que ya sabemos en lo que va a parar, y no precisamente por culpa de los obreros sino de los burócratas que son buenos en la retórica” socialista” y malazos dirigiendo empresas. Si no lo cree, presidente Maduro, ordene una encuesta independiente entre los trabajadores, a ver qué opinan.

Todo el país prácticamente está en rojo y no precisamente porque apoye al gobierno. Está en rojo el sector salud, está en rojo el estómago de la mayoría absoluta de los venezolanos, el transporte colectivo no se queda atrás. Ni el metro se salva de la pésima gerencia que lo ha reducido a la condición de un medio de movilización peligroso por donde se le mire. Está en rojo el salario. Está en rojo el derecho a la vida y a la seguridad social. Están en rojo las universidades, los liceos y las escuelas, afectados por la deserción del personal y de los propios estudiantes, y por la falta de presupuesto para un funcionamiento medianamente digno.  Está en rojo la justicia. Hasta los derechos humanos…

Está en rojo el sistema eléctrico nacional. Como nunca antes. En rojo las lavadoras, secadoras y planchas de quienes sufren estos constantes apagones en más de media Venezuela. Está en rojo el derecho de los venezolanos a tomar las medicinas que necesitan, y ni hablar del derecho al suministro del agua. El vital líquido se ha convertido en un artículo tan escaso en un país como una de las mayores reservas de agua del planeta. ¿Guerra económica o falta de gerencia adecuada?

No se salvan de las cifras en rojo ni siquiera los diplomáticos venezolanos en el exterior, que han pasado las de Caín para recibir sus sueldos, y muchos de ellos han debido mudarse para apartamentos más pequeños y rogar que no lee saquen a los muchachos de los colegios.

Y los órganos de control de la administración pública prefieren meterle el ojo a una alcaldía que esté en manos de un opositor cualquiera a meterle el diente a la cantidad de elefantes blancos (o rojos) que estén a la vista de todos, y a la gran cantidad de millones de dólares supuestamente invertidos en obras de importancia.

Más que roja, Venezuela está salada.  Como diría Luis Herrera, cuya gestión tampoco fue una perita en dulce, pero resistiría cualquier comparación con la actual  administración, “este gobierno es malo con ganas “…

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

One thought on “Vladimir Villegas: ¿Empresas en rojo o gobierno en rojo?

  1. realmente no vale la pena, hoy 1 de julio de 2018, hacer algun comentario sobre la posicion de vladimir sobre el gobierno actual y sobre la situacion de venezuela. Mas bien creo que se le debe pedir que escriba un libro con todo lo que ha visto, compartido y alcahuetado……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »