Inicio > Cultura > Puede salvar tu vida: Señales que el cuerpo te da antes de sufrir un infarto

Puede salvar tu vida: Señales que el cuerpo te da antes de sufrir un infarto

 

Un ataque el corazón o infarto al miocardio, es una lesión de los tejidos que forman el corazón, o una parte de él, que produce una parada o una grave alteración del ritmo de los latidos por obstrucción de la arteria o las arterias correspondientes; conduce a la muerte o necrosis de los tejidos.

Redacción Venezuela Al Día

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), asegura que los ataques cardíacos se presentan como resultado de grasa acumulada en las arterias, lo que impide que la sangre llegue al corazón y deje de bombearla al resto del cuerpo.

Afortunadamente existen señales de alerta que nuestro cuerpo emite antes de sufrir un infarto al corazón.

  1. Fatiga y dificultades respiratorias

La disnea, o dificultad para respirar, aparece antes de numerosos infartos, particularmente entre las mujeres, y puede comenzar meses antes de que suframos un ataque al corazón. Si la fatiga viene sin ninguna causa aparente, prende la alarma.

  1. Sudoración excesiva

Sudar más de lo habitual, aunque no estemos haciendo ejercicio, puede ser una señal de que nuestro corazón tiene un problema. Si notamos sudores fríos, la piel fría y húmeda, debemos ir al médico sin pensarlo dos veces.

  1. Indigestión, nauseas y vómitos

En ocasiones los paros cardíacos vienen precedidos por problemas digestivos, que incluyen nauseas y vómitos. Estos son los síntomas más difíciles de asociar con un paro cardíaco, una indigestión repentina puede indicar que algo no va bien en nuestro corazón.

  1. Dolor en el pecho

Aunque no todos los infartos están precedidos de dolor en el pecho, este es el síntoma más frecuente y más fácil de reconocer. El dolor torácico es, por lo general, prolongado –dura en torno a 15 minutos– y se percibe como una presión intensa en el pecho, que puede extenderse hasta la espalda, los brazos y los hombros, sobre todo en el lado izquierdo (zonas que pueden llegar a dolernos más que el propio pecho). El dolor puede no ser continuado: en numerosas ocasiones viene y va, pero el infarto llegará tarde o temprano.

Evitar un infarto es muy fácil solo debes incrementar el consumo de pescado, ya que es un cardioprotector. Aumentar el consumo de frutas y verduras. Reducir el consumo de alimentos ricos en grasas de origen animal, pues elevan los niveles de colesterol en la sangre. Evitar fumar. Realizar ejercicio de manera constante.

Aunque algunos infartos son de forma silente (no presentan síntomas), es importante que en caso de que presentes cualquiera de los anteriores síntomas acudas de inmediato con un médico. Actuar con rapidez podría salvar tu vida.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »